Síndrome de Tourette, el mal del tic nervioso

Respuestas inconscientes
Crédito:Shutterstock

Respuestas inconscientes

Muchas personas podrían considerar como algo inofensivo el hecho de mostrar algún movimiento corporal involuntario; sin embargo, cuando esto se hace más presente de lo normal y se prolonga durante largo tiempo es cuando comienzan las preocupaciones. ¿Sabes qué es el Síndrome de Tourette? Te invitamos a averiguarlo.

Tics faciales
¿En qué consiste?
Crédito:Shutterstock

¿En qué consiste?

Se trata de una afección que lleva a una persona a realizar movimientos o sonidos que no se pueden controlar. Este trastorno se denomina así en honor al doctor francés George Gilles de la Tourette, que fue el primero en describir este caso en 1885, al tratarlo en una paciente de 86 años.

¿Por qué surge?

A nivel interno, se considera que existen anormalidades en ciertas regiones del cerebro (incluyendo ganglios basales, lóbulos frontales y corteza cerebral), los circuitos que conectan con dichas regiones y los neurotransmisores (dopamina, serotonina y norepinefrina). No obstante, esto no ha podido ser confirmado del todo.

Problema hereditario

Parte del origen de este problema también se remonta a la herencia genética, según los resultados de pruebas aplicadas en gemelos y entre familiares. De hecho, se trata de un patrón de herencia más complejo de lo que se pensaba anteriormente. (Biblioteca Nacional de Medicina)

Conoce más de este síndrome

¿Qué tan común es?

Y si hablamos de cifras, la situación no pasa desapercibida, pues se calcula que alrededor de 200,000 estadounidenses padecen la forma más severa de dicho trastorno, mientras que 1 de cada 100 personas tiene signos más leves y menos complejos.

Los tics más famosos

Signos

De acuerdo con la Biblioteca Nacional de Medicina, los tics se clasifican como simples y complejos. Los primeros abarcan movimientos repentinos, breves y repetitivos donde están involucrados un número limitado de grupos musculares. Ejemplos de ello son parpadear, hacer muecas, encogerse en hombros o sacudir la cabeza.

Sonidos extraños

En tanto, las vocalizaciones que emite un paciente con signos leves de Tourette abarcan el tratar de aclarar la garganta repetidamente aunque ésta se encuentre bien, así como olfatear y hacer gruñidos. En principio, estas acciones podrían ser percibidas como naturales para el interlocutor.

Movimientos estereotípicos
Todo se complica
Crédito:Shutterstock

Todo se complica

Sin embargo, cuando tales signos se hacen más repetitivos y abarcan varios grupos de músculos la apreciación de cualquiera puede cambiar. Y es que dentro de los síntomas avanzados se incluyen tics motores complejos, como muecas faciales combinadas con torcedura de cabeza y encogimiento de hombros.

Tics impresionantes

También existen otros tics más dramáticos, que incluyen movimientos motores automutilantes, como golpearse la cara, o tics que incluyen decir obscenidades (coprolalia) o repetir lo que dijo la otra persona (ecolalia).

¿A qué edad se manifiestan?
Crédito:Shutterstock

¿A qué edad se manifiestan?

Los síntomas mencionados, con frecuencia se notan entre los 7 y 10 años de edad. La mayoría de los niños con este síndrome también presentan otros problemas médicos, como el trastorno de hiperactividad y déficit de atención (TDAH), trastorno obsesivo compulsivo (TOC) y el trastorno de control de impulsos o depresión.

Trastorno obsesivo compulsivo
Proceso adictivo
Crédito:Shutterstock

Proceso adictivo

Algunos de los tics que presentan los pacientes con Síndrome de Tourette, son originados por un impulso irrefrenable que los orilla a tener esta reacción corporal o vocal un determinado número de veces con el fin de aliviar la necesidad o disminuir la sensación.

Terapia de hipnosis
Otros detonantes
Crédito:Shutterstock

Otros detonantes

Las emociones pueden ser otro disparador, ya que se ha encontrado que estar bajo ansiedad y excitación empeora los tics. Asimismo, las experiencias físicas, como usar una prenda que apriete el cuello, también desencadena sensaciones en tales pacientes.

¿Se pueden manipular los tics?

Pese a que los síntomas de este trastorno aparecen de manera involuntaria, algunas personas sí tienen la capacidad de reprimir, manipular o canalizar sus tics con la intención de reducir su impacto. Sin embargo, se ha encontrado que al frenar estos impulsos suelen sufrir tensiones.

Estimulación cerebral

¿Cómo se diagnostica?

Por el momento no existen pruebas de laboratorio que permitan diagnosticar este síndrome; no obstante, un médico debe realizar una evaluación para encontrar qué es lo que causa los síntomas. Si presentas tics motores y vocales varias veces al día, de manera intermitente en un año, acude a una cita con tu doctor.

Tratamiento

Debido a que hay tics que pueden producir incapacidad en el paciente, el tratamiento suele variar. En los casos en donde este trastorno interfiere con el funcionamiento diario, existen medicamentos como el haloperidol y pimozoide, sin embargo, pueden producir efectos secundarios como somnolencia y aumento de peso.

Cómo “hackear” tu cerebro

Otras consecuencias

Además, los efectos secundarios incluyen reacciones distónicas (movimientos o posturas retorcidas), síntomas similares a la enfermedad de Parkinson y otros movimientos disquinéticos (involuntarios). De ahí la importancia de comenzar gradualmente con el tratamiento y seguir al pie de la letra las instrucciones del doctor.

Pronóstico

Pese a que no hay una forma de curar este síndrome, la enfermedad puede mejorar en la etapa más tardía de la adolescencia y después de los 20 años. Algunas personas pueden estar libres de estos síntomas y prescindir de los medicamentos para tolerar los tics.

Conoce los tics de Nadal
¿Se puede llevar una vida normal?
Crédito:Shutterstock

¿Se puede llevar una vida normal?

Aunque el trastorno puede durar para siempre y es considerado como crónico, no es una enfermedad degenerativa. De hecho, las personas, con el síndrome pueden tener expectativas normales de vida. Si quieres conocer más sobre el tema te invitamos a revisar el siguiente link: www.ninds.nih.gov.

www.ninds.nih.gov
Comparte tu opinión