Qué puede ocurrirte si tienes mala circulación

Una mala circulación sanguínea puede causar dolores en pies y piernas, cansancio, marcas en la piel e incluso desencadenar enfermedades vasculares. Aquí te contamos por qué ocurre esto, cuáles son sus consecuencias y cómo puedes prevenirlo.

Foto: ISTOCK

Nuestro sistema vascular está compuesto por una red de vasos sanguíneos, que incluye venas (conducen la sangre desde los capilares hasta el corazón), arterias (transportan sangre rica en oxígeno desde el corazón a los órganos y tejidos), y capilares (conectan las arterias y venas pequeñas, y, gracias a sus delgadas paredes, permiten el intercambio de sustancias entre los tejidos y la sangre).

Remedios naturales para el corazón

Cuando nuestro sistema circulatorio se ve afectado puede dar lugar a enfermedades vasculares, como accidentes cerebrovasculares, aneurisma, arterioesclerosis, coágulos sanguíneos, enfermedad de las arterias coronarias o de las arterias carótidas, Enfermedad de Raynaud, várices o vasculitis.

Aunque muchas veces el origen de la mala circulación es desconocido, los expertos explican que existen diferentes causas: los genes, padecer enfermedades cardiovasculares, infecciones, o lesiones, o tomar ciertos medicamentos, incluidas las hormonas. En verano puede profundizarse este problema, ya que las altas temperaturas provocan la dilatación de las paredes de las venas.

Foto: ISTOCK

Una mala circulación puede provocar diferentes enfermedades vasculares, por lo que, el grupo de riesgo puede variar y dependerá del cuadro específico que se padezca. Sin embargo, existen algunas características comunes: ser mayor de edad, fumar, sufrir afecciones que afecten al corazón o a los vasos sanguíneos, tener antecedentes familiares, estar embarazada, tener sobrepeso u obesidad, y ser sedentario.

Consecuencias

Una mala circulación provocar debilidad de las paredes venosas y mal funcionamiento de algunas válvulas. Esta situación promueve una acumulación anormal de sangre, que ensancha y dilata las venas, lo que puede apreciarse en várices, arañas vasculares o directamente alteraciones en el color de la piel. También puede afectar la temperatura corporal, provocando frío en las extremidades.

Los investigadores advierten que una mala circulación sanguínea puede traer problemas para las defensas, ya que no permite un transporte adecuado de los glóbulos blancos a lo largo del cuerpo. Esto puede traducirse, por ejemplo, en una cicatrización más lenta, hinchazón de las piernas y piel seca o "acartonada".

Cuando los depósitos de grasa bloquean el flujo de la sangre en las arterias, puede provocar la famosa sensación de entumecimiento u hormigueo. También puede causar calambres, que generan movimientos más lentos, o agotamiento constante.

Remedios para aliviar los calambres
Foto: ISTOCK

Cómo prevenirlo

Los especialistas señalan que se pueden adoptar ciertas medidas para prevenir la aparición de enfermedades vasculares: no fumar, disminuir el consumo de alcohol, mantener controlados el peso, estrés, niveles de presión arterial, azúcar y colesterol en sangre, y evitar el sedentarismo o los largos períodos sentados.

Otro factor determinante para no sufrir molestias en las extremidades es mantener una alimentación saludable. Entre los mejores alimentos para favorecer la circulación sanguínea se encuentran las manzanas, chiles, naranjas, bayas, ajo, frutos secos, tomates, cúrcuma o jengibre, entre otros.

Cuándo consultar al médico

Si bien es normal sentir leves molestias de pie o piernas, los especialistas señalan que ante la presencia de dolor sin realizar esfuerzo, mala cicatrización o cualquier incomodidad que impida continuar con la rutina, se deberá consultar con un profesional. A la larga, una mala circulación puede provocar úlceras que, en casos extremos, puede transformarse en gangrena o derivar en amputaciones.

Cuándo consultar al médico
Foto: ISTOCK

Fuentes consultadas

Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales, Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., Clínica Mayo, Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre.

Comparte tu opinión