Síntomas de hipertiroidismo y cómo cuidarse

Foto: GETTY IMAGES

El hipertiroidismo es un trastorno hormonal que puede acelerar el metabolismo corporal, causando alteraciones en el peso, humor, sueño, ritmo cardíaco y sistema nervioso. Para evitar complicaciones aquí te contamos todo sobre esta condición y qué alimentos puedes incorporar en tu dieta para controlarla.

La tiroides

Es una glándula endocrina en forma de mariposa ubicada en el cuello, arriba de la clavícula. Se encarga de controlar el metabolismo, la temperatura corporal y el procesamiento de las calorías. Si el nivel de las hormonas tiroideas es anormal, se puede tener problemas para mantener un peso saludable o regular muchas de las funciones del organismo.

Alimentos para una tiroides saludable

Hipertiroidismo

Esto ocurre cuando la tiroides produce más hormonas tiroideas de las que el cuerpo necesita, mientras que se denomina hipotiroidismo cuando los niveles de hormona tiroidea son bajos. El hipertiroidismo puede deberse a problemas del sistema inmune, como la Enfermedad de Graves, nódulos tiroideos, inflamación de la tiroides o tiroiditis, o exceso de yodo en el cuerpo.

Síntomas

Entre las principales señales que produce esta condición, encontramos: latidos rápidos o irregulares, pérdida de apetito o peso, palpitaciones, nerviosismo, irritabilidad, sudoración excesiva, cambios en los patrones menstruales, fatiga, debilidad general, problemas para dormir, cabello frágil y piel delgada. Ante la presencia de estos síntomas, deberás consultar a un médico.

El rol de la dieta
Foto: GETTY IMAGES

El rol de la dieta

Tras realizar un diagnóstico, el médico puede recetar medicamentos antitiroideos. Los expertos también coinciden en que ciertos alimentos pueden ayudar a mantener la tiroides sana. Aquí te contamos cuáles son las mejores opciones para lograrlo:

Hipotiroidismo: alimentos prohibidos

1. Grasas saludables

Los especialistas señalan que una dieta para proteger la salud de la tiroides debe incluir una variedad de grasa saludables. Para obtenerlas puedes optar por distintos tipos de aceites, como el de oliva, coco, o linaza, frutas como el aguacate, o frutos secos, como las nueces, almendras, avellanas o pistachos.

¿Es tan maravilloso el aceite de coco?
2. Minerales
Foto: ISTOCK

2. Minerales

Algunos minerales pueden ayudar a equilibrar la producción tiroidea, como el hierro, que se encuentra en carnes, semillas, granos enteros y vegetales de hoja verde, el selenio, que se halla en el arroz, frutos secos, hongos y avena, o la vitamina D, que podemos obtenerla de cereales fortificados y ciertos pescados, como el salmón o las sardinas.

Por qué necesitamos consumir hierro
3. Crucíferas
Foto: GETTY IMAGES

3. Crucíferas

Las crucíferas se aconsejan para controlar el hipertiroidismo, aunque pueden ser contraproducentes para el hipotiroidismo. Esto se debe a que a la presencia de unos compuestos llamados goitrógenos, que interfieren en la producción de hormonas tiroideas. Entre las crucíferas se halla el brócoli, la col, coles de Bruselas, rábanos, y coliflor, entre otros.

Conoce los beneficios del brócoli
4. Evita el yodo
Foto: GETTY IMAGES

4. Evita el yodo

Los investigadores advierten que la tiroides aprovecha el yodo para producir hormonas tiroideas, por ello, resulta fundamental eliminarlo o reducirlo de la dita. En general puedes lograrlo incluyendo mucho jugo de fruta, infusiones y aceites saludables al momento de cocinar. Si consumes sal, procura que sea baja en yodo, y reduce el consumo de pescado y yemas de huevo.

5. Otras precauciones

Otros alimentos que pueden resultar perjudiciales si sufres hipertiroidismo son: los productos lácteos, yemas de huevo, mariscos, productos de soja, y el exceso de cafeína, especialmente proveniente de refrescos, café y bebidas energizantes.

No olvides revisarte

Todos deben examinar el funcionamiento de la tiroides cada cinco años, a partir de los 35 años, según recomienda la Asociación Americana de la Tiroides. Sin embargo, existen grupos más vulnerables, como las mujeres mayores de 60 años, que pueden necesitar exámenes con mayor regularidad.

Fuentes consultadas

Asociación Americana de la Tiroides, Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales, Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., Clínica Mayo, Departamento de Agricultura de EE. UU.

Comparte tu opinión