¿Existe la ansiedad otoñal?

Muchas personas aseguran que al llegar el otoño, ver caer las hojas y cambiar el clima, se les disparan sentimientos de ansiedad. Y de eso pueden dar cuenta los profesionales. El organismo humano está sincronizado a factores como el calor y el número de horas de luz solar, dicen los expertos. ¿De qué se trata la llamada ansiedad otoñal?

Un trastorno estacional

Un trastorno estacional

El otoño está lleno de cosas nuevas: nuevos horarios, nuevos empleos, nuevas escuelas, nuevas tareas. No es de sorprender por qué algunas personas tienen palpitaciones al tratar de procesar lo nuevo. La psicoterapeuta Ginny Scully, que tiene su consulta en Gales, habla de “ansiedad otoñal” para referirse a sus pacientes que muestran signos de ansiedad acentuados que comienzan en esa estación del año.

Cómo manejar la ansiedad

Personas sensibles

Las personas extremadamente sensibles (definidas así por la psicóloga Elaine Aron, PhD, en su libro La Persona Extremadamente Sensible), son muy proclives a sentir ansiedad durante el otoño porque cualquier cambio puede alterar sus frágiles sistemas neurológicos, y los cambios estacionales del otoño pueden resultar muy dramáticos.

5 señales de que tienes ansiedad

La luz solar es clave

El llamado trastorno afectivo estacional o TAE, se relaciona con una falta de exposición a la luz solar y se caracteriza por alteraciones de humor, ansiedad, irritabilidad, falta de ganas y en algunos casos disminución de la libido. También suele venir acompañado de síntomas vegetativos como hipersomnia, aumento del apetito, aumento de peso, cansancio físico y una alta sensibilidad al rechazo.

Células especializadas en ansiedad
Mal de muchos

Mal de muchos

Los trastornos de ansiedad afectan a aproximadamente 40 millones de adultos estadounidenses de 18 años de edad o más (aproximadamente el 18% de la población). A diferencia de la ansiedad relativamente leve y transitoria causada por un evento estresante (tal como hablar en público o una primera cita amorosa), los trastornos de ansiedad duran por lo menos seis meses y pueden empeorar si no se los trata, explica el NIMH.

Trastornos combinados

Trastornos combinados

Los trastornos de ansiedad ocurren comúnmente junto con otras enfermedades mentales o físicas, incluyendo abuso del consumo de alcohol o sustancias, lo cual puede enmascarar los síntomas de la ansiedad o empeorarlos y en algunos casos, estas otras enfermedades necesitan ser tratadas antes de que una persona pueda responder a un tratamiento para el trastorno de ansiedad.

Cuándo consultar

Si la situación es complicada y la ansiedad estacional se suma a problemas de base más profundos, agravados por ejemplo por conflictos interpersonales, laborales y familiares, puedes recurrir a la psicoterapia. Si en cambio, presentas síntomas de TAE ligeros, puedes probar con alguna de estas técnicas para revertir la ansiedad emocional sin tener que recurrir a un profesional.

Dormir bien

Dormir de forma regular y mantener un ritmo de actividades adecuado puede ayudar a resolver este problema de ansiedad. El número de horas que se duermen depende de la edad del individuo, pero es bastante común que con cuadros de ansiedad surjan dificultades para dormir. Por eso es básico mantener una buena rutina de sueño, manteniendo los horarios, realizando ejercicio físico adecuado y evitando los medios electrónicos antes de dormir.

Un nuevo desafío

Algo sucede en otoño que nos parece que es la última oportunidad para hacer algo valioso en el año. Elige un desafío, no estresante, en lo posible no laboral, algo que pueda darte placer a largo plazo y dejarte alguna enseñanza que te gratifique, como por ejemplo, aprender a cocinar.

Las alergias otoñales

Cuídate de las alergias

Al igual que lo que sucede en la primavera, para muchas personas el otoño viene de la mano de una serie de alergias, las que también puede contribuir a aumentar la ansiedad, ya que tu sistema inmunológico está siendo atacado, y las citoquinas son bombeadas al torrente sanguíneo. Estudios han demostrado que los cambios en los síntomas de alergia durante las temporadas de polen baja y alta se correspondían con los cambios anímicos.

Las vacunas contra la gripe
Respirar para relajar

Respirar para relajar

Practicar yoga o alguna técnica de respiración puede preparar al sistema nervioso simpático para comunicarle a los órganos, incluyendo el cerebro, que no todo está bien y que deben prepararse para alguna situación estresante.

Vitamina D

Vitamina D

“Cada fibra del cuerpo tiene receptores de vitamina D, lo que significa que la vitamina D es necesaria en todos los niveles del cuerpo para que éste funcione,” dijo James M. Greenblatt, MD, en su blog Psicología Hoy. Muchos estudios vinculan la deficiencia en vitamina D con la depresión y la ansiedad.

El magnesio

El magnesio también es un gran calmante mineral que nutre al sistema nervioso central, ayuda a reducir la ansiedad, el pánico y el nerviosismo. Un estudio publicado en Neurofarmacología encontró que la deficiencia en magnesio induce a la ansiedad e interfiere con las funciones del eje hipotalámico-hipofisario-adrenal (eje HPA), que es fundamental para el estado de ánimo y la regulación de la tensión.

Bocadillo de otoño

Qué comer

Las verduras de hojas verdes como la espinaca, la col rizada y acelgas son una excelente fuente de magnesio natural. Las nueces y las semillas son también ricas en magnesio, especialmente las semillas de sésamo, nueces del Brasil, almendras, castañas, frijoles y lentejas. Y el chocolate negro tiene mucho magnesio, pero ten cuidado con la cantidad de azúcar que ingieres.

Ensalada de otoño
Realiza ejercicio

Realiza ejercicio

El ejercicio realizado en forma regular ayuda a nivelar el humor y controlar la ansiedad. Toda epoca del año es buena para salir a caminar o ir a hacer ejercicio. Si consideras que los síntomas y el malestar que estas sufriendo comenzaron a interferir con el desarrollo y desempeño de tu vida diaria, es hora de pedir ayuda a un profesional.

El otoño para empezar a hacer ejercicio
Comparte tu opinión