Remedios naturales para quitar el mal olor de los pies

Foto: ISTOCK

Su nombre científico es podobromhidrosis, aunque vulgarmente se lo llama "olor en los pies". Es un problema que afecta tanto a niños, como adolescentes o adultos, y provoca molestia, incomodidad y cierta vergüenza. ¿No sabes cómo combatirlo? Aquí te contamos algunas opciones naturales para lograrlo.

¿Cuál es la causa?

El mal olor de pies se produce por la proliferación de bacterias a causa de la humedad derivada del sudor en los pies. Cuando esos microorganismos entran en contacto con el aire y se descomponen, provocan un olor muy desagradable.

Cómo eliminar los hongos de los pies

Estrés o contagio por hongos

Este problema también puede estar agravado por el estrés, desequilibrios hormonales, contagio por hongos o ingesta de ciertos medicamentos. Para algunas personas, la podobromhidrosis puede llegar a convertirse en un auténtico problema cuando, por mucho que laven sus pies, el mal olor no desaparece. Ten en cuenta estos consejos para combatirlo:

1. Higiene
Foto: ISTOCK

1. Higiene

El primer paso contra el mal olor de pies es una higiene correcta. Los podólogos señalan que es clave lavar los pies diariamente con un jabón desinfectante, secarlos (especialmente entre los dedos), cambiar los calcetines todos los días y dejar airear los zapatos.

2. Zapatos y calcetines

Se deben evitar los zapatos demasiado apretados o que estén fabricados con materiales sintéticos, y optar por el cuero, lienzo o malla para que los pies respiren. También se deben utilizar calcetines que repelan la humedad, preferentemente de algodón, y evitar los de nylon. Es fundamental cambiarse los calcetines todos los días.

3. Desodorantes

El uso de espray o talcos desodorantes para los pies es una buena idea para evitar el exceso de sudoración y el mal olor. También se puede aplicar un tratamiento antimicótico o antibacteriano prescrito por el podólogo.

4. Bicarbonato de sodio
Foto: ISTOCK

4. Bicarbonato de sodio

Como reemplazo de los talcos podemos recurrir al bicarbonato de sodio, que actúa como un desodorante natural para el mal olor. Se puede esparcir dentro de los zapatos y sobre los pies, para evitar la sudoración excesiva.

Bicarbonato de sodio: usos y beneficios

5. Vinagre de manzana

El vinagre de manzana es un buen regulador del pH en la piel y ayuda a eliminar a las bacterias. Para usarlo se deben mezclar 5 cucharadas en un recipiente con agua caliente y sumergir los pies por aproximadamente 10 minutos. Luego retira, y sécalos correctamente.

10 beneficios del vinagre de manzana

6. Té negro

Otra opción natural para combatir el mal olor de los pies es el té negro, ya que contiene propiedades astringentes que ayudan a evitar la sudoración excesiva. Haz una infusión con cinco bolsitas de té negro en un litro de agua hirviendo, déjala que entibie y luego procede a realizar un baño de pies, similar al del caso anterior.

Té negro, 10 motivos para consumirlo
7. Salvia
Foto: ISTOCK

7. Salvia

La salvia tiene propiedades que favorecen a la eliminación de las bacterias. Como con el té negro y el vinagre de manzana, puedes sumergir tus pies en una infusión de salvia durante varios minutos o también utilizar hojas secas en los zapatos.

Salvia, conoce sus poderes medicinales

8. Piedra pómez

Las bacterias que provocan malos olores se acumulan, normalmente, debajo de las uñas y en las partículas de piel muerta. Pasar una piedra pómez por los pies durante el baño y cuidar la limpieza de las uñas, cortándolas con frecuencia, es importante para evitar el mal olor.

¿Cuándo consultar al médico?

Si se presentan otros síntomas además del olor en los pies, como ardor, comezón o sarpullido con descamación, pueden deberse a otras causas: pie de atleta, tiña u otra infección fúngica. En esos casos siempre es recomendable acudir a un profesional de la salud para que lo evalúe y determine el mejor tratamiento.

Todo sobre las infecciones por hongos

Fuentes consultadas

Academia Americana de Dermatología, Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales, Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, Departamento de Agricultura de EE. UU., Instituto Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa.

Comparte tu opinión