12 ideas prácticas para mantener la mente ágil y lúcida

Foto: ISTOCK

Mantener el cerebro joven es posible. La dieta que llevas, los hábitos diarios, los entretenimientos del tiempo libre y la regularidad con que ejercitas son clave para lograrlo. ¿Quieres saber qué aconsejan los expertos? Son ideas sencillas pero sorprendentes para mantener tu mente en forma, y son muy fáciles de implementar.

1. Come chocolate amargo
Foto: ISTOCK

1. Come chocolate amargo

Una deliciosa forma de detener el declive mental. Los flavonoides que se encuentran en el cacao son antioxidantes muy poderosos y a la vez, grandes agentes anti inflamatorios, sustancias que cuidan tu cuerpo y tu mente. Preservan la cognición, la memoria y mejoran el estado de ánimo. Cuanto mayor es la concentración de cacao, más intenso es el efecto.

Lo bueno del chocolate

2. Aprende a tocar un instrumento

Los neurocoentíficos descubrieron que las regiones cerebrales relacionadas con el oído y la autoconsciencia eran más fuertes en las personas que tomaban lecciones de música. Aprender a tocar un instrumento tiene un impacto enorme en el desarrollo del cerebro y lo afecta de formas profundas en el conocimiento y la creatividad, favoreciendo sus funciones vitales.

3. Realiza una visita guiada a un museo
Foto: ISTOCK

3. Realiza una visita guiada a un museo

Elige un museo sobre un tema que te atraiga. Presta mucha atención a lo que dice el guía. Cuando llegues a casa, intenta reconstruir el recorrido escribiendo un esquema que incluya todo lo que recuerdas. Las actividades de memoria que involucran todos los niveles de operación cerebral (recibir, recordar y pensar) ayudan a mejorar la función y dificultan la velocidad de deterioro del cerebro.

Gimnasia para el cerebro

4. Memoriza la letra de una canción

Si amas una canción, escúchala una y otra vez y memoriza la letra. Eso te ayudará a comprender, pensar y recordar. La repetición de una canción requiere un enfoque atento y una memoria activa. Cuando te enfocas, liberas el neurotransmisor acetilcolina, un químico del cerebro que promueve la plasticidad y vivifica la memoria.

5. Siéntate en un banco del parque o en un café
Foto: ISTOCK

5. Siéntate en un banco del parque o en un café

Mira al frente y no muevas los ojos. Concéntrate en todo lo que puedes ver de ese modo. Cuando hayas terminado, escribe una lista de todo lo que viste. Luego inténtalo de nuevo y piensa si puedes agregar algo a tu lista. El neurotransmisor acetilcolina, crucial en la concentración y la capacidad de recordar, se deteriora con la pérdida de memoria y está casi ausente en las personas con Alzheimer.

6. Pasa más tiempo con amigos
Foto: ISTOCK

6. Pasa más tiempo con amigos

Un estudio llamado “Super Aging” encontró que los súper ancianos, es decir, los que mejor conservaban su memoria, pasaban más tiempo con amigos o familiares que sus compañeros de la misma edad que arrojaron resultados más pobres en las pruebas de memoria. Así, los investigadores encontraron que hay una relación importante entre la conservación de la memoria y la integración social.

Amistad y memoria

7. Toma sol con moderación y consume vitamina D

Si te falta vitamina D, tu memoria declinará. La vitamina D es un nutriente importante que se encuentra en alimentos, suplementos y que nuestro cuerpo procesa gracias a la luz solar. Consume atún, salmón, huevos, leches fortificadas, cereales y trata de tomar 10 minutos de sol cada día.

8. Arma un rompecabezas gigante ¡no menos de 500 piezas!
Foto: ISTOCK

8. Arma un rompecabezas gigante ¡no menos de 500 piezas!

Encastrar esas piezas aunque parezca difícil es un buen ejercicio para tu cerebro. Completarlo requiere que se involucre en gran medida tu sistema de procesamiento visual: escanear piezas, hacer distinciones finas sobre formas y colores, girar mentalmente las piezas en su mente. Y hace bien focalizarte en piezas pequeñas y grandes.

9. Tira y atrapa la pelota
Foto: ISTOCK

9. Tira y atrapa la pelota

¿Recuerdas como jugabas de niño con la pelota? Puedes volver a hacerlo, comenzando con algo simple, como lanzarla al aire y atraparla. Si eso es demasiado fácil, ¡considera hacer malabares! Eso puede mejorar las respuestas visuales y táctiles del cerebro. Los científicos han observado mejoras en los cerebros de personas que dominan estas habilidades de movimiento guiado por la sensibilidad.

10. Aprende a usar tu otra mano

Si eres diestro, usa tu mano izquierda (y viceversa) para realizar algunas actividades diarias. Comienza por cepillarte los dientes y practica hasta que lo hayas perfeccionado. Trata de trabajar hacia tareas más complejas, como comer. Este desafío puede impulsar la plasticidad a gran escala, ya que millones de neuronas se ajustan para establecer un mejor control de tu "otra mano".

11. Duerme bien
Foto: ISTOCK

11. Duerme bien

Cuando duermes, tu cerebro se “resetea” como una computadora, borrando los spam innecesarios, fijando el aprendizaje de lo útil y a la vez, se prepara a través del sueño, para aprender cosas nuevas. Por eso el sueño es reparador del cuerpo y de la mente.

¿Qué pasaría si no dormimos?

12. Muévete más

Hacer actividad física en forma regular no solo favorece tu salud física, sino también tu salud mental. Elige un deporte que te guste y practícalo, pero también agrega movimiento a lo largo del día: todo suma. El ejercicio tiene beneficios positivos para el hipocampo, una estructura cerebral vital para el aprendizaje y la memoria.

Entrena tu mente a distancia
Foto: ISTOCK

Entrena tu mente a distancia

Hay sitios para entrenar tu mente. BrainHQ (www.brainhq.com) es una plataforma con docenas de ejercicios dirigidos a diferentes sistemas cerebrales. Diseñado por un equipo de neurocientíficos, posee ejercicios comprobados en docenas de estudios publicados para realizar mejoras reales y duraderas en la función cerebral. Es un gimnasio cerebral personal.

Fuentes consultadas

BrainHQ; Escuela Allied Health Professions de la Universidad de Loma Linda, en EE.UU.; "Super Aging" de la Universidad Northwestern, en EE.UU.; Instituto del Cerebro de la Universidad de Queensland en Santa Lucía, Australia; Wisconsin Center for Sleep and Consciousness, en EE.UU.

Comparte tu opinión