¿Desarrollo sexual a los 10 años?

Los niños están comenzando la pubertad más temprano que nunca, según un estudio que se publicará en la edición de noviembre de la revista Pediatrics.

La pubertad es la primera fase de la adolescencia, el momento en que comienzan los cambios físicos mediante el cual el cuerpo del niño o niña se convierte en adolescente, capaz de la reproducción sexual. Este proceso se estimaba que se iniciaba a los 12 años en las niñas y a los 13 en los niños.

¿Desarrollo sexual a los 10 años?
| Foto: SHUTTERSTOCK

Puntos clave

Así lo estimaba la ciencia hasta ahora, pero la autora principal de la nueva investigación, Marcia Herman-Giddens, de la Universidad de Carolina del Norte, concluyó junto a sus colegas que los niños y niñas están empezando a desarrollarse sexualmente de seis meses a dos años antes que lo que dicen los libros médicos.

Esta investigación viene de hace algunos años. La Dra. Herman-Giddens documentó por primera vez la pubertad precoz en las niñas en el año 1997, y desde entonces realizó varios estudios que le permiten arribar a las conclusiones mencionadas, también en los varones.

La investigadora señaló que en los niños, el inicio de la pubertad se presenta en forma de testículos agrandados y producción de esperma. Y en las niñas se perciben signos más visibles: desarrollo de los senos y el inicio del ciclo menstrual.

Para el estudio, 212 profesionales de todo el país examinaron a más de 4 mil niños de entre 6 y 16 años. Los profesionales de la información registraron el tamaño de los genitales de los niños y el vello púbico. El riguroso estudio fue diseñado para informar sobre los cambios físicos únicos, no hormonales.

Así se determinó el inicio de la pubertad y luego los resultados se desglosaron por raza: en los afroamericanos varones, la etapa comienza a los 9 años, mientras que en los no hispanos, blancos e hispanos comienza el desarrollo alrededor de 10 años de edad. "Esto debería tener un impacto en la salud pública de la comunidad", dijo Herman-Giddens.

La doctora que lideró el estudio está preocupada porque cree que nuestro entorno puede estar jugando un papel en la aceleración de la pubertad. “Los cambios son demasiado rápidos”, declaró Herman-Giddes. “La genética puede tomar tal vez cientos, miles de años. Hay que mirar algo en el ambiente. Eso incluiría todo, desde la falta de ejercicio hasta la comida chatarra, lo que se ve en la televisión o los productos químicos” señaló.

Megan Kelsey, del Hospital de Niños de Colorado, dijo que varios estudios han demostrado una asociación entre la obesidad infantil y la pubertad precoz en las niñas. Si bien se sospecha que el tejido adiposo puede jugar un papel fundamental, se necesita un examen más minucioso, aseguró.

Más para Leer

Comparte tu opinión