Amamantar en público es legal en los 50 estados de EE.UU.

Amamantar en público es legal en los 50 estados de EE.UU.
La mujer no puede ser discriminada por dar el pecho en un lugar público.

Dar el pecho a un bebé no es algo obsceno ni provocador. Las madres lo saben, pero muchas son humilladas y algunas veces, obligadas a taparse o abandonar el lugar público donde lo están haciendo. Recientemente se viralizó una foto de una mujer en Disney que fue insultada por otras mujeres, sólo porque estaba amamantando a su hijo en un parque de diversiones.

Ahora, con el ingreso de Utah e Idaho, que no contaban con una ley de protección, es legal dar el pecho en público en los 50 estados de EE.UU.

La legislación protege a las madres que amamantan de que las acusen por exposición indecente y las leyes de obscenidad. Con todos los estados adheridos legalmente a la protección de las madres que amamantan en público, Estados Unidos ahora está alineado con Reino Unido, Australia y otros países en todo el mundo que protegen a las madres en la lactancia.

Para amamantar en público, los derechos de las mujeres se determinan a nivel estatal. Pero el gobierno federal tiene una ley específica para el lugar de trabajo. Según la Ley de Cuidado de Salud Asequible, firmada por el presidente Barack Obama en 2010, las mujeres tienen el derecho legal de amamantar o extraerse leche en el trabajo, cuentan con un tiempo de descanso razonable, y una sala adecuada para amamantar si la empresa tiene más de 50 empleados.

Las leyes son necesarias porque muchas personas ven la lactancia materna como algo sexual o de mal gusto. Antes de que los estados aprobaran este tipo de leyes, las mujeres que daban el pecho en público podrían ser citadas y multadas por indecencia si un oficial de la ley recibía una queja o denuncia.

Aún con leyes que las protegen, muchas madres todavía quizá deban soportar la acusación social. El cambio también debería darse más allá de lo legal: en muchos bares, parques, centros comerciales, la gente debería ver a la mujer que amamanta como algo natural.

Campaña de UNICEF para amamantar en público

Las madres y los bebés no pueden ser discriminados por la lactancia. Su acceso a negocios y servicios no está restringido. Pero la ley no cambia automáticamente la forma en cómo se siente la gente. La idea de amamantar en un lugar público da temor a las madres.

¿Qué podría ayudar a las madres que amamantan y que se sienten intimidadas? Reconoce cuál es el foco atemorizante para ti. ¿Qué es lo que realmente te preocupa? Lo que te preocupa no será necesariamente lo que preocupa a tu amigo, dice expresamente la campaña de UNICEF en favor de la lactancia en público. ¿Cómo es posible hacerlo? Aquí está la forma de dar el pecho en público y superar la vergüenza.

Primer paso: céntrate en el bebé

Si es más probable que te preocupen las miradas, no mires alrededor. ¿Por qué deberías hacerlo? Probablemente no ayude amamantar si estás nerviosa, así que concéntrate en tu bebé para ese momento. Se alimentará más fácilmente.

Paso 2: supera la vergüenza

Elige lugares cómodos donde ir y ve con personas que te ofrecen apoyo emocional. Por ejemplo, vete a un café con tu pareja o tu madre para practicar. Conoce a otras mamás y cuéntales si estás preocupada. Confía en tus amistades.

Paso 3: siéntete cómoda fuera de casa 

No sólo es importante quien te acompaña, sino que la forma en que amamantas también ayuda. Si quieres usar un cojín, úsalo. Ponte tan cómoda como puedas para amamantar: no tiene sentido tener reglas estrictas sobre estas cosas.

Amamanta en público por las nuevas generaciones

“Para un bebé que se está amamantando, la lactancia materna no se trata sólo de la leche. Dudo que quieran que te sientas atrapada en casa. Ellos también quieren ver el mundo: querrían que salieras de la casa cuando lo deseas” dice la campaña de UNICEF. 

“Y (esos bebés) podrían agradecerle por ayudar a crear un mundo donde otras mujeres se sientan capaces de amamantar en público. Cada vez que amamantas fuera del hogar, haces que otra persona se sienta un poco mejor y lo normalice para la próxima generación, para la niña que puede tener su propio bebé en 2040 y que tal vez ni siquiera recuerde que lo vio, pero está en su subconsciente en alguna parte. Para su pareja que la apoyará. Para la mujer que ahora va a amamantar fuera de su casa la próxima semana” concluye el texto de la campaña.

Más para leer sobre la lactancia materna

Comparte tu opinión