Los cómicos ¿están locos?

Los cómicos ¿están locos?
Grosby Group | Foto: THE GROSBY GROUP

Las locuras de Jim Carrey o las desopilantes escenas de Adam Sandler podrían tener un costado justamente, de locura, una característica común en los actores cómicos, concluyó un grupo de científicos de la Universidad de Oxford, en Reino Unido.

En el estudio, que fue publicado en British Journal of Psychiatry, los investigadores analizaron a más de 500 comediantes de Australia, Gran Bretaña y Estados Unidos y encontraron que éstos obtuvieron una puntuación significativamente más alta en cuatro rasgos de características psicóticas, en comparación con lo observado en un grupo de personas que tenían trabajos no creativos.

Esos rasgos incluyen una tendencia hacia el comportamiento impulsivo y antisocial y a evitar la intimidad. También se descubrió que los actores cómicos están más abiertos a las "experiencias inusuales", como la creencia en la telepatía y sucesos paranormales, poseen "desorganización cognitiva", tales como la dificultad para enfocar pensamientos.

"Los elementos creativos necesarios para producir humor son sorprendentemente similares a los del perfil característico de las personas con psicosis -la esquizofrenia y el trastorno bipolar-", dijo Gordon Claridge, líder del estudio.

Pero no todo está perdido para ellos. Aunque los rasgos en cuestión se conocen como "psicóticos", dijo Claridge, también “pueden representar equivalentes sanas de características tales como tener facilidad para los cambios rápidos de humor, alta capacidad para mejorar la forma de socializar y el beneficio de tener un pensamiento lateral o creativo” aseguró el experto.

En realidad, sería como si los cómicos tuvieran una dosis de "locura sana". "Aunque la psicosis esquizofrénica puede alterar o perjudicar el sentido del humor, en su forma menor o leve puede aumentar la capacidad de las personas para asociar cosas raras o inusuales y pensar en forma diferente a los demás”, dijo el autor del estudio.

Lo más llamativo y marcado en los actores de humor fue su alta dosis de disconformidad, su personalidad introvertida y rasgos impulsivos, señalaron los investigadores.

Más para leer

Comparte tu opinión