Demi Lovato firma contrato para no suicidarse

Demi Lovato firma contrato para no suicidarse
Getty Images | Foto: GETTY IMAGES

¿Qué habrán visto los ejecutivos de un programa de televisión en una niña para convencerla de no suicidarse? La cantante Demi Lovato reveló que a los siete años tuvo que firmar un acuerdo.

“El director llamó a mis padres y me hizo firmar este contrato antisuicida, que decía que yo no podía quitarme la vida. Ellos no esperaban eso tan joven”, explicó la artista a la revista Rolling Stone.

Desde muy temprana edad, Lovato comenzó a experimentar los estragos de la fama. Tras su aparición en el programa de televisión Barney y sus amigos, la artista obtuvo mucho dinero y reconocimiento, pero también entró en una profunda depresión.

Años más tarde, esa misma depresión e inseguridad llevó a la ex estrella de Disney a buscar ayuda en una clínica de rehabilitación en 2010, con el apoyo de su madre y su padrastro. Tras recibir tratamiento, Demi fue diagnosticada con trastorno bipolar y fue atendida contra la bulimia.

Hoy, el panorama parece diferente. La joven cantante ha decidido abrirse con sus seguidores y contarles todo lo que a su corta edad ha vivido.

“Mis padres me dijeron: ‘tú tienes dos opciones. Podemos callarlo y no hablar de ello, o puedes decirle a la gente qué es lo que pasa’. No había vacilación, de verdad. Decidí abrir esa puerta”, comentó.

La depresión no es un asunto para tomarse a la ligera. Al igual que Demi Lovato, más de 20 millones de personas en Estados Unidos experimentan esta enfermedad clínica severa que afecta al cerebro.

Algunos de sus síntomas incluyen:

  • Tristeza
  • Pérdida de interés o placer en actividades que se suele disfrutar
  • Pérdida o aumento de peso
  • Dificultad para dormir o sueño excesivo
  • Pérdida de energía
  • Sentimiento de desvalorización
  • Ideas de muerte o suicidio

Existen algunos tratamientos eficaces para este problema que incluyen antidepresivos y psicoterapia. La mayoría de las personas mejora más rápidamente si utiliza ambos.

Con información del Instituto Nacional de la Salud Mental.

 Más para leer:

Comparte tu opinión