Investigación criminal sobre las muertes relacionadas al vapeo

Investigación criminal sobre las muertes relacionadas al vapeo
Se contabilizan 530 casos de lesión pulmonar en 38 estados y un territorio. | Foto: ISTOCK

El número de personas afectadas por lesiones pulmonares asociadas con cigarrillos electrónicos y productos de vapeo se encuentra en aumento. La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA) contabiliza 805 casos en 46 estados y un territorio. También se registraron 12 muertes en 10 estados.

Cuando estas habían llegado a siete, la subdirectora principal de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), señaló "Tristemente, siete pacientes de seis estados murieron como resultado de su enfermedad y esperamos otros".

Esto provocó que la FDA comenzara una investigación criminal sobre las posibles causas de este problema. Los CDC, que se encuentran trabajando junto a la agencia, actualizarán los recuentos de casos e información relevante todos los jueves, pero ¿qué sabemos hasta ahora?

Aún no se identificó ningún aditivo, sustancia, o marca de cigarrillo electrónico o vaporizador entre las muestras analizadas por el laboratorio de la FDA. Sin embargo, los hallazgos de las últimas investigaciones señalan que los productos que contienen tetrahidrocannabinol (THC) juegan un papel importante en el brote.

Un importante porcentaje de los afectado, reconoció utilizar cartuchos Dank Vapes, segun los expertos "los más destacados en cuanto a marcas falsificadas se trata". Schuchat enfatizó que los pacientes también mezclaban el THC con nicotina.

Según los datos disponibles, las tres cuartas partes de los casos son hombres, dos tercios son personas de 18 a 34 años, el 16% son menores de 18 años y el 17% tienen 35 años o más. En total, 16% de los casos corresponden a menores de 25 años. Los síntomas en común que los afectados informaron son tos, falta de aliento, dolor en el pecho, problemas gastrointestinales (náuseas, vómitos o diarrea), fatiga e incluso fiebre.

Aunque las señales suelen presentarse en el transcurso de unos días, pueden tardar semanas en aparecer. La mayoría de los pacientes están hospitalizados, con diagnósticos que incluyen neumonía lipoidea, que ocurre cuando el aceite ingresa a los pulmones, neumonía eosinofílica aguda, causada por la acumulación de un tipo de glóbulo blanco en los pulmones, y síndrome de dificultad respiratoria aguda. Los especialistas advirtieron que no hay indicios de que el brote sea contagioso.

Qué hacer

Los funcionarios de salud pública están tomando medidas urgentes para identificar qué está causando que los usuarios previamente sanos desarrollen síntomas similares a la neumonía. Pero los resultados aún no son concluyentes.
La principal recomendación de los CDC es que las personas no utilicen productos de cigarrillos electrónicos hasta que finalicen las investigaciones.

Mitch Zeller, director del Centro de Productos de Tabaco de la FDA, dijo que los científicos de la agencia están analizando 150 muestras de productos de vapeo para una amplia gama de productos químicos, que incluyen nicotina, THC y otros cannabinoides, así como agentes de corte, diluyentes, aditivos, pesticidas, opioides, venenos y toxinas.

Zeller explicó que la FDA activó un grupo de gestión de incidentes, que servirá como punto focal de la agencia para la gestión de emergencias y coordinará la recopilación y el intercambio de información dentro de la agencia, con los CDC y con los estados afectados.

También anunció que la Oficina de Investigación Criminal de la FDA (OCI), el brazo de aplicación de la ley de la agencia, comenzó trabajos "paralelos" poco después de que surgieran las enfermedades relacionadas con el vapeo. "OCI tiene habilidades especiales de investigación y su trabajo es identificar lo que está enfermando a las personas, así como también enfocarse en la cadena de suministro", dijo Zeller.

Además, resaltó que no buscan procesar a nadie por uso personal de ninguna de las sustancias relacionadas con las enfermedades de vapeo.

Peligro de la publicidad

Los cigarrillos electrónicos llevan aproximadamente una década en el mercado, y se publicitan como alternativas más seguras que los cigarrillos de tabaco tradicionales. Sin embargo, muchas investigaciones se encargaron de demostrar que esto es falaz. Un ejemplo reciente es el trabajo publicado en JAMA Internal Medicine, que descubrió un conocido cancerígeno, llamado pulegona, en estos dispositivos.

En 2018, la FDA prohibió el uso de esta sustancia en los alimentos. "Si la pulegona no se permite en la comida, no hay motivo para que se permita en los cigarrillos electrónicos", advirtió el líder de la investigación, Sven-Eric Jordt.

Muchos expertos coinciden que, por su corta vida, las consecuencias a largo plazo de los cigarrillos electrónicos recién comienzan a mostrarse, y serán necesarias décadas para conocerlas con certeza. Erika Sward, vicepresidenta asistente de defensoría nacional de la Asociación Americana del Pulmón, señaló que "hay una falla fundamental en la protección del público contra los compuestos peligrosos. Se permitió la existencia del Salvaje Oeste durante demasiado tiempo, y veremos las consecuencias durante décadas".

Comparte tu opinión