Cigarrillos electrónicos: encuentran niveles de un conocido cancerígeno

Cigarrillos electrónicos: encuentran niveles de un conocido cancerígeno
Por su corta vida en el mercado, los efectos de los cigarrillos electrónicos a largo plazo aún son desconocidos. | Foto: ISTOCK

Mientras los médicos se apresuran en determinar qué está provocando graves y repentinas enfermedades pulmonares en consumidores de cigarrillos electrónicos, una nueva investigación descubrió altos niveles de un conocido carcinógeno en estos dispositivos. La sustancia, llamada pulegona, se usa para los sabores mentol y menta, y recientemente se prohibió su uso en alimentos.

"Si la pulegona no se permite en la comida, no hay motivo para que se permita en los cigarrillos electrónicos", enfatizó el líder de la investigación, Sven-Eric Jordt, profesor asistente de anestesiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte.

La pulegona es un compuesto orgánico con que el que se producen diferentes aceites esenciales. Su textura es similar a la del aceite, aunque incoloro, y con un olor semejante al de la mental o alcanfor, motivo por el que se lo utiliza para fabricar perfumes o elaborar sabores para los cigarrillos electrónicos.

Sin embargo, en el nuevo trabajo publicado en JAMA Internal Medicine, lo autores detallaron que también es una sustancia que puede provocar cáncer hepático, metaplasia pulmonar y otros neoplasmas, según mostraron prueba en roedores que recibieron dosis oralmente. Por estas pruebas fue que, tras la presión de los consumidores, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) prohibió su uso en los alimentos en 2018.

Pero, el organismo no regula el uso de la pulegona en los cigarrillos electrónicos ni en el tabaco sin humo, que se publicitan como alternativas más seguras que los cigarrillos de tabaco tradicionales. Jordt dijo que las compañías tabacaleras comenzaron a eliminar la pulegona de los cigarrillos en los años 60 y 70 porque era irritante y no les gustaba a los consumidores.

La misma estrategia no se transfirió a las compañías de cigarrillos electrónicos, que la usan porque es mucho menos costosa que otros sabores a mentol y menta. "Muchas son compañías pequeñas que probablemente compren algún compuesto barato, incluso quizá un aceite para la piel o para las lámparas", advirtió el experto.

Para el nuevo estudio, Jordt y su colaborador, Sairam Jabba, analizaron varias marcas de cigarrillos mentolados regulares, tres de cigarrillos electrónicos y una de tabaco sin humo, todas con presencia de pulegona. Los investigadores compararon los niveles de esta sustancia en los productos con el nivel que se sabe que provoca cáncer en los animales.

Se encontraron con que los cigarrillos electrónicos y el tabaco sin humo contenían niveles de pulegona más altos que los que la FDA considera seguros. En los cigarrillos mentolados regulares el nivel de pulegona estaba por debajo del nivel de peligro.

Medidas de control

En reacción a una racha de graves infecciones pulmonares vinculadas con el vapeo y la creciente popularidad de los cigarrillos electrónicos entre los adolescentes, la administración de Donald Trump anunció que tomaría medidas para prohibir aquellos con sabores. El 4 de septiembre, Michigan se convirtió en el primer estado en prohibir todos los cigarrillos electrónicos con sabores.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo que usaría una orden ejecutiva para prohibir la mayoría de los cigarrillos electrónicos con sabores en el estado, con la excepción del sabor a mentol. Cuomo afirmó que no estaba prohibiendo ese sabor porque podría ayudar a los fumadores de cigarrillos mentolados a dejar de fumar, pero añadió que la situación podría cambiar en el futuro.

Según Erika Sward, vicepresidenta asistente de defensoría nacional de la Asociación Americana del Pulmón, "hay una falla fundamental en la protección del público contra los compuestos peligrosos. Y por eso la FDA necesita dar un paso adelante y el público dejar de usarlos".

Sward también anotó que los cigarrillos electrónicos solo han estado en el mercado más o menos una década, de forma que todavía se desconocen los efectos a largo plazo del vapeo. "Esa es la alarma que la Asociación Americana del Pulmón ha estado dando. Se ha permitido la existencia del Salvaje Oeste durante demasiado tiempo, veremos las consecuencias durante décadas", enfatizó.

Stanton Glantz, profesor de medicina del Centro de Control, Investigación y Educación sobre el Tabaco de la Universidad de California, en San Francisco, dijo que "este estudio es preocupante, y resalta el hecho de que la negativa continua de la FDA de eliminar el mentol de los cigarrillos y otros productos de tabaco hace daño a las personas".

Comparte tu opinión