Crean robots "vivos" a partir de células madre de ranas

Crean robots "vivos" a partir de células madre de ranas
Se llaman xenobots y podrían usarse para reprogramar tumores, administrar medicamentos e incluso limpiar desechos radiactivos. | Foto: ISTOCK

La investigación e innovación científica permite, entre otras cosas, que cada día la realidad se parezca más a la ficción. Un ejemplo de esto puede verse con la reciente invención de un grupo de investigadores de la Universidad de Vermont (UVM) y la Universidad de Tufts: los xenobots.

Probablemente te preguntarás ¿Qué es eso? Se trata de los primeros robots vivos del mundo, que fueron creados a partir de células madre de una especie de rana africana (Xenopus laevis), de la cual proviene el nombre de estas máquinas.

Similares a gotas rosadas de un milímetro de ancho, son capaces de "caminar", "nadar" y "trabajar" cooperativamente con las células. Según detallaron los autores en la publicación de Proceedings of the National Academy of Sciences, podrían usarse dentro del cuerpo humano para reprogramar tumores, administrar medicamentos o raspar la placa de las arterias, limpiar desechos radiactivos o incluso recolectar microplásticos en los océanos.

"Son máquinas vivas novedosas. No es un robot tradicional ni una especie conocida de animal. Es una nueva clase de artefacto: un organismo vivo y programable", dijo Joshua Bongard, científico informático y experto en robótica de la UVM, que codirigió la nueva investigación.

Ciclo de desarrollo de los xenobots. | Foto: University of Vermont y Tufts University.

Para determinar el mejor diseño para los xenobots, los expertos de la UVM ejecutaron un algoritmo evolutivo a través de una supercomputadora. Luego, el equipo de Tufts ensambló y probó el diseño utilizando las células madre. Lo que el equipo creó es una "forma corporal nunca vista en la naturaleza", detallaron en un comunicado de la UVM.

Al analizar su comportamiento en contacto con células de la piel, los científicos encontraron que estas permitieron que los robots se muevan solos. Los xenobots tienen capacidades de autocuración, ya que, cuando los científicos los dividieron, estos pudieron regenerarse y continuar con sus movimiento (algo que pocos robots pueden hacer).

Los investigadores explicaron que estas "máquinas biológicas" poseen ciertas ventajas sobre los robots fabricados con acero o plástico (que se descomponen después de su uso), siendo más ecológicos y seguros para la salud humana. También pueden sobrevivir en ambientes acuosos sin nutrientes adicionales durante días o semanas, lo que los hace adecuados para la administración interna de medicamentos.

Preocupación por estos avances

Además de los usos anteriormente detallados, los especialistas creen que los xenobots serían útiles para aprender más sobre la biología celular. Incluso, algunos sostienen que significan un importante primer paso en el camino hacia los avances sobre salud humana y longevidad.

"Si pudiéramos crear formas biológicas 3D por pedido, podríamos reparar defectos de nacimiento, reprogramar tumores en tejido normal, regenerar después de una lesión traumática o enfermedad degenerativa y vencer el envejecimiento. Esta investigación podría tener un enorme impacto en la medicina regenerativa", aseguraron los autores en una entrevista con la BBC.

La idea de que supercomputadoras diseñen robots vivos genera temor y contraposición de opiniones sobre posibles riesgos. Sobre esto, Michael Levin, otro de los autores del trabajo, aseguró "Ese miedo no es irrazonable. Cuando comenzamos a jugar con sistemas complejos que no entendemos, podemos tener consecuencias no deseadas".

Sin embargo, junto a sus colegas creen que cuanto más comprendamos esta tecnología y esta capacidad, mejor estaremos. Además, los xenobots vienen precargados con su propia fuente de alimento, que debería agotarse en aproximadamente una semana, a menos que se encuentren en un entorno rico en nutrientes, por lo que su rango de vida no debería ser un problema. Estos pequeños tampoco pueden reproducirse o evolucionar, al menos no todavía.

Para mayor tranquilidad del público, afirmaron "Parece improbable que una Inteligencia Artificial intente causar daño, pero el diseño de organismos con efectos secundarios no intencionales es un posible resultado para esta tecnología. Por eso, creemos que todas las tecnologías diseñadas por computadora, incluidos los organismos, requieren verificación humana antes de crearse físicamente, y mucho menos implementarlas para realizar (con suerte) un trabajo útil".

Comparte tu opinión