SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cerrar

Hombre tuvo una pieza de juguete por 40 años en sus pulmones

Un británico de 47 años de edad, tosía demasiado y se lo atribuía a su hábito de fumar, pero cuando consultó a los médicos se llevó la sorpresa de su vida. 

El paciente, cuyo nombre no fue dado a conocer, era un fumador de larga data y sufría de tos persistente desde hace más de un año. Los médicos hallaron una maza desconocida en sus pulmones y le anunciaron que probablemente se trataba de un cáncer de pulmón.

Pero durante una broncoscopia, los profesionales no detectaron ningún signo de cáncer, pero sí encontraron un diminuto cono de tráfico plástico tipo Playmobil alojado en las vías respiratorias del hombre, lo que condujo a un diagnóstico llamado aspiración de cuerpo extraño o traqueobronquial (TFB).

Este caso, que está dando la vuelta al mundo, apareció publicado en BMJ Case Reports.

Según el artículo, el paciente recordó que jugaba regularmente con piezas de los juguetes para armar Playmobil durante su infancia, y que recibió como obsequio un set cuando cumplió 7 años, es decir, 40 años atrás.

Los profesionales extirparon con éxito el diminuto cono de plástico y 4 meses después del procedimiento, la tos del paciente desapareció casi por completo.

Los médicos señalan que la aspiración de los pequeños objetos es más común en los niños que en los adultos, y cuando sucede, los niños suelen ser diagnosticados en una semana. "Sin embargo, un caso en el que el inicio de los síntomas ocurre tanto tiempo después de la aspiración inicial, es raro en la literatura", escribieron.

"Nuestro paciente es único en soportar un objeto extraño por más de 40 años" señalaron los autores del informe.

Cuáles son las consecuencias

Los niños de 1 a 3 años de edad son más propensos a tragarse o inhalar un objeto extraño. Éste puede atorarse y causar problemas respiratorios o asfixia. También puede llevar a que se presente inflamación e infección.

Si alguien traga un objeto extraño, éste puede atorarse a lo largo del tubo digestivo, lo cual puede llevar a una infección, una oclusión o una ruptura en el tracto gastrointestinal.

  • Qué se debe hacer en caso de inhalación de un objeto

Cualquier niño o adulto que pueda haber inhalado un objeto debe ser evaluado por un médico. Los niños con problemas respiratorios obvios pueden tener una obstrucción total de las vías respiratorias que requiere atención médica de emergencia.

Si desaparecen la asfixia o la tos y el niño no presenta otros síntomas, se lo debe vigilar en busca de signos o síntomas de irritación o infección. Es posible que se necesiten radiografías.

Se puede necesitar una broncoscopia para confirmar el diagnóstico y extraer el objeto. 

  • Qué se debe hacer en caso de ingestión de un objeto

Se debe vigilar a cualquier niño que se crea que ha ingerido un objeto extraño para verificar si presenta dolor, fiebre, vómitos o sensibilidad localizada y se deben examinar las heces (deposiciones) para ver si el objeto pasó a través del cuerpo. Algunas veces, esto puede causar sangrado rectal o anal.

Los objetos puntiagudos como alfileres y tornillos generalmente atraviesan el tracto gastrointestinal sin complicaciones. Algunas veces, se necesitan radiografías. En casos graves, se puede necesitar cirugía para extraer el objeto. 

  • Lo que NO  se debe hacer

NO obligues a comer a los bebés que estén llorando o respirando rápidamente. Esto puede provocar que el bebé inhale líquido o alimento sólido hacia las vías respiratorias, informa la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad