Aprueban gotas oftálmicas para tratar la presbicia

La presbicia es la pérdida gradual de la capacidad para enfocar objetos cercanos.

Esta afección puede corregirse con anteojos, lentes de contacto o cirugías, sin embargo, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU., aprobó recientemente una nueva opción más accesible y económica: gotas oftálmicas.

Aprueban gotas oftálmicas para tratar la presbicia
Mujer usando gotas oftálmicas. | Foto: GETTY IMAGES

Puntos clave


"Una nueva y revolucionaria forma de tratar la presbicia" y "Primeras y únicas gotas para los ojos aprobadas por la FDA, diseñadas específicamente para la presbicia en adultos" son algunas de las afirmaciones que pueden leerse en el sitio de VUITY.

Según anunció Allergan, la farmacéutica que las fabrica, se trata de las primeras y únicas gotas para los ojos destinadas a tratar la presbicia aprobadas por la FDA. Estarán disponibles bajo receta en todas las farmacias de EE. UU.

"Nos complace poder llevar al mercado antes de lo esperado este tratamiento, el primero en su tipo, a los millones de estadounidenses con presbicia que pueden beneficiarse de él", dijo Jag Dosanjh, vicepresidente senior del área terapéutica médica de Allergan, en un comunicado de la compañía AbbVie (de la que Allergan forma parte).

VUITY (solución oftálmica de pilocarpina HCI) al 1,25%, es un medicamento miótico, es decir, que encoge la pupila del ojo para reducir la presión ocular.

A medida que la pilocarpina encoge la pupila, el ojo puede enfocar, mejorando la visión de cerca mientras que la visión de lejos no se ve afectada.

La pilocarpina lejos se encuentra de ser un medicamento novedoso, ya que es "una de las gotas más antiguas que tenemos en oftalmología", aseguró el doctor Stephen Orlin, oftalmólogo de la Universidad de Pensilvania, en una publicación de The New York Times.

Aunque VUITY son las primeras gotas oftálmicas aprobadas por la FDA para tratar la presbicia, al menos otros 8 productos similares se encuentran en fases de desarrollo:

  • Brimochol de Visus Therapeutics.
  • CSF-1 de Orasis. 
  • EyeFocus de OSRX Pharmaceuticals.
  • Dioptin de Novartis. 
  • MicroLine de Eyenovia. 
  • Nyxol de Ocuphire PharmaLiquid.
  • Vision de Presbyopia Therapies. 
  • VP1-001 de Viewpoint Therapeutics.

¿Cuáles son sus efectos?

Para aprobar VUITY, la FDA se basó en datos de dos estudios clínicos de fase 3, GEMINI 1 y GEMINI 2 (que aún no se han publicado en una revista revisada por pares).

En ambos estudios, 750 participantes de 40 a 55 años con presbicia fueron asignados al azar en una proporción de uno a uno para recibir VUITY o placebo. Se indicó a los participantes que administraran una gota al día en cada ojo durante un mes.

Según señalaron los investigadores, una proporción estadísticamente significativa de los participantes que usaron VUITY mostraron mejoras, por ejemplo, al poder leer hasta tres líneas adicionales en los gráficos de lectura.

Además, los efectos de VUITY se vieron tras 15 minutos de la aplicación, llegando a durar hasta 6 horas.

Sin embargo, debido a que las pruebas que se llevaron a cabo para corroborar estos efectos se realizaron en personas de 40 a 55 años, la mayoría de los adultos mayores no se verán beneficiados por estas gotas.

Esto también se extiende a las personas con otros problemas de visión, como astigmatismo o miopia, puesto que VUITY solo es de ayuda frente a los déficits relacionados a la visión cercana.

Los fabricantes señalaron que un suministro de 30 días de VUITY puede costar alrededor de 80 dólares.

¿Tienen efectos secundarios?

Si bien los resultados son prometedores, la pilocarpina no está libre de riesgos, ya que posee efectos secundarios adversos.

Por ejemplo, casi 15% de los participantes de los estudios GEMINI 1 y GEMINI 2 informaron dolores de cabeza leves, mientras que 5% presentó enrojecimiento e irritabilidad ocular.

Los medicamentos miótico también tiene presentan el riesgo (muy poco común) de desprendimiento de retina.

Cabe resaltar que VUITY puede afectar la visión en condiciones de poca luz, por lo que no se debe usar si se conduce de noche o usa maquinaria que limita la visión.

Tampoco se debe mezclar con otros medicamentos tópicos para los ojos (debe existir una diferencia de al menos 5 minutos entre cada aplicación).

Qué son las gotas oftálmicas

Las gotas oftálmicas o colirios son disoluciones estériles, acuosas u oleosas, con uno o más principios activos, destinadas a su instilación en el ojo.

Se deben guardar en lugares frescos, secos y protegidos de la luz a temperatura ambiente (a menos que se indique su almacenamiento en el frigorífico).

Los expertos resaltan los riesgos de la contaminación al momento de usarlos y el grave peligro que esto puede significar, por lo que aconsejan lavarse las manos antes de manipularlas y evitar que la punta del aplicador toque las superficies del ojo.

Deben desecharse a las cuatro semanas de estar abiertas, o al finalizar el tratamiento si es de menor duración, salvo que el envase especifique lo contrario. De otro modo, pueden contaminarse.

Para facilitar su aplicación se aconseja inclinar la cabeza hacia atrás y hacia el lado del ojo donde se administrarán las gotas, y bajar el párpado inferior, depositando el medicamentos en la cavidad que se forma. Tras colocar el número exacto de gotas prescritas, parpadear un par de veces para extender las gotas por toda la superficie ocular.

Se recomienda cerrar el ojo unos minutos, para limpiar que el exceso de líquido se derrame. Una vez finalizado, es común tener visión borrosa por unos segundos o minutos, por ello, se debe evitar realizar actividades que requieran de agudeza visual.

Es importante recordar que sea cual sea el tratamiento al que se recurra para combatir la presbicia, debe ser un oftalmólogo el que lo recomiende.

Los ojos de cada persona son únicos, por lo tanto, los anteojos, lentes de contacto, cirugía o gotas oftálmicas presentarán sus pros y contras. Para determinar la mejor opción, se realizará un examen médico completo para evaluar la salud del ojo.

Fuentes consultadas: Academia Estadounidense de Oftalmología, Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., Clínica Mayo, Instituto Nacional del Ojo.

Comparte tu opinión