¿Pueden los teléfonos aumentar el riesgo de obesidad?

¿Pueden los teléfonos aumentar el riesgo de obesidad?
Usar el celular durante más de 5 horas diarias se asoció con un 43% más de riesgo de desarrollar obesidad.

Las nuevas generaciones tienen como parte inherente de sus vidas a los celulares. Esto, además de permitirles el acceso a la más variada información, los conduce a una disminución en la actividad física, y esto, tiene consecuencias sobre el peso.

Así lo encontró el nuevo estudio de la Universidad de Simón Bolívar, en Colombia, que tras analizar a más de 1,000 jóvenes encontró una asociación entre el uso de los teléfonos durante más de 5 horas diarias y un 43% más de riesgo de desarrollar obesidad.

La obesidad es una enfermedad que se caracteriza por la excesiva cantidad de grasa corporal. Para saber si se sufre esta condición existe una técnica llamada índice de masa corporal (IMC), que se calcula dividiendo los kg. por el cuadrado de la estatura en metros (IMC = peso [kg] / estatura [m2]). El peso se considera normal cuando se encuentra entre 18.5 y 24.9, se habla de sobrepeso cuando oscila entre 25 a 29,9 y es obesidad cuando supera los 30.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informa que desde 1975 la obesidad se triplicó en todo el mundo. Hasta 2016 se registraban más de 650 millones de casos en adultos y 340 millones, junto al sobrepeso, en niños y adolescentes.

Los profesionales señalan como principales culpables a las influencias genéticas, el sedentarismo y los hábitos alimenticios poco saludables. Ahora, el nuevo estudio de Mirary Mantilla Morrón, especialista en rehabilitación pulmonar y vascular en Universidad Simón Bolívar, encontró que los celulares también tendrían responsabilidad en esta enfermedad.

"Pasar demasiado tiempo frente al teléfono inteligente facilita las conductas sedentarias y reduce el tiempo de actividad física, lo que aumenta el riesgo de muerte prematura, diabetes, enfermedad cardiaca, distintos tipos de cáncer, incomodidad osteoarticular y síntomas musculoesqueléticos", alertó la experta.

Sus hallazgos se presentaron en la Conferencia de América Latina del Colegio Americano de Cardiología (ACC), que se celebra anualmente, en Cartagena, Colombia. Junto a su equipo analizó a 700 mujeres, con una edad promedio de 19, y 360 hombres, con una edad promedio de 20.

Responsables electrónicos

Los especialistas analizaron las historias médicas de los voluntarios y la cantidad de tiempo que utilizaban el celular. Tras comparar estos datos llegaron a las siguientes conclusiones:

  • Usar el celular 5 o más horas al día aumentó el riesgo de obesidad en un 43%.
  • El 26% de los participantes con sobrepeso y un 4.6% de los que eran obesos, usaban el celular durante 5 horas o más a diario.
  • Se asoció a quiénes utilizaban el celular 5 horas o más al día con el doble de probabilidades de ser menos activos físicamente y de consumir más bebidas azucaradas, comida rápida, dulces y refrigerios. 
  • Los hombres tenían un 36.1% de probabilidades de tener sobrepeso y un 42.6% de ser obesos. Las mujeres un 63.9% de tener sobrepeso y 57.4% de ser obesas.

"Los resultados de este estudio nos permiten resaltar una de las principales causas de la obesidad física, un factor de riesgo de la enfermedad cardiovascular", explicó Mantilla Morrón. Y agregó "También determinamos que la cantidad de tiempo que una persona se expone al uso de tecnologías, específicamente el uso prolongado del teléfono celular se asocia con el desarrollo de la obesidad".

No es la primera vez que se exponen las consecuencias de los celulares, un informe del Departamento de Salud Pública de California (CDPH), informó que la energía de radiofrecuencia (RF) que emiten los celulares podría aumentar el riesgo de desarrollar cáncer, problemas cerebrales y de fertilidad.

Otro ejemplo es la investigación del profesor de radiología Hyung Suk Seo, que, mediante espectroscopía de resonancia magnética, obtuvo una visión de los cerebros adolescentes adictos a los celulares. Junto a su equipo encontró que esta adicción se asoció a un mayor riesgo de desarrollar ansiedad y depresión.

Si bien el nuevo estudio encontró una asociación y no una relación causal, los autores creen que los resultados pueden funcionar como advertencia "Es importante que la población sepa que, aunque la tecnología móvil es atractiva por sus múltiples propósitos, comodidades, acceso a innumerables servicios y fuentes de entretenimiento, también debe usarse para mejorar hábitos saludables", concluyó Mantilla Morrón.

Más información sobre obesidad:

Comparte tu opinión