Ya se vacunó, pero contrajo una infección postvacunación. ¿Y ahora qué?

JUEVES, 26 de agosto de 2021 (HealthDay News) -- Más de 181 millones de personas están vacunadas del todo contra la COVID-19 en Estados Unidos, pero la variante Delta, que es altamente infecciosa, de cualquier forma ha dejado a algunas con casos "postvacunación".

Estos casos se preveían, porque las vacunas contra la COVID no se diseñaron para eliminar todas las infecciones virales, sino para reducir el riesgo de una persona de una enfermedad grave y hospitalización.

Ya se vacunó, pero contrajo una infección postvacunación. ¿Y ahora qué?

Incluso ahora, "estar vacunado le ofrece unas probabilidades de un 93 de no acabar en el hospital con la COVID. Son unas probabilidades bastante buenas", señaló el Dr. Luis Ostrosky, jefe de enfermedades infecciosas de la Facultad de Medicina McGovern del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas, en Houston.

Sin embargo, si usted se ha vacunado y sospecha que tiene una infección postvacunación, es probable que tenga muchas preguntas sobre cómo proteger a quienes le rodean y gestionar su enfermedad.

¿Qué tan enfermo me pondré?

"La mayoría de las personas con infecciones postvacunación parecen tener una enfermedad particularmente leve, y se quejan sobre todo de síntomas respiratorios superiores, como escurrimiento nasal, o una tos leve", apuntó Ostrosky. "Atendemos muchos dolores de cabeza. Eso es más o menos lo que la mayoría de personas sentirán".

Añadió que algunos presentan fiebres de bajo grado o fatiga. Todos estos síntomas pueden en general ser tratados con remedios de venta libre.

Un porcentaje mucho más pequeño de personas con infecciones postvacunación enfermarán de gravedad, apuntó el Dr. Aaron Glatt, jefe de enfermedades infecciosas de Mount Sinai Nassau, en Oceanside, Nueva York. El riesgo de una enfermedad grave es más alto en las personas con sistemas inmunitarios comprometidos o problemas de salud crónicos.

"Lo que les digo a las personas es que si se ha identificado que han tenido un episodio postvacunación, deben ir al médico, y el médico debe ayudarles a decidir en cuál categoría caen", dijo Glatt.

¿Qué pasa si me expuse a alguien que tuvo una prueba positiva de COVID?

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. dicen que las personas vacunadas expuestas a la COVID no tienen que hacer cuarentena a menos que desarrollen síntomas. Deben usar máscaras bajo techo durante 14 días tras las exposición.

Pero los expertos sugieren que incluso las personas vacunadas se hagan una prueba de COVID, dado que podrían ser potencialmente contagiosas incluso aunque no desarrollen ningún síntoma.

"Creo que es razonable que todo el mundo se evalúe", planteó Glatt. "Si están vacunadas, se deben hacer las pruebas".

¿Cuándo debo hacerme una prueba de COVID?

Las personas vacunadas del todo deben hacerse la prueba de tres a cinco días tras tener un contacto cercano con una persona infectada con la COVID, aunque no tengan síntomas, según los CDC.

Los expertos también recomiendan que se haga la prueba de COVID si desarrolla cualquier síntoma relacionado con la infección, aunque esté vacunado.

"La mayoría de las personas presentan unos dolores de cabeza leves o congestión nasal, y piensan que son sus alergias. Lo que me gusta decirles a las personas es que, en la época de la COVID, no se puede pensar que son solo alergias, si tiene síntomas, debe hacerse la prueba", enfatizó Ostrosky.

Glatt se mostró de acuerdo, y anotó que algo tan menor como el moqueo, un dolor de garganta o la congestión podría ser un síntoma de una infección postvacunación.

"No tiene que ser una falta de aliento o una tos en toda regla", señaló. "Solo un pequeño porcentaje enferman de forma significativa".

¿Qué debo hacer si tengo una infección postvacunación?

Las personas vacunadas infectadas con la COVID deben seguir los procedimientos de aislamiento estándar descritos por los CDC, no salir en público y alejarse de los demás durante 10 días después de la aparición inicial de los síntomas, o de un resultado positivo en una prueba.

"Definitivamente no deben ir a trabajar. Son altamente contagiosas", dijo Glatt. "El hecho de que esté vacunado y tenga COVID no significa que no sea contagioso".

También debe aislarse de otras personas con las que viva, y quedarse en su habitación para proteger a todos los demás de su infección.

"Las antiguas normas de aislamiento aplican exactamente igual", dijo Ostrosky. "Sea o no asintomático, se debe aislar durante al menos 10 días. Tras esos 10 días, puede salir".

Ostrosky añadió que las personas quizá tengan que pasar hasta 20 días en aislamiento.

Si tengo un resultado positivo, ¿deben hacerse la prueba las demás personas con quienes vivo?

"Si usted o alguien con quien vive o en su esfera social inmediata tiene un resultado positivo, esto debe provocar una investigación sobre las exposiciones", enfatizó Ostrosky. "Todas estas personas deben hacer cuarentena primero, y luego hacerse las pruebas de tres a cinco días tras las exposición".

Cualquiera que tenga un contacto cercano con usted también debe hacerse la prueba. Los CDC definen "contacto cercano" como haber estado dentro de un radio de 6 pies (2 metros) de una persona infectada con la COVID durante un total de 15 minutos o más a lo largo de un periodo de 24 horas.

¿A quién debo informar sobre mi infección postvacunación?

Los expertos sugieren que siga cualquier norma implementada en su lugar de trabajo sobre informar a su empresa de la infección postvacunación.

"Recomendamos que informe a su empresa de forma que pueda tomar las medidas adecuadas en el lugar de trabajo", dijo Ostrosky.

También debe pensar en serio sobre cualquier lugar donde pudiera haber tenido un contacto cercano con otras personas, y comunicarse con las personas a las que pudiera haber infectado, apuntaron Ostrosky y Glatt.

"Si usted ha expuesto a personas, en mi humilde opinión, tiene una responsabilidad ética de decirles que las ha expuesto", planteó Glatt.

¿Debo hacerme la prueba de nuevo después del aislamiento?

Tras 10 días en aislamiento, usted ya está libre de dudas, siempre y cuando los síntomas estén mejorando y no haya tenido fiebre durante al menos 24 horas. No tiene que hacerse la prueba otra vez.

"Ya no recomendamos las pruebas de rutina después de un positivo. Sabemos que tras 10 días el virus, aunque tenga un resultado positivo, ya no es infeccioso", afirmó Ostrosky.

¿Podría una dosis de refuerzo ayudar a protegerme de una infección postvacunación?

La Casa Blanca anunció que las personas vacunadas del todo pueden recibir una dosis de refuerzo de las vacunas de Pfizer y Moderna ocho meses tras recibir la segunda dosis. El programa comenzará en la semana del 20 de septiembre, si los CDC y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. lo aprueban.

Ostrosky y Glatt piensan que estos refuerzos podrían ayudar a mejorar la capacidad de las personas de evitar una infección postvacunación.

"Comenzamos a recibir datos, sobre todo de Israel y otros países que han estado recolectando datos de forma sistemática, que muestran que los anticuerpos se reducen de manera gradual con el tiempo. También comenzamos a averiguar que hay una correlación entre los niveles de anticuerpos y la protección", enfatizó Ostrosky. "La conclusión lógica es que si sus anticuerpos menguan, es buena idea ponerse una vacuna de refuerzo, para mejorar esos niveles de anticuerpos y protegerse".

Pero Glatt dijo que todavía falta mucho por aprender sobre exactamente qué tipo de protección añadida proveerán los refuerzos.

"Sin duda los refuerzos tienen un rol, pero no estamos seguros de qué rol será para cualquier paciente individual en este momento, aparte de los pacientes altamente inmunocomprometidos", añadió. "Sí creo que los refuerzos nos ayudarán a controlar la situación, hasta cierto punto".

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre los procedimientos de cuarentena y aislamiento.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Luis Ostrosky, MD, chief, infectious diseases, McGovern Medical School, University of Texas Health Science Center at Houston; Aaron Glatt, MD, chief, infectious diseases, Mount Sinai South Nassau, Oceanside, N.Y.

Comparte tu opinión