Vitaminas, aceite de pescado, minerales: ¿Cuáles complementos ayudan o dañan al corazón?

MIÉRCOLES, 7 de diciembre de 2022 (HealthDay News) -- Los fabricantes hacen todo tipo de afirmaciones sobre la salud, ¿pero tomar un complemento puede en realidad reducir el riesgo de enfermedad cardiaca?

Un completo análisis de investigaciones anteriores sugiere que, en ciertos casos, la respuesta es que sí. Algunos tipos de complementos, como los ácidos grasos omega 3, el ácido fólico y la coenzima Q10 (CoQ10) proveen una ventaja cardiovascular.

Vitaminas, aceite de pescado, minerales: ¿Cuáles complementos ayudan o dañan al corazón?

Pero se encontró que muchos complementos no ofrecen ningún beneficio cardiaco de ningún tipo, y otros tenían el potencial de ser nocivos.

"Evaluamos 27 tipos distintos de complementos, y encontramos que hay varios que ofrecían beneficios cardiovasculares", comentó el autor del estudio, el Dr. Simin Liu, director del Centro de Salud Cardiometabólica Global de la Universidad de Brown, en Providence, Rhode Island.

Entre estos se encontraban los ácidos grasos omega 3, que reducían el riesgo de muerte prematura por enfermedad cardiaca.

Entre otros complementos que se ha mostrado que son beneficiosos se encuentran el ácido fólico, la L-arginina, la L-citrulina, la vitamina D, el magnesio, el zinc, el ácido alfa lipoico, la melatonina, la catequina, la curcumina, el flavonol, la genisteína y la quercetina.

Pero algunos complementos comunes no tenían ningún efecto a largo plazo en los resultados de la enfermedad cardiaca ni en el riesgo de diabetes tipo 2, anotó Liu. Incluían a las vitaminas C, D y E, y al selenio.

Por otra parte los complementos de betacaroteno se asociaban con un aumento en la muerte temprana por todas las causas.

Los hallazgos son resultado de una revisión de la investigación, motivada por lo que Liu y sus colegas describieron como una confusión persistente en la comunidad cardiaca respecto a qué tan efectivos son los complementos para la prevención de la enfermedad cardiaca.

El hecho de que los alimentos ricos en micronutrientes puedan proteger al corazón no ha estado en duda, aclaró Liu, que anotó que varios estudios de gran tamaño han vinculado a una dieta saludable con beneficios para la salud cardiaca.

Por ejemplo, hace mucho que se han vinculado los micronutrientes como los antioxidantes (que se encuentran en alimentos saludables para el corazón característicos de la "dieta mediterránea" y la DASH [por las siglas en inglés de "Método dietético para frenar la hipertensión"]) con una reducción en el estrés oxidativo. Como el daño en el tejido celular provocado por este estrés plantea una amenaza para la salud del corazón, se piensa que las dietas ricas en antioxidantes son protectoras, y que reducen el riesgo de una variedad de enfermedades graves, entre ellas la diabetes.

Pero lo que ha estado menos claro es si consumir vitaminas, minerales, fitoquímicos y antioxidantes en forma de complementos podría ofrecer una ventaja similar.

En el nuevo estudio, el equipo de Liu exploró 884 estudios anteriores sobre los complementos, algunos publicados incluso este año. En conjunto, los estudios incluyeron a casi 900,000 hombres y mujeres.

Al final, el equipo concluyó que unos 27 complementos de micronutrientes estudiados sí demostraban algún beneficio.

Entre ellos se encontraban varios complementos de ácidos grasos omega 3 (como los ácidos grasos n-3 y n-6), que se encontró que ayudaban a reducir el riesgo de ataques cardiacos y enfermedad de la arteria coronaria, además del riesgo general de morir como resultado de una enfermedad cardiaca.

De manera similar, los complementos de ácido fólico se vincularon con una reducción en el riesgo de accidente cerebrovascular (ACV), mientras que la CoQ10 se asoció con un riesgo más bajo de muerte prematura por cualquier causa.

Pero, en el otro extremo, los complementos de betacaroteno se vincularon con un aumento en el riesgo de morir de manera prematura por cualquier causa, además de un riesgo específico más alto de morir de enfermedad cardiaca y ACV.

El Dr. Gregg Fonarow es director del Centro de Cardiomiopatía Ahmanson-UCLA en Los Ángeles, y codirector del Programa de Cardiología Preventiva de la UCLA.

Tras revisar los hallazgos, Fonarow ofreció una perspectiva decididamente cauta, y anotó que el beneficio aparente de algunos de los nutrientes fue la "rara excepción".

"Se encontró que los complementos de betacaroteno aumentaban el riesgo, [mientras] que la mayoría de los demás complementos no demostraron ningún beneficio en ensayos clínicos aleatorios", enfatizó.

"Las pocas excepciones no mostraron un beneficio consistente", añadió Fonarow, respecto a la reducción del riesgo.

Su consejo es mantener un estilo de vida saludable para el corazón, y obtener unos nutrientes adecuados al comer una variedad de alimentos en moderación.

Dos expertas en nutrición se mostraron de acuerdo.

"Lo que no sabemos de forma concluyente es si los complementos, por sí mismos, pueden prevenir el riesgo cardiaco, o si se trata del equilibrio de nutrientes", advirtió Connie Diekman, asesora de alimentos y nutrición de St. Louis y expresidenta de la Academia de Nutrición y Dietética (Academy of Nutrition & Dietetics).

Pero observó que es probable que lo segundo sea lo correcto: "Ningún nutriente individual es la respuesta para evitar enfermedades".

Diekman advirtió que aunque pareció que los omega 3 proveían beneficios para la salud del corazón, si se consumen en una dieta que es en general malsana, "no pueden hacer magia".

"Se puede decir lo mismo sobre los demás nutrientes", enfatizó.

De cualquier forma, desaconsejó comenzar a tomar complementos sin la orientación de un médico o un dietista registrado, "dado que pueden alterar el equilibrio de nutrientes".

Lona Sandon, directora de programa de nutrición clínica del Centro Médico de la UT del Suroeste, en Dallas, también ofreció unas advertencias.

"Los complementos están regulados, pero no al mismo grado que los fármacos recetados", anotó. "Los compradores deben de cualquier forma tener cuidado, dado que no se requiere que los complementos se sometan a ninguna prueba de seguridad antes de mercadearse y venderse".

El resultado, observó Sandon, es que "lamentablemente, no podemos creer todo sobre los complementos".

Incluso cuando se toman complementos, "la dieta sigue siendo importante", subrayó. Ofreció algunos consejos para los que de verdad quieran una ventaja dietética para la salud cardiaca: "Añada algunas porciones de atún y nueces cada semana, junto con algunas verduras de hojas, y jugo de naranja 100 por ciento para consumir algo de omega 3 y folato".

El nuevo estudio se publicó en la edición de diciembre de la revista Journal of the American College of Cardiology.

Más información

Aprenda más sobre los complementos y la salud cardiaca en Johns Hopkins Medicine.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTE: Simin Liu, MD, MS, MPH, ScD, professor, epidemiology, medicine and surgery, and director, Center for Global Cardiometabolic Health, Brown University, Providence, R.I.; Gregg Fonarow, MD, director, Ahmanson-UCLA Cardiomyopathy Center, and co-chief, UCLA Division of Cardiology, Los Angeles; Connie Diekman, MEd, RD, food and nutrition consultant, St. Louis, and former president, Academy of Nutrition & Dietetics; Lona Sandon, PhD, RDN, LD, program director and associate professor, clinical nutrition, School of Health Professions, UT Southwestern Medical Center, Dallas; Journal of the American College of Cardiology, December 2022

Comparte tu opinión