Unos genes ayudan a explicar el rol de la raza en el riesgo de cáncer de próstata

Unos genes ayudan a explicar el rol de la raza en el riesgo de cáncer de próstata

JUEVES, 7 de enero de 2021 (HealthDay News) -- Si usted es un hombre negro, su riesgo de desarrollar un cáncer de próstata es un 75 por ciento más alto que el de un hombre blanco, y es más de dos veces más letal.

Ahora, una investigación ayuda a esclarecer los riesgos genéticos de las personas de varios grupos raciales y étnicos. Al hacerlo, se han descubierto docenas de factores de riesgo adicionales que podrían ayudar a determinar las probabilidades de desarrollar un cáncer de próstata. Y esto podría potencialmente conducir a unos mejores protocolos de detección, y a una detección más temprana en los hombres de todas las razas, señalaron los expertos.

"La utilidad potencial de esto es que se puede usar para definir a los hombres que tienen un riesgo elevado de desarrollar un cáncer de próstata", planteó el autor principal, Christopher Haiman, profesor de medicina preventiva de la Facultad de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California (USC), en Los Ángeles.

"Lamento decir que este es un conocimiento que los hombres podrían averiguar al nacer", añadió.

Es más probable que se informe a los hombres en un momento posterior de sus vidas, dijo Haiman, pero los profesionales clínicos podrían utilizarlo para determinar cuándo se deben iniciar unos análisis sanguíneos para detectar el cáncer de próstata, y con qué frecuencia se deben realizar.

Investigadores del Centro de Epidemiología Genética de la USC en Los Ángeles y del Instituto de Investigación en Cáncer de Londres llevaron a cabo el estudio.

Anotaron que los estudios anteriores sobre el cáncer de próstata incluyeron a una representación excesiva de hombres blancos, lo que aumentó la dificultad de comprender y resolver las variaciones en el riesgo según la raza.

El nuevo estudio reunió datos de estudios genómicos sobre el cáncer de próstata de todo el mundo, incluyendo a Estados Unidos, Ghana, Japón, Suecia y Reino Unido.

El estudio, que se describe como el análisis del cáncer de próstata con la mayor diversidad genética jamás realizado, incluyó a hombres de ascendencia africana, asiática, hispana y europea.

Los investigadores compararon los datos genómicos de más de 107,000 hombres con cáncer de próstata con un grupo de control de 127,000 hombres sin cáncer de próstata.

Usaron un modelo para evaluar el riesgo basándose en la interacción de factores de riesgo genéticos, y encontraron que los hombres de ascendencia africana heredan el doble del riesgo de cáncer de próstata, en promedio, que los hombres de ascendencia europea. Los hombres de ascendencia asiática heredan más o menos tres cuartas partes del el riesgo que los hombres blancos.

Esta es una evidencia de que la genética podría tener cierto papel en las diferencias en la frecuencia del cáncer de próstata entre los distintos grupos raciales, apuntaron los autores del estudio.

Aunque los genes parecen ser responsables del riesgo más elevado en los hombres de ascendencia africana, no hay evidencias de que los genes hagan que la enfermedad sea más agresiva, apuntó Haiman. Sin embargo, los hombres negros son más propensos a tener una forma agresiva y a fallecer por el cáncer de próstata, añadió.

"Todavía no hemos encontrado que los marcadores genéticos que estamos identificando en el genoma tengan más probabilidades de predecir el riesgo de un hombre de desarrollar una enfermedad agresiva", dijo Haiman. "Creo que hay evidencias sustanciales y un respaldo firme de que en realidad se debe a otros factores, por ejemplo el acceso a la atención, al tratamiento y a una detección más temprana. Creo que esos factores tienen un impacto mucho mayor".

El estudio identificó a 86 variantes genéticas que antes no se conocían que aumentan el riesgo de cáncer de próstata. Ahora, el número de variaciones conocidas es de 269.

El objetivo a largo plazo es desarrollar una puntuación del riesgo que se pueda utilizar para medir el riesgo de cáncer de próstata de un hombre, de forma que la enfermedad se pueda identificar en un momento temprano, cuando es más tratable. Haiman apuntó que todavía hay espacio para mejoras en el aumento de la predicción del riesgo, sobre todo en los hombres de ascendencia africana.

Los hallazgos aparecen en la edición del 4 de enero de la revista Nature Genetics. La próxima fase de la investigación es integrar la nueva información en un estudio clínico a mayor escala, planteó Haiman.

El cáncer de próstata afecta a una glándula que se encuentra debajo de la vejiga de un hombre, y que produce el fluido del semen, según el Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. Como todos los cánceres, sucede cuando las células crecen sin control.

El Dr. William Cance, director médico y científico de la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society), se alegró de los hallazgos.

"Es bueno obtener datos sobre factores de riesgo adicionales del cáncer de próstata. Necesitamos una idea más refinada sobre quién tiene un riesgo mucho más alto, y enfocar nuestros esfuerzos de detección en ellos", dijo. "Esto es bueno. Es un paso adelante en la estratificación del riesgo".

Los hallazgos también resaltan unas disparidades clave, según Cance.

"Sabemos que hay una disparidad en el cáncer de próstata y en los resultados", comentó, y anotó que los afroamericanos se enfrentan tanto a riesgos genéticos como a disparidades en la atención del cáncer.

Afirmó que es emocionante observar datos genéticos y otras pruebas, incluyendo los que podrían al final utilizarse para unos diagnósticos del cáncer basados en la sangre.

"Esa será la parte emocionante de la evolución de la detección temprana, darnos cuenta de que hay diferencias que, con algo de suerte, podemos predecir", añadió Cance. "Y a medida que las pruebas de sangre para el cáncer evolucionen, queremos que el diagnóstico sea cada vez más temprano, hasta que podamos predecirlo".

Más información

El Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. tiene más información sobre el cáncer de próstata.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Christopher Haiman, ScD, professor, preventive medicine, Keck School of Medicine, University of Southern California, and director, U.S. Center for Genetic Epidemiology, USC Norris Comprehensive Cancer Center, Los Angeles; William Cance, MD, chief medical and scientific officer, American Cancer Society; Nature Genetics, Jan. 4, 2021

Comparte tu opinión