Una variante de COVID que se propaga más rápido se expande por Estados Unidos

VIERNES, 2 de abril de 2021 (HealthDay News) -- Una variante de COVID-19 que se propaga más rápido, que se detectó inicialmente en Reino Unido, está en camino de convertirse en la forma dominante del virus en Estados Unidos.

Un nuevo estudio encontró que la variante B.1.1.7 se está detectando en una proporción creciente de las muestras del SARS-CoV-2, y que es de un 40 a un 50 por ciento más transmisible que las versiones del virus que eran antes las dominantes.

Una variante de COVID que se propaga más rápido se expande por Estados Unidos

En conjunto con investigaciones anteriores que muestran que la variante B.1.1.7 podría ser alrededor de un 50 por ciento más letal, los nuevos hallazgos sugieren que Estados Unidos podría tener más casos y muertes por la COVID-19 de lo que se había previsto, según los autores del estudio, que se publicó el 31 de marzo en la revista Cell.

"La B.1.1.7 se convirtió con rapidez en la variante de SARS-CoV-2 dominante en Reino Unido y en otros países tras su aparición el año pasado, y ahora EE. UU. presenta una trayectoria similar", advirtió el autor cosénior del estudio, Kristian Andersen, director de Genómica de las Enfermedades Infecciosas del Instituto de Investigación Traslacional Scripps en La Jolla, California.

"Necesitamos tomar medidas inmediatas y decisivas para minimizar la morbilidad y la mortalidad por la COVID-19", añadió Andersen en un comunicado de prensa del Scripps.

"La B.1.1.7 tiene una tasa de duplicación de poco más de una semana, y un aumento de un 40 a un 50 por ciento en la tasa de transmisión, lo que quiere decir que podría tener un impacto significativo en la salud pública", comentó el autor cosénior del estudio, William Lee, vicepresidente de ciencia de Helix, que provee pruebas de PCR de la COVID-19 a organizaciones por todo Estados Unidos.

"Es esencial que sigamos monitorizando la propagación de esta y otras variantes emergentes, pero nuestro nivel actual de vigilancia es inadecuado y se queda por detrás respecto al de otros países", lamentó Lee en el comunicado. "Necesitamos un programa de vigilancia nacional más amplio de la genómica del SARS-CoV-2 para resolverlo".

Todavía no hay evidencias de que la variante B.1.1.7 sea resistente a las vacunas contra la COVID-19, pero las autoridades de salud pública temen que su tasa más alta de propagación empeore de forma significativa a la pandemia antes de que las vacunas puedan frenarla.

La variante B.1.1.7 surgió el año pasado en el sur de Inglaterra, y desde entonces se ha convertido en la variante dominante en ese país. La primera evidencia de la variante en Estados Unidos se confirmó en California en diciembre.

Los investigadores encontraron que la variante B.1.1.7 había sido introducida en Estados Unidos múltiples veces desde al menos noviembre de 2020, sobre todo en California, y en periodos en que hubo un aumento en los viajes, lo que incluye a la semana de Acción de Gracias.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre las variantes de la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Scripps Research Institute, news release, March 31, 2021

Comparte tu opinión