Este contenido ha sido archivado y puede no estar actualizado

Una revisión global encuentra que la vacunación reduce a la mitad las probabilidades de COVID prolongada

JUEVES, 23 de marzo de 2023 (HealthDay News) -- Una revisión de estudios de todo el mundo encuentra que vacunarse reduce el riesgo de COVID-19 prolongada a la mitad.

En la revisión, un equipo liderado por investigadores de la Universidad de East Anglia, en Reino Unido, observó los datos de 41 estudios en que participaron más de 860,000 pacientes, para medir los factores de riesgo de una variedad de síntomas que pueden persistir tras una infección con la COVID.

Una revisión global encuentra que la vacunación reduce a la mitad las probabilidades de COVID prolongada

Varios grupos eran más propensos a experimentar la COVID prolongada, entre ellos las mujeres, las personas con sobrepeso o mayores de 40 años, y las que tienen ansiedad, depresión y afecciones preexistentes como el asma, la EPOC, la diabetes tipo 2, la enfermedad de la arteria coronaria o unos sistemas inmunitarios suprimidos.

Los pacientes hospitalizados por la COVID también son más propensos a experimentar una COVID prolongada.

"Al contrario, fue tranquilizador ver que las personas que se habían vacunado tenían un riesgo significativamente más bajo (casi la mitad del riesgo) de desarrollar COVID prolongada, en comparación con los participantes sin vacunar", comentó el investigador, el Dr. Vassilios Vassiliou, profesor clínico de medicina cardiaca de la Facultad de Medicina Norwich de la universidad.

"Estos hallazgos son importantes, porque nos permiten comprender mejor quién podría desarrollar una COVID prolongada, y también propugnar el beneficio de la vacunación", aseguró en un comunicado de prensa de la universidad.

La COVID prolongada afecta a alrededor de 2 millones de personas en Reino Unido. La Oficina de Responsabilidad Gubernamental de EE. UU. estima que hasta 23 millones de estadounidenses han sido afectados por la COVID prolongada.

Entre los síntomas, que persisten durante más de 12 semanas tras la infección, se incluyen falta de aliento, tos, palpitaciones cardiacas, dolor de cabeza, fatiga intensa, dolor u opresión en el pecho, lagunas mentales, insomnio, mareo, dolor en las articulaciones, depresión y ansiedad, tinnitus, pérdida del apetito, y cambios en el senito del olfato o el gusto.

"Nuestros hallazgos ayudan a definir las características demográficas completas y los factores de riesgo de desarrollar la COVID prolongada", afirmó la coautora, la Dra. Eleana Ntatsaki, del Colegio Universitario de Londres y el Hospital de Ipswich en Reino Unido. Señaló que, ahora, los médicos pueden comprender, planificar y atender mejor a esta población.

"Además, podemos tener una mejor estrategia para optimizar cualquier factor de riesgo modificable, mediante campañas de promoción de la salud pública, al fomentar la cesación del tabaquismo, la vacunación y una gestión saludable del peso en la población objetivo", añadió Ntatsaki en el comunicado.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre la COVID prolongada.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: University of East Anglia, news release, March 23, 2023

Comparte tu opinión