Una mayor cantidad de sofocos podría significar unas mayores probabilidades de problemas del corazón

Una mayor cantidad de sofocos podría significar unas mayores probabilidades de problemas del corazón

MARTES, 24 de septiembre de 2019 (HealthDay News) -- Mujeres, si los sofocos frecuentes las incomodan, quizá sean más que una mera molestia.

Una nueva investigación ofrece evidencias de que los sofocos frecuentes o persistentes se vinculan con unas mayores probabilidades de ataque cardiaco y accidente cerebrovascular (ACV). El hallazgo se origina en un estudio de 20 años de unas 3,300 mujeres durante la menopausia.

De esas mujeres, 231 sufrieron un ataque cardiaco, ACV o insuficiencia cardiaca.

Las mujeres que tenían sofocos frecuentes presentaron el doble de riesgo de problemas del corazón a lo largo del estudio, encontraron los investigadores. Y las que tenían sofocos persistentes tuvieron un riesgo un 80 por ciento más alto a lo largo de 20 años.

"Cosas como la hipertensión, la diabetes, la obesidad, el ejercicio o el tabaquismo, que son los sospechosos habituales, no explicaron los [eventos cardiacos]", señaló la autora principal, Rebecca Thurston, directora del Programa de Salud Conductual de las Mujeres de la Universidad de Pittsburgh.

Pero queda mucho por averiguar, dijo Thurston.

Lo siguiente es comprender el mecanismo que vincula a los sofocos con el riesgo de enfermedad cardiaca. Los investigadores también desean averiguar si tratar los sofocos tiene algún impacto en la salud del corazón de las mujeres a medida que envejecen.

Las enfermedades cardiacas son la causa principal de muerte de las mujeres estadounidenses, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Alrededor de un 75 por ciento de las mujeres reportan que experimentan sofocos (un calor intenso y sudoración) a medida que la frecuencia de sus periodos mensuales se reduce, y al final se detienen, según la Sociedad Norteamericana de la Menopausia (North American Menopause Society).

"No sabemos la causa exacta de los sofocos, pero se relaciona con una parte del cerebro que regula la temperatura", comentó la Dra. Stephanie Faubion, directora médica de la sociedad. "El rango de las temperaturas a las que las mujeres se sienten cómodas se reduce, en comparación con lo que era antes del inicio de los sofocos. Imagínese un termostato dañado".

No todas las mujeres que experimenten sofocos desarrollarán una enfermedad cardiaca, y los sofocos no son una causa de la enfermedad cardiaca, anotaron los expertos.

Pero las mujeres menopáusicas siguen teniendo un riesgo más elevado de otras enfermedades crónicas prevenibles, como la diabetes y la hipertensión.

"Las mujeres deben comprender su riesgo individual y conocer sus niveles [de presión arterial, colesterol, glucosa] y tomar medidas para mantener su salud", señaló Faubion.

Esto incluye recibir pruebas de detección adecuadas del cáncer de mama, de colon y del cuello uterino, y un escáner de la densidad ósea. Faubion también recomienda el ejercicio regular, una dieta saludable, mantener un peso adecuado, dormir lo suficiente, no fumar y prestar atención a una buena salud mental.

Thurston ofreció una receta similar. "Es demasiado común que las mujeres no prioricen su salud frente a las necesidades de los demás, por ejemplo sus hijos u otros familiares", lamentó. "Ahora es el momento de priorizar la propia salud".

El estudio se presentó el martes en una reunión de la Sociedad Norteamericana de la Menopausia, en Chicago. Las investigaciones presentadas en reuniones por lo general se consideran preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Más información

Los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. ofrecen una guía para controlar los sofocos.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión