Una caminata corta a paso vivo cada día podría reducir las probabilidades de muerte precoz

MIÉRCOLES, 1 de marzo de 2023 (HealthDay News) -- Una caminata de 11 minutos al día puede ayudarle a vivir más tiempo, informa un nuevo estudio de la Universidad de Cambridge.

Los investigadores encontraron que 75 minutos por semana (11 minutos al día) de actividad física de intensidad moderada es suficiente para reducir el riesgo de una persona de enfermedad cardiaca, accidente cerebrovascular (ACV) y cáncer.

Una caminata corta a paso vivo cada día podría reducir las probabilidades de muerte precoz

Los investigadores estimaron que 1 de cada 10 muertes precoces se podrían prevenir si todo el mundo hiciera esa cantidad de ejercicio, que es la mitad del nivel recomendado por las directrices estadounidenses y británicas.

"Si usted es alguien a quien la idea de 150 minutos de actividad física de intensidad moderada por semana le resulta un poco desmoralizante, nuestros hallazgos deberían ser una buena noticia", planteó en un comunicado de prensa de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, el coinvestigador, el Dr. Soren Brage, del Consejo de Investigación Médica de la universidad.

"Hacer algo de actividad física es mejor que no hacer nada", añadió. "También es un buen punto de inicio: si encuentra que puede hacer 75 minutos por semana, entonces podría intentar aumentarlo de forma gradual hasta la cantidad total recomendada".

Las enfermedades cardiovasculares (la enfermedad cardiaca y el ACV) fueron las principales causas de muerte en todo el mundo, y fueron responsables de casi 18 millones de muertes, en 2019. Los cánceres fueron responsables de 9.6 millones de muertes en 2017.

Para examinar qué cantidad de ejercicio podría reducir estas cifras, los investigadores reunieron y analizaron los datos de 94 estudios de gran tamaño en que participaron más de 30 millones de personas.

Los hallazgos mostraron que 2 de cada 3 personas no hacen los 150 minutos de ejercicio de intensidad moderada por semana que se recomiendan, y menos de 1 de cada 10 hacían más de 300 minutos de actividad por semana.

En términos más amplios, los investigadores concluyeron que hacer más de 150 minutos de ejercicio por semana produce unos beneficios marginales en términos de una reducción de las enfermedades o la muerte.

Pero incluso la mitad de esta cantidad ofrecía unos beneficios significativos, reportó el equipo.

Por ejemplo, 75 minutos por semana de ejercicio de intensidad moderada reducían el riesgo de muerte precoz en un 23 por ciento. También eran suficientes para reducir el riesgo de enfermedad cardiaca y ACV en casi un 17 por ciento, y de cáncer en un 7 por ciento.

En algunos tipos específicos de cáncer, la reducción en el riesgo fue incluso mayor. Hacer esa cantidad de ejercicio reducía el riesgo de cáncer de cabeza y cuello, de leucemia mieloide, de mieloma y de cáncer de cardias gástrico en entre un 14 y un 26 por ciento.

Los investigadores calcularon que si las personas hicieran los 150 minutos de ejercicio por semana que se recomiendan, se podrían prevenir alrededor de un 16 por ciento de las muertes tempranas. Además, se prevendrían un 11 por ciento de los casos de enfermedad cardiovascular y un 5 por ciento de los casos de cáncer.

Pero si las personas hicieran al menos 75 minutos de actividad física de intensidad moderada por semana, se podrían prevenir alrededor de un 10 por ciento de las muertes precoces. Y se prevendrían un 5 por ciento de los casos de enfermedad cardiovascular y un 3 por ciento de los casos de cáncer.

El ejercicio de intensidad moderada tampoco requiere que la persona quede extenuada, anotaron los investigadores. Aumenta la frecuencia cardiaca y hace que respire con mayor rapidez, pero todavía podría hablar durante la actividad.

Otros ejemplos incluyen bailar, andar en bicicleta, jugar tenis y hacer senderismo.

"La actividad moderada no tiene que implicar lo que consideramos ejercicio, por ejemplo el deporte o correr", explicó el coinvestigador, el Dr. Leandro García, de la Universidad de la Reina de Belfast.

"A veces, reemplazar algunos hábitos es todo lo que se necesita", añadió García. "Por ejemplo, intente caminar o ir en bicicleta al trabajo o lugar de estudio, en lugar de usar el coche, o juegue activamente con sus hijos o nietos. Realizar actividades de las que disfrute y que sean fáciles de incluir en su rutina diaria es una forma excelente de volverse más activo".

Los hallazgos se publicaron en la edición del 28 de febrero de la revista British Journal of Sports Medicine.

Más información

Los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. ofrecen más información sobre la actividad física de intensidad moderada.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTE: University of Cambridge, news release, Feb. 28, 2023

Comparte tu opinión