Un nuevo tratamiento mejora mucho la supervivencia de los niños con un agresivo tumor cerebral

VIERNES, 10 de diciembre de 2021 (HealthDay News) -- Los niños con un neuroblastoma, un cáncer raro, con frecuencia sucumben a la enfermedad, a pesar del tratamiento agresivo. Pero los investigadores han encontrado que añadir de inmediato un anticuerpo experimental a este tratamiento podría mejorar el pronóstico.

De los 64 niños tratados con el anticuerpo en un ensayo clínico, un 74 por ciento seguían con vida y libres de recurrencia tres años más tarde. Esto es en comparación con unas tasas históricas de más o menos un 50 por ciento con el tratamiento convencional solo.

Un nuevo tratamiento mejora mucho la supervivencia de los niños con un agresivo tumor cerebral

El anticuerpo, conocido como hu14.18K322A, sigue siento experimental, y todavía no está disponible como tratamiento, aclaró el Dr. Wayne Furman, investigador principal del ensayo.

El Children's Oncology Group (COG), un grupo de ensayos clínicos financiados por el gobierno, está planificando un estudio de mayor tamaño para evaluar la táctica de la terapia temprana con anticuerpos, ya sea el hu14.18K322A u otro fármaco, señaló Furman.

Un neuroblastoma es un cáncer que comienza en las células nerviosas inmaduras, y afecta sobre todo a los bebés y a los niños menores de 5 años. Cada año, unos 800 niños de Estados Unidos son diagnosticados con la enfermedad, según la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society).

Alrededor de la mitad reciben el diagnóstico después de que el cáncer se propaga, y se consideran de "alto riesgo".

En ese momento, se necesita un tratamiento agresivo. El régimen típico comienza con una quimioterapia de dosis alta, seguida de cirugía para extirpar cualquier tumor visible que quede. Luego se administra quimioterapia adicional, seguida por un trasplante de células madre para reconstruir el sistema inmunitario, y después radiación.

En los últimos años, los médicos han añadido otra arma al final de este régimen: el anticuerpo monoclonal dinutuximab. El medicamento se vincula a la GD2, una proteína en la superficie de muchas células del neuroblastoma. Se administra junto con ciertas proteínas del sistema inmunitario, con la esperanza de mejorar la respuesta inmunitaria de un niño a las células cancerosas que han sobrevivido al ataque del tratamiento.

El dinutuximab ha significado una diferencia: un ensayo encontró que, tras dos años, un 66 por ciento de los niños que reciben el fármaco estaban libres de recurrencia, en comparación con un 46 por ciento de los que recibieron solo el tratamiento estándar.

Pero el dinutuximab se ha administrado al final del tratamiento, dijo Furman, oncólogo del Hospital de Investigación Pediátrica St. Jude, en Memphis, Tennessee.

Esto se basó en la creencia de que administrarlo temprano, durante la quimioterapia de alta dosis inicial, anularía su efectividad, porque la quimioterapia suprime al sistema inmunitario.

"Pero hemos aprendido cada vez más sobre el sistema inmunitario", dijo Furman.

Unos estudios con adultos que tenían ciertos tipos de cáncer, por ejemplo, encontraron que combinar la terapia con anticuerpos con quimioterapia (un concepto llamado quimioinmunoterapia) mejoró las respuestas de los pacientes. Y un ensayo inicial reciente del Children's Oncology Group encontró que añadir el dinutuximab a la quimioterapia mostraba una "actividad antitumoral significativa" en los niños cuyo neuroblastoma había recurrido.

El equipo de Furman razonó que administrar de inmediato un anticuerpo contra la GD2, en lugar de esperar, podría tener el mismo resultado en los niños recién diagnosticados con un neuroblastoma de alto riesgo.

Pero en lugar del dinutuximab utilizaron el anticuerpo experimental desarrollado en el St. Jude. También se dirige a la GD2, pero se diseñó para limitar el efecto secundario principal del dinutuximab: el dolor.

Los niños en el ensayo recibieron seis rondas de quimioterapia, junto con infusiones de la terapia de anticuerpos. Entonces pasaron a los otros tratamientos estándar, entre ellos infusiones de anticuerpos adicionales.

Aunque el anticuerpo experimental se diseñó para provocar menos dolor, los niños siguieron necesitando infusiones de analgésicos opioides durante el tratamiento. El dolor fue el efecto secundario más común vinculado con el anticuerpo, y se reportó en un 10 por ciento de los ciclos de tratamiento.

Tras tres años, un 86 por ciento de los niños seguían con vida, y un 74 por ciento estaban libres de recurrencias.

Furman dijo que en 30 años de tratar a niños con neuroblastoma de alto riesgo, estos son los mejores resultados que ha visto.

No está claro si todos estos niños libres de recurrencia están curados, ya que es posible que el tratamiento retrase las recurrencias en algunos, según Furman. Por supuesto, la esperanza es que los resultados se sostengan.

"Este es un estudio muy importante y provocador, que amplía unos avances recientes con la quimioinmunoterapia para los niños con recaídas del neuroblastoma en el Children's Oncology Group", apuntó el Dr. John Maris, presidente de investigación sobre el neuroblastoma del Hospital Pediátrico de Filadelfia.

Como Furman, apuntó que el ensayo del COG evaluará el método en niños recién diagnosticados.

"Si se confirma, la quimioinmunoterapia se convertiría en la terapia estándar, y con algo de suerte, mejoraría las probabilidades de una cura del neuroblastoma de alto riesgo", indicó Maris, que no participó en la investigación.

Furman apuntó que los niños en su estudio recibieron el anticuerpo experimental a una dosis que era más de dos veces más alta que la dosis máxima aprobada del dinutuximab. Comentó que no está claro si los resultados de los niños se relacionan con la dosis más alta, o a que el hu14.18K322A es "un mejor anticuerpo".

El estudio, que se publicó en la edición del 6 de diciembre de la revista Journal of Clinical Oncology, fue financiado por subvenciones federales y de fundaciones. Actualmente, el anticuerpo experimental es propiedad de EMD Serono, una división de la farmacéutica Merck.

Más información

La Sociedad Americana Contra El Cáncer ofrece un resumen sobre el neuroblastoma.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Wayne Furman, MD, oncologist, St. Jude Children's Research Hospital, Memphis, Tenn.; John Maris, MD, pediatric oncologist and chairman, neuroblastoma research, Children's Hospital of Philadelphia; Journal of Clinical Oncology, online, Dec. 6, 2021

Comparte tu opinión