Colchicilina, para la gota y ahora para el corazón

Colchicilina, para la gota  y ahora para el corazón
Los científicos hallaron un nuevo y prometedor beneficio de la colchicina, un derivado de la planta cólquico de otoño, que se usa actualmente para la gota | Foto: ISTOCK

Un medicamento barato y genérico,  que ha existido durante siglos como tratamiento para la gota también podría proteger a los supervivientes de ataques cardiacos, según se demuestran los resiltados  una nueva investigación.

El fármaco, la colchicina, se deriva de una planta llamada cólquico de otoño, explicaron los investigadores el sábado en la reunión anual de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association), en Filadelfia.

En el nuevo ensayo, la colchicina redujo en hasta un 34 por ciento el riesgo combinado de un superviviente a un ataque cardiaco de morir de enfermedad cardiaca o sufrir un paro cardiaco, un ataque cardiaco, un accidente cerebrovascular (ACV) o una angioplastia.

Los expertos describieron al estudio como un esfuerzo "trascendental".

¿Qué es el Cólquico?

El cólquico es una planta. Las semillas, el bulbo y las flores se utilizan con fines medicinales.

A pesar de que hay serias preocupaciones sobre su seguridad, el cólquico se utiliza para la artritis, la gota y para una enfermedad hereditaria llamada fiebre mediterránea familiar.

Las semillas de cólquico contienen colchicina. Este es el mismo ingrediente activo utilizado en un medicamento de venta con receta médica que se usa para la gota y la fiebre del mediterráneo. La colchicina actúa reduciendo las sustancias químicas que causan la inflamación de las articulaciones (inflamación) en las personas con estas enfermedades.

Reducir la inflamación

Los resultados anunciados durante la reunión anual de la AHA confirman que la gestión de la inflamación reduce el riesgo cardiovascular. La colchicina es un medicamento genérico ampliamente disponible y relativamente seguro, dijo el Dr. Aruna Pradhan, médico de medicina preventiva del Hospital Brigham and Women's, en Boston.

Ahora la colchicina se usa para tratar la gota y la pericarditis (una inflamación del revestimiento del corazón), dos afecciones provocadas por la inflamación, señaló el investigador principal, el Dr. Jean-Claude Tardif, director de investigación del Instituto Cardiaco de Montreal.

"Se administran unas cuantas tabletas de colchicina y el dolor, el calor, el enrojecimiento, toda señal de inflamación desaparecen", apuntó Tardif.

La colchicina entonces podría reducir el riesgo de problemas cardiacos futuros al reducir la inflamación en los pacientes de ataque cardiaco.

¿Cómo se hizo el ensayo?

En el estudio participaron más de 4,700 pacientes cardiacos; a más o menos la mitad les dieron colchicina en dosis baja por vía oral, y los demás recibieron un placebo. Casi todos los pacientes también recibieron el régimen farmacológico que se receta normalmente a los supervivientes a un ataque cardiaco: aspirina, anticoagulantes, estatinas y/o bloqueadores beta.

Tres años más tarde, los resultados mostraron que a las personas que tomaban colchicina les fue significativamente mejor que a las que tomaban el placebo.

Además de una reducción del 34 por ciento en todos los eventos cardiacos adversos, el ensayo también encontró que los pacientes que tomaban colchicina tenían una reducción del 74 por ciento en el riesgo de ACV, y una reducción del 50 por ciento en las probabilidades de tener que apresurarse al hospital para una angioplastia/stent tras sufrir dolor de pecho.

El medicamento también parece ser seguro. El efecto secundario más preocupante parece ser un aumento en el riesgo de neumonía, que afectó a alrededor de un 1 por ciento de los pacientes que tomaron colchicina. Pradhan indicó que el riesgo de neumonía podría ser afectado por el efecto del fármaco en la inflamación.

Tardif dijo que su equipo de investigación está realizando un segundo ensayo que se enfoca en el riesgo cardiaco en los pacientes con diabetes tipo 2.

Basándose en estos hallazgos, los cardiólogos deberían pensar cuidadosamente en añadir la colchicina al coctel farmacológico que se receta a los pacientes con un ataque cardiaco, planteó el Dr. Donald Lloyd-Jones, presidente de medicina preventiva en la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad del Noroeste.

"Cuando se tiene un fármaco que es seguro y fácil de obtener, no hacerlo resultará difícil", aseguró Lloyd-Jones.

El ensayo fue financiado por el gobierno provincial de Quebec, y no recibió fondos de compañías farmacéuticas. Pero el nuevo potencial de la colchicina parece estar afectando a su precio, aunque es un medicamento genérico, añadió Lloyd-Jones.

Los resultados también se publicaron el sábado en la revista New England Journal of Medicine.

Comparte tu opinión