Un implante que enfría los nervios podría aliviar el dolor, sin opioides

VIERNES, 1 de julio de 2022 (HealthDay News) -- Unos científicos desarrollaron un minúsculo implante diseñado para aliviar el dolor postquirúrgico y luego disolverse una vez ha cumplido su función, lo que apunta a una alternativa futura para los analgésicos opioides.

Hasta ahora, la investigación se ha limitado a animales de laboratorio, y tardará varios años antes de que la tecnología pueda estar lista para evaluarse en humanos.

Un implante que enfría los nervios podría aliviar el dolor, sin opioides

Pero la esperanza es tener en algún momento una alternativa para gestionar el dolor postoperatorio que se base en la ingeniería, en lugar de los medicamentos, planteó el investigador, John Rogers, profesor de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad del Noroeste, en Chicago.

El implante está fabricado con materiales suaves e hidrosolubles, que forman un manguito que se puede envolver alrededor de un nervio periférico, del tipo que envía señales del cuerpo a la médula espinal y el cerebro. El dispositivo administra un enfriamiento selectivo al nervio, lo que inhibe la llegada de las señales del dolor al cerebro.

Y una vez ya no se necesita, el implante se disuelve en los fluidos corporales.

Según Rogers, el implante tiene el potencial de ofrecer alivio del dolor tras muchos tipos de cirugía, y reducir, o incluso eliminar, la necesidad de analgésicos como los opioides.

"Esperamos que pueda reemplazar a los opioides del todo", planteó Rogers, y añadió que todavía falta mucho trabajo antes de que pueda haber algún uso en el mundo real.

"Estamos hablando de una nueva tecnología bastante radical", aseguró.

El implante (que se describió en la edición del 1 de julio de la revista Science, que lo publicó junto con un editorial) enfría los nervios a través del conocido concepto de la evaporación. Contiene un refrigerante líquido al que se induce para que se evapore en ciertos puntos específicos de un nervio periférico, de una forma similar a la que el cuerpo se enfría mediante la sudoración.

Ese enfriamiento permite ralentizar, y al final frenar, las señales de dolor que se desplazan a lo largo del nervio.

En estudios de laboratorio con ratas, Rogers y sus colegas usaron el dispositivo para enfriar unos nervios periféricos precisos a los que se dirigieron, y desactivar las señales del dolor "a voluntad".

El implante en sí es minúsculo, de menos de 5 milímetros en su punto más ancho, según Rogers. Un extremo se riza y se convierte en un manguito que rodea a un solo nervio. Dentro hay dos tubos de "microfluídicos". Uno contiene perfluoropentano, un líquido refrigerante que ya se usa en la medicina, por ejemplo en los contrastes para los ultrasonidos. El otro tubo contiene nitrógeno seco.

Cuando el gas y el refrigerante se mezclan en un compartimiento compartido, el líquido se evapora y crea el efecto de enfriamiento. Al mismo tiempo, dijo Rogers, un sensor electrónico del implante monitoriza a la temperatura del nervio, para garantizar que no se enfríe demasiado.

El sistema implica "hardware externo", apuntó Rogers. El dispositivo implantado se conecta a una bomba fuera del cuerpo (similar a una línea intravenosa, aclaró), que permite al usuario activar el implante, y entonces aumentar o reducir la intensidad.

"El implante no es autocontenido ni se controla de forma inalámbrica", indicó Rogers. Pero añadió que la esperanza es refinar la tecnología para que pueda serlo, y que el usuario controle el enfriamiento mediante un dispositivo usado en la muñeca.

Primero hay preguntas más inmediatas que responder. Rogers comentó que su equipo observará si hay "consecuencias biológicas" de un enfriamiento prolongado de los nervios periféricos.

Un experto en medicina del dolor que no participó en el estudio afirmó que el trabajo es "fascinante".

A diferencia de la brotación que ocurre cuando un nervio se calienta, el enfriamiento permite a los nervios permanecer intactos, señaló el Dr. David Dickerson, presidente del Comité de Medicina del Dolor de la Sociedad Americana de Anestesiólogos (American Society of Anesthesiologists).

Se mostró con que es necesario evaluar los efectos del enfriamiento a largo plazo.

"Debemos asegurarnos de que no se introduzcan cambios patológicos, de que no haya una nueva disfunción nerviosa", enfatizó Dickerson.

Si la tecnología da resultado en los humanos, dijo que podría imaginarse que la tecnología se use para las cirugías que tienden a provocar un dolor posterior más intenso o duradero.

Dickerson anotó que, en el mundo real, la rentabilidad es una consideración clave: las aseguradoras deben estar dispuestas a pagar una tecnología compleja en lugar de los analgésicos estándar.

Dickerson dijo que los médicos e investigadores ya buscan nuevas formas de controlar el dolor y reducir el uso de opioides tras la cirugía. Apuntó al ejemplo de la estimulación de los nervios periféricos, en que un minúsculo cable aislado se coloca a lo largo del nervio periférico y se conecta con un generador que funciona con pilas que envía leves pulsos eléctricos al nervio.

Un estudio de 2021 encontró que el método reducía el dolor postquirúrgico de los pacientes en la primera semana, y que reducía de forma sustancial su necesidad de opioides.

Con el implante de enfriamiento, una ventaja sería su capacidad de desaparecer. Todos los materiales, aseguró Rogers, se disuelven de forma segura en los fluidos corporales, lo que elimina la necesidad de extirpación quirúrgica.

Rogers y sus colegas ya han reportado sobre un marcapasos disoluble que están desarrollando, para los casos en que los pacientes necesiten un marcapasos de manera temporal, por ejemplo tras un procedimiento cardiaco. La tecnología (un parche delgado y blando que se adhiere a la superficie del corazón) es del todo inalámbrica.

Más información

La Sociedad Americana de Anestesiólogos ofrece más información sobre la gestión del dolor.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: John Rogers, PhD, professor, biomedical engineering and neurological surgery, and materials science and engineering, Northwestern University Feinberg School of Medicine and McCormick School of Engineering, Chicago; David Dickerson, MD, chairman, Committee on Pain Medicine, American Society of Anesthesiologists, Schaumburg, Ill.; Science, July 1, 2022

Comparte tu opinión