Un horario laboral prolongado aumentaría el riesgo de ACV

Un horario laboral prolongado aumentaría el riesgo de ACV
| Foto: ISTOCK

Ser el primero que llega a la oficina y el último en salir tal vez resulte en un ascenso, pero una nueva investigación advierte que trabajar muchas horas quizá no sea demasiado bueno para el corazón.

Además, mientras más joven eres cuando lo haces, mayor es su riesgo de un accidente cerebrovascular (ACV), señalaron unos investigadores franceses.

Los hallazgos provienen de una revisión de los hábitos laborales y la salud cardiaca que reportaron unos 144,000 hombres y mujeres franceses entre los 18 y los 69 años.

Los que tenían un horario laboral prolongado presentaban un aumento del 29% en el riesgo de ACV, y los que trabajaron con un horario laboral prolongado durante el menos 10 años tenían un riesgo de ACV un 45% más alto, encontró el análisis. Para fines del estudio, un "horario laboral prolongado" significaba trabajar más de 10 horas al día durante al menos 50 días de cada año.

"Estudios anteriores en Corea del Sur, EE. UU. y Europa han planteado este tema", aseguró el autor del estudio, el Dr. Alexis Descatha. "Pero por primera vez teníamos datos que mostraran una asociación con la duración, [es decir] 10 o más años".

Descatha es especialista en medicina de emergencias en el Hospital de París, en Versalles, además de profesor de salud ocupacional en el Instituto Nacional Francés de Investigación en Salud y Médica (Inserm).

Descatha y sus colaboradores describen sus hallazgos en la edición de julio de la revista Stroke.

Los investigadores se enfocaron en los que habían estado en la fuerza laboral durante al menos seis meses. La mayoría eran empleados a tiempo completo.

Además de completar cuestionarios, todos los participantes también se sometieron a entrevistas médicas, durante las cuales los investigadores recolectaron información sobre los antecedentes de ACV, el índice de masa corporal (una medida estándar de sobrepeso/obesidad), el estatus de diabetes e hipertensión, y cualquier antecedente familiar de enfermedad cardiaca.

El equipo encontró que alrededor de un 30% de los participantes franceses dijeron que trabajaban en un horario prolongado, mientras que más o menos un 10% reportaron que habían trabajado en un horario prolongado durante 10 años o más. Después de descartar a los que habían experimentado un ACV antes de asumir una rutina de horario laboral prolongado, se clasificó a alrededor de un 1% de los encuestados como supervivientes a un ACV.

Al final, el equipo encontró una firme asociación entre trabajar en un horario prolongado y el riesgo de ACV, tanto en los hombres como en las mujeres. El vínculo pareció ser más firme en las personas menores de 50 años.

Descatha describió ese último hallazgo como "inesperado", y dijo que se necesita más investigación para comprender por qué los trabajadores más jóvenes son más afectados. Pero sugirió que quizá a una edad más temprana las condiciones de trabajo, los horarios irregulares y el estrés que acompañan a unos horarios laborales prolongados podrían tener un mayor impacto negativo en el corazón que otros factores, como el sobrepeso y la hipertensión, que típicamente afectan a los hombres y a las mujeres a una edad más avanzada.

El Dr. Gregg Fonarow es director del Centro de Cardiomiopatía Ahmanson-UCLA y codirector del programa de cardiología preventiva de la UCLA. Anotó que "se ha pensado en una variedad de mecanismos potenciales para ayudar a explicar este aumento en el riesgo".

"Éstos incluyen que los largos horarios laborales conducen a menos actividad física diaria, a estar sentado durante mucho tiempo, a una mayor exposición al estrés y a perturbaciones en el sueño", dijo Fonarow. "También se ha sugerido que las personas que trabajan en horarios prolongados quizá presten menos atención a su salud cardiovascular, o busquen atención para los síntomas preocupantes con menos frecuencia".

Añadió que los hallazgos sugieren que se necesita prestar más atención a la modificación de los factores de riesgo cardiovasculares de las personas que trabajan en horarios prolongados.

"Es posible trabajar en un horario prolongado y de cualquier forma mantener una presión arterial, peso y niveles de colesterol sanos y hacer un nivel suficiente de actividad física como para reducir de forma sustancial el riesgo de ACV o ataque cardiaco", cree Fonarow.

Más información

La Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) ofrece más información sobre el lugar de trabajo y la salud.

Comparte tu opinión