Un grupo de cirujanos de EE. UU. trabaja para salvar a las víctimas de traumatismos en Ucrania

VIERNES, 1 de abril de 2022 (HealthDay News) -- Las imágenes de ucranianos en camillas siendo sacados de edificios destruidos por las bombas, heridos y sangrando, son desgarradoras, pero un grupo de cirujanos estadounidenses está haciendo su parte para ayudar a los ciudadanos del país, asolado por la guerra, a aprender a frenar las hemorragias potencialmente letales.

Cuando hay lesiones graves, el tiempo es esencial, advierten los expertos del Colegio Americano de Cirujanos (American College of Surgeons, ACS). Pero muchos de los que atienden a los heridos en el lugar mismo no son profesionales de la atención de la salud, y carecen de una formación médica adecuada.

Un grupo de cirujanos de EE. UU. trabaja para salvar a las víctimas de traumatismos en Ucrania

Pero la buena noticia es que casi para cualquiera "es fácil aprender y poner en práctica" estas habilidades, afirmó la Dra. Roxi Horbowyj.

Horbowyj, cirujana de atención crítica con sede en Filadelfia, es una educadora y formadora de una campaña patrocinada por la ACS, llamada STOP THE BLEED.

Horbowyj señaló que el objetivo de la campaña es sencillo: "Ayudar al público de EE. UU., y en realidad al público de todo el mundo, a aprender cómo pueden tener mucho éxito cuando se trata de salvar una vida, al aprender a realizar una compresión, taponar una herida y aplicar un torniquete".

El principio básico, anotó Horbowyj, es que cuando alguien se lesiona "en realidad son las personas que están justo al lado las que tienen la mejor oportunidad de intervenir y salvar una vida".

La campaña ofrece crea de capacitación, en persona o en línea, al ofrecer clases "prácticas" sobre los aspectos básicos de cómo reconocer cuando una situación de sangrado es muy grave, además de cómo controlarla.

El programa comenzó como parte de una "llamada a la acción" lanzada por el gobierno de EE. UU., con el respaldo directo del Departamento de Defensa de EE. UU. La meta era hacer que más estadounidenses contaran con el conocimiento práctico para ayudar a frenar una emergencia de sangrado.

Desde entonces, asegura Horbowyj, el esfuerzo se ha ampliado, y se han lanzado programas en Lituania y Reino Unido.

Pero anotó que la mayor parte del enfoque internacional del programa en realidad se ha centrado en Ucrania.

"Comenzamos a ofrecer cursos en Ucrania en 2014 y 2015", comentó Horbowyj, que reconoció que tiene una conexión personal con ese país, ya que sus dos padres nacieron allí.

"El conflicto de Ucrania en realidad comenzó hace ocho o nueve años", explicó Horbowyj. Esto ocurrió cuando Rusia invadió inicialmente la parte este del país, lo que al final llevó a la anexión de Crimea, que había formado parte de Ucrania.

Esa invasión también arrancó un violento movimiento separatista en el área, lo que aumentó el riesgo de lesiones entre los lugareños atrapados en el fuego cruzado.

Desde entonces, el "programa en Ucrania ha tenido una recepción muy buena", dijo Horbowyj, aunque lo que comenzó como un entrenamiento presencial tuvo que convertirse en un formato en línea debido a la pandemia.

"La COVID y las cuarentenas y los cierres de verdad interrumpieron gran parte de nuestro trabajo allí", apuntó. Pero tras una pausa inicial, el proyecto cambió a un formato remoto por Zoom. Hasta ahora, apuntó Horbowyj, el cambio ha resultado muy exitoso, debido a una entusiasta adopción por parte de los líderes ucranianos.

"Enseñamos habilidades de control del sangrado a funcionarios ucranianos de muy alto nivel, lo que pienso que es un testimonio increíble de lo en serio que se toman el tema", observó Horbowyj.

El programa ha logrado mantener el entrenamiento en una zona de guerra activa.

"Sabemos que el sangrado es el principal motivo de que la gente lesionada muera", aclaró Horbowyj. "Creemos con firmeza que este entrenamiento puede salvar vidas en Ucrania, y por ese motivo lo hacemos".

Elizabeth Shaw, directora de comunicaciones y asuntos públicos del Comité Internacional de la Cruz Roja, concurrió en que el programa podría hacer una inmensa diferencia.

"La situación humanitaria en Ucrania es cada vez más dura y desesperada", lamentó Shaw. "La seguridad, el acceso y la disponibilidad significan que los suministros de sangre no son tan fiables como en los tiempos de paz".

Dado que "desangrarse" es una importante causa de muerte en los traumatismos relacionados con la guerra, "capacitar tanto a los profesionales de la salud como al público general sobre cómo limitar o frenar el sangrado puede no solo salvar una vida, sino también reducir la necesidad de una transfusión de sangre", anotó.

Más información

Aprenda más sobre la importancia de controlar las hemorragias en STOP THE BLEED.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Roxolana Horbowyj, MD, FACS, critical care surgery specialist and trainer, STOP THE BLEED, Philadelphia; Elizabeth Shaw, head, communications and public affairs, International Committee of the Red Cross, Washington, D.C.

Comparte tu opinión