Un estudio encuentra que el oxígeno suplementario durante el parto no ofrece ningún beneficio

Un estudio encuentra que el oxígeno suplementario durante el parto no ofrece ningún beneficio

MARTES, 5 de enero de 2021 (HealthDay News) -- Durante décadas, ha sido habitual que se administre oxígeno a las mujeres durante el parto, pero una nueva revisión de la investigación encuentra poca evidencia de que beneficie a los recién nacidos.

El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists) recomienda que las mujeres reciban oxígeno suplementario cuando la monitorización cardiaca fetal muestre una frecuencia cardiaca anómala. Esto se basa en la posibilidad de que la privación de oxígeno esté provocando el problema.

Pero ha habido pocas evidencias a partir de la investigación de que la táctica ayude en algo. Y la nueva revisión de 16 ensayos clínicos no descubrió ningún beneficio claro para los recién nacidos.

En general, a los bebés nacidos de mujeres que recibieron oxígeno no les fue mejor que a aquellos cuyas madres simplemente respiraron el "aire normal" de la habitación. Su respiración, frecuencia cardiaca, reflejos y tono muscular al nacer fueron similares, y no fueron menos propensos a ser admitidos a la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN), encontró el análisis.

La práctica de administrar oxígeno a las mujeres durante el parto comenzó en los años 60, señaló la Dra. Nandini Raghuraman, investigadora principal del análisis.

Observó que cuenta con una base teórica, pero que hay pocas pruebas científicas de que sea útil.

Sin embargo, la práctica ha persistido. Un estudio estimó que en Estados Unidos dos de cada tres mujeres que dan a luz reciben oxígeno en algún momento.

"Creo que parte de esto se relaciona con el mito general de que mientras más oxígeno, mejor", dijo Raghuraman, profesora asistente de obstetricia y ginecología de la Universidad de Medicina de la Universidad de Washington, en St. Louis.

Pero en algunos contextos médicos aparte del parto, anotó, la investigación ha mostrado que la "oxigenación excesiva" puede resultar nociva (por ejemplo, al producir radicales libres que dañan a las células).

No está claro si un oxígeno suplementario prolongado pudiera plantear algún riesgo durante el parto.

Pero, basándose en los datos existentes, Raghuraman dijo que, en la mayoría de los casos, es probable que el oxígeno no sea efectivo.

Los hallazgos, que se publicaron en la edición en línea del 4 de enero de la revista JAMA Pediatrics, se basan en 16 ensayos clínicos en que las mujeres se asignaron al azar a recibir oxígeno suplementario o a respirar el aire de la habitación. En algunos ensayos participaron mujeres que estaban dando a luz, y otros se enfocaron en mujeres con cesáreas programadas o de emergencia.

Raghuraman dijo que los investigadores agruparon los resultados de los ensayos, dado que un número más alto de pacientes puede permitir unas respuestas más definitivas que un solo estudio de tamaño reducido.

En general, los investigadores no encontraron ninguna evidencia de que el oxígeno suplementario hiciera una diferencia significativa en el suministro de oxígeno a la arteria umbilical. Y no hubo ningún efecto en las probabilidades del recién nacido de ser admitido a la UCIN, o en sus puntuaciones de Apgar (una medida estándar de la respiración, la frecuencia cardiaca y otros indicadores de la salud, que se realiza de inmediato tras el nacimiento).

La Dra. Erika Werner es directora de la división de medicina materna y fetal del Hospital de Mujeres y Bebés de Rhode Island, en Providence.

Dijo que una reducción en la frecuencia cardiaca fetal a veces se relaciona con una falta de oxígeno. Entonces, "hay una plausibilidad biológica de que si se administra más oxígeno a la madre, llegue al feto", planteó Werner.

"El problema es que muchas cosas que tienen una plausibilidad biológica al final en realidad no mejoran los resultados", añadió.

Según Werner, aun así es posible que el método ofrezca cierto beneficio. Estos ensayos no evaluaron unos problemas menos comunes.

"Para determinar si el oxígeno suplementario mejora los resultados raros, como las convulsiones neonatales, se necesitarán unos estudios mucho más grandes", aseguró Werner. "Idealmente, los niños también deberían recibir un seguimiento de varios años para identificar las diferencias en los resultados a largo plazo, como la parálisis cerebral".

Basándose en los estudios hasta ahora, no está claro el motivo de que el oxígeno suplementario no haya beneficiado a los niños recién nacidos. Pero uno de los problemas es que los médicos no comprenden del todo todas las causas de las anomalías en la frecuencia cardiaca fetal, señaló Raghuraman.

Aun así, dijo, hay otras formas de gestionar esos problemas con la frecuencia cardiaca, sin llegar a hacer una cesárea apresurada. Cambiar la postura de la madre y administrar líquidos por vía intravenosa son tácticas comunes.

Raghuraman dijo que en el hospital donde ayuda a niños a nacer, el Hospital Barnes-Jewish, se ha adoptado un método más juicioso para administrar oxígeno suplementario.

Se necesita más información para ver si administrar a las mujeres oxígeno prolongado durante el parto pudiera provocar daños, enfatizó.

Más información

Visite Choosing Wisely, una iniciativa sin fines de lucro, para aprender más sobre la monitorización de la frecuencia cardiaca fetal.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Nandini Raghuraman, MD, MS, assistant professor, obstetrics and gynecology, Washington University School of Medicine, St. Louis; Erika Werner, MD, MS, division director, maternal-fetal medicine, Women & Infants Hospital of Rhode Island, and associate professor, obstetrics and gynecology, Alpert Medical School of Brown University, Providence, R.I.; JAMA Pediatrics, Jan. 4, 2021, online

Comparte tu opinión