Un estudio de EE. UU. encuentra que las tasas de mortalidad locales aumentan junto con las tasas de desalojos

JUEVES, 29 de diciembre de 2022 (HealthDay News) -- Ser desalojado puede tener un impacto significativo en la salud de una persona, según una nueva investigación.

En los condados de EE. UU. donde las tasas de desalojos eran elevadas, las tasas de mortalidad por todas las causas eran más altas, sobre todo si en esas áreas vivía una proporción más alta de residentes negros y mujeres.

Un estudio de EE. UU. encuentra que las tasas de mortalidad locales aumentan junto con las tasas de desalojos

El autor del estudio, el Dr. Andrew Sumarsono, profesor asistente de medicina interna del Centro Médico de la Universidad del Suroeste de Texas, en Dallas, afirmó que este estudio fue el primero que evaluó e identificó un vínculo entre las tasas de desalojos y las de mortalidad en los condados.

"Una vivienda asequible y estable es un problema de salud pública. Si alguien está preocupado sobre dónde va a vivir la próxima semana, cuidar su salud puede fácilmente convertirse en una prioridad más baja", apuntó Sumarsono en un comunicado de prensa del centro. "Las políticas que aumentan la vivienda asequible y protegen de los eventos vitales que conducen a la inestabilidad en la vivienda podrían traducirse en unos mejores resultados de salud".

Para estudiarlo, los investigadores analizaron tanto las tasas de desalojos como las muertes en casi 700 condados de EE. UU., usando datos de 2016.

En los condados en que la proporción de mujeres estaba por encima de la mediana (mediana significa que la mitad tenían menos, y la mitad más), las tasas de mortalidad eran cinco veces más altas que en los condados con una proporción más baja de mujeres.

Aunque las tasas de mortalidad en las áreas con una proporción más alta de residentes negros también fueron más altas, apenas un 2 por ciento de las personas del estudio eran negras, de forma que los hallazgos podrían ser limitados, apuntaron los investigadores. Los datos de los condados cubrían alrededor de una cuarta parte de Estados Unidos.

Siguió habiendo vínculos incluso tras tomar en cuenta la edad, el sexo y la raza, además de factores de la salud como la diabetes, la hipertensión y la enfermedad renal.

Los investigadores aseguraron que esto refuerza la conexión entre la vivienda y la mortalidad.

Ya se había mostrado que las tasas de desalojos conducen al estrés, a una mala salud materna y fetal, y a otros resultados de salud adversos. La inestabilidad de la vivienda se considera como un importante determinante social de la salud.

Las crecientes tasas de desalojos en las últimas dos décadas han afectado de forma particularmente dura a las minorías y las mujeres.

Durante la pandemia de COVID-19, una moratoria federal de los desalojos ayudó a proteger a los inquilinos que perdieron el empleo.

"Mientras las diferencias en la riqueza persisten en EE. UU., la inseguridad de la vivienda seguirá siendo un determinante social crítico de la salud", señaló el Dr. Utibe Essien, un investigador contribuidor, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh. "Nuestros hallazgos muestran la urgencia de desarrollar políticas que fortalezcan el acceso a la vivienda y que reduzcan las prácticas punitivas de desalojo".

Los hallazgos se publicaron en una edición reciente de la revista Journal of General Internal Medicine.

Más información

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. ofrece más información sobre los determinantes sociales de la salud.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: UT Southwestern Medical Center, news release, Dec. 22, 2022

Comparte tu opinión