Un estudio con camisetas muestra la importancia del olor de mamá para vincularse con el bebé

LUNES, 13 de diciembre de 2021 (HealthDay News) -- El sonido de la voz de mamá puede consolar a un bebé irritable mejor que nada, pero ahora una investigación reciente sugiere que el aroma de su madre también calma al bebé.

Estudios anteriores con animales ya han mostrado que el olfato (el olor) "es muy importante, que el olor de la madre es muy esencial para la vinculación", anotó la autora del estudio, Ruth Feldman. "Los pequeños reconocen a la madre por su olor, y la madre y el hábitat y todo el sentido de seguridad y ubicación y de condicionamiento del miedo se relacionan con pistas olfativas. Y sabemos lo que hace en el cerebro". Feldman es directora del centro de Neurociencia Social del Desarrollo de la Universidad Reichman, en Israel.

Un estudio con camisetas muestra la importancia del olor de mamá para vincularse con el bebé

En este estudio, su grupo deseaba combinar dos áreas de investigación, al observar tanto la comunicación de cerebro a cerebro como las señales químicas maternas entre las mujeres y los bebés. Para hacerlo, los investigadores mandaron a 62 mamás a casa con una camiseta de algodón, para que durmieran con ella durante dos noches, y luego volvieran al centro del estudio.

En el centro, las madres y los bebés usaron electrodos en la cabeza para medir las ondas cerebrales. Primero, se sentaron espalda contra espalda, y luego cara a cara. Durante las interacciones cara a cara, los datos mostraron que los cerebros de las madres y de los bebés estaban más sincronizados que en la posición de espaldas.

Luego, 51 de los bebés se sentaron cara a cara con un desconocido. Cuando se colocó cerca una camiseta limpia, la sincronía cerebral fue más baja durante las interacciones, pero cuando la camiseta impregnada del olor de la madre se colocó cerca, esos bebés mostraron la misma cantidad de sincronía neural con el desconocido que cuando sus madres estaban presentes.

Feldman anotó que la edad de desarrollo con que los investigadores decidieron trabajar (de unos 7 meses) es la edad en que la mayoría de los bebés se implican en "una interacción social cara a cara".

En el mundo real, esta investigación podría tener un impacto de varias formas. Proveer un artículo con el olor de la madre podría ayudar al niño a sincronizarse con otros cuando la madre no puede estar presente, por ejemplo.

Otros estudios sobre la sincronía de cerebro a cerebro del laboratorio de Feldman incluyen a papás y mamás que tienen depresión postparto.

Los nuevos hallazgos se publicaron en la edición del 10 de diciembre de la revista Science Advances.

Lisa Scott también realiza investigaciones sobre el desarrollo del cerebro infantil, y su trabajo actual se enfoca en el aprendizaje infantil.

"Ver este trabajo de verdad me emocionó, y creo que es un método de verdad innovador y nuevo que se ha comenzado a aplicar solo hace poco para estudiar las interacciones entre bebés y madres", apuntó Scott.

Los bebés parecieron estar más implicados, según las calificaciones de su conducta, aseguró Scott. Parecieron más cómodos al interactuar con un desconocido cuando el olor de la madre estaba cerca, añadió.

De algunas formas, es lo que las madres ya hacen para lograr que sus hijos estén más cómodos en un nuevo ambiente, como una guardería, anotó Scott. Llevan una manta, un juguete o un chupete con el que estén familiarizados.

"Pienso que esto nos dice que el aroma de la madre podría también ser un objeto realmente reconfortante para el bebé, y esto tiene sentido, porque en general pasan la mayor parte del tiempo con sus madres y es un aroma muy familiar, como las caras y las voces", dijo Scott.

"Por supuesto, hay que replicar este trabajo antes de que se implemente algo a nivel clínico pero... se trata de evidencias preliminares de que los bebés se sienten más cómodos cerca del olor [de mamá]", añadió Scott. "Yo quizá dormiría con una manta, y el primer día de la guardería la mandaría con mi bebé. O si van mucho a casa de la abuela, pienso que podría ser una pista reconfortante durante las transiciones, que a veces pueden ser un poco difíciles".

Aunque esta investigación utilizó 16 sensores, algunos investigadores usan ahora 128 sensores, que pueden proveer más información sobre los procesos cerebrales que suceden, aclaró Scott. Y otros investigadores están realizando IRM instantáneas, que pueden ser útiles para observar la conectividad y el cambio a lo largo del tiempo.

"Una de las cosas que me interesaría mucho es que estos fueron mayormente [bebés] de 7 meses, entonces, ¿qué sucede a los 9 meses, y qué sucede a los 12, y a los 14? Cómo cambian estas respuestas de sincronía con el tiempo, porque sabemos que en este periodo ocurren muchas cosas en el desarrollo", planteó Scott. "Podría haber algunos cambios en esta respuesta, y pienso que es un trabajo emocionante del cual espero ver más".

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre la salud y el desarrollo tempranos del cerebro.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Ruth Feldman, PhD, Simms-Mann professor of developmental social neuroscience, Interdisciplinary Center Herzliya, and director, Center for Developmental Social Neuroscience, Reichman University, Israel, and adjunct professor, Yale Child Study Center, New Haven, Conn.; Lisa Scott, PhD, professor and director, Brain Cognition and Development Laboratory, College of Liberal Arts and Sciences, University of Florida, Gainesville; Science Advances, Dec. 10, 2021

Comparte tu opinión