¿Tiene fibrilación auricular? Baje de peso antes del tratamiento para evitar que recurra

MIÉRCOLES, 6 de abril de 2022 (HealthDay News) -- Si usted es uno de los millones de personas que tienen un trastorno común del ritmo cardiaco llamado fibrilación auricular (FA), perder peso antes del tratamiento podría aumentar las probabilidades de que su FA no recurra.

En un nuevo estudio, los pacientes con FA que tenían sobrepeso o eran obesos cuando se sometieron a una ablación para corregir el ritmo cardiaco anómalo fueron más propensos a experimentar una recurrencia de la FA que las personas que no tenían peso en exceso.

¿Tiene fibrilación auricular? Baje de peso antes del tratamiento para evitar que recurra

La FA ocurre cuando las cámaras superiores del corazón aletean de forma caótica, lo que provoca un latido cardiaco rápido e irregular. Si no se diagnostica, aumenta de manera dramática el riesgo de accidente cerebrovascular (ACV) y ataque cardiaco. La ablación conlleva quemar o congelar una pequeña porción del corazón para crear una herramienta y prevenir la propagación de unos impulsos eléctricos anómalos.

"Los pacientes con sobrepeso tiene un riesgo más alto de una FA recurrente tras la ablación, en comparación con los pacientes con un peso normal, y el riesgo de FA recurrente aumenta de forma incremental con un índice de masa corporal creciente", señaló el autor del estudio, el Dr. Jacob Tønnesen, cardiólogo del Hospital Universitario Herlev-Gentofte en Hellerup, Alemania.

"La gestión agresiva del peso, antes de la ablación, en los pacientes con sobrepeso podría potencialmente proveer beneficios sustanciales y mejorar los resultados de la ablación a corto y a largo plazo", dijo.

El peso exacto que una persona con FA debe perder antes de la terapia de ablación todavía no se sabe.

"Un estudio encontró que una pérdida de peso de un 10 por ciento conduce a una reducción significativa en la carga de fibrilación auricular, pero se ameritan más estudios sobre este tema", apuntó Tønnesen.

En el estudio, más de 9,200 personas en Dinamarca que se sometieron a un procedimiento de FA por primera vez se dividieron en cinco grupos. Los grupos se basaron en su índice de masa corporal (IMC), un estimado de la grasa corporal basada en la estatura y el peso: con falta de peso, un peso normal, sobrepeso, obesidad y obesidad mórbida. Los investigadores compararon entonces las categorías de IMC con el riesgo de una recurrencia de la FA.

En comparación con las personas con un IMC normal, las probabilidades de FA en un año fueron un 19 por ciento más altas en el grupo de sobrepeso, un 22 por ciento más altas en el grupo de obesidad, y un 32 por ciento más altas en el grupo de obesidad mórbida.

El mismo patrón se observó tras cinco años, mostró el estudio. No hubo ninguna diferencia en el riesgo de recaída entre las personas que tenían una falta de peso ni un peso normal. Los hallazgos se sostuvieron incluso después de que los investigadores controlaran otros factores que se sabe que aumentan el riesgo de que la FA recurra.

Tener sobrepeso o ser obeso es un riesgo igual de grande de recurrencia de la FA que la insuficiencia cardiaca, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y la hipertensión, todo lo que en general se tratan en las personas con FA, apuntó Tønnesen.

El estudio se presentó el lunes en una reunión de la Sociedad Europea de Cardiología (European Society of Cardiology), en Copenhague, Dinamarca, y en línea. Los hallazgos presentados en reuniones médicas por lo general se consideran preliminares hasta que se publican en una revista revisada por profesionales.

Unos expertos que no participaron en el estudio concurrieron en que perder peso antes del tratamiento para la FA aumenta en gran medida las probabilidades de éxito.

A las personas que tienen sobrepeso o son obesas y necesitan una ablación siempre se les aconseja que pierdan peso primero, apuntó la Dra. Rachel-Maria Brown Talaska, directora de servicios de pacientes cardiacos internos del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York.

"Varios estudios indican que perder peso se asocia con una reducción en la gravedad de la fibrilación auricular, lo que mejora los síntomas y las tasas de recurrencia", indicó.

Esto tiene sentido desde el punto de vista de la estructura del corazón. "La pérdida de peso se ha asociado con una reducción en el tamaño de la aurícula izquierda, que tiende a estirarse con la fibrilación auricular, y este tamaño más grande predispone a más ataques de fibrilación auricular en el futuro", apuntó Brown Talaska.

El Dr. Deepak Bhatt, director ejecutivo de los programas cardiovasculares intervencionistas del Centro Cardiaco y Vascular del Hospital Brigham and Women's, en Boston, se mostró de acuerdo.

"Este es un estudio de gran tamaño y bien realizado, lo que amplía más las evidencias de que las personas con fibrilación auricular que tienen sobrepeso deben intentar perder peso", enfatizó.

Estudios anteriores han puesto muy en claro que el exceso de peso contribuye al riesgo de desarrollar FA, dijo Bhatt.

"En las personas que ya tienen la afección, el riesgo de recurrencia sí parece ser más bajo si pierden peso, sobre todo si su fibrilación auricular es tan problemática que necesiten procedimientos, como en este estudio", añadió.

Más información

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU. ofrece más información sobre la fibrilación auricular (FA).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Jacob Tønnesen, MD, cardiologist, Herlev-Gentofte University Hospital, University of Copenhagen, Hellerup, Denmark; Rachel-Maria Brown Talaska, MD, director, inpatient cardiac services, Lenox Hill Hospital, New York City; Deepak Bhatt, MD, MPH, executive director, interventional cardiovascular programs, Brigham and Women's Hospital Heart and Vascular Center, and professor, Harvard Medical School, Boston; presentation, European Society of Cardiology meeting, Copenhagen, Denmark, and online, April 4, 2022

Comparte tu opinión