¿Sus genes aumentan su riesgo de alcoholismo? Un factor reduce ese riesgo

JUEVES, 16 de septiembre de 2021 (HealthDay News) -- Incluso cuando la genética y la personalidad trabajan en su contra, contar con una fuerte red de amigos y familiares que le den respaldo podría ayudar a reducir el riesgo de alcoholismo, señalan unos investigadores.

"Los genes tienen un rol importante en el consumo de alcohol", enfatizó Jinni Su, profesora asistente de psicología de la Universidad Estatal de Arizona, en Tempe, y autora principal de un nuevo estudio.

¿Sus genes aumentan su riesgo de alcoholismo? Un factor reduce ese riesgo

Pero "los genes no son nuestro destino", añadió.

En el estudio, su equipo analizó los vínculos entre la genética, los rasgos de la personalidad, el respaldo social y el riesgo de alcoholismo en más de 2,800 hombres y mujeres de 18 a 65 años.

Los investigadores encontraron que los adultos con un riesgo genético elevado de problemas con la bebida eran propensos a tener personalidades con el rasgo de búsqueda de sensaciones fuertes, señaló Su.

Pero también encontraron que un respaldo social fuerte de los amigos y la familia protegía de la bebida.

"La familia y los amigos pueden tener un rol importante en ayudar a sus seres queridos que podrían enfrentarse a problemas con el alcohol, por ejemplo, al proveer respaldo emocional o ayudarlos a identificar e implicarse en actividades que canalicen sus predisposiciones genéticas de formas saludables", explicó Su.

En la vida diaria, apuntó, esto puede significar animar a los amigos a quienes les guste tomar riesgos y buscar sensaciones a que satisfagan sus emociones escalando rocas, en lugar de consumir alcohol.

Aun así, el equipo del estudio subrayó investigaciones anteriores que indican que más o menos la mitad del riesgo de desarrollar un problema con la bebida se origina en una predisposición genética.

Todos los participantes del estudio eran estadounidenses de ascendencia europea, inscritos en un estudio sobre la genética del alcoholismo que comenzó en 1991.

Todos se sometieron a evaluaciones iniciales y a pruebas de seguimiento que compararon análisis del ADN con la conducta de consumo de alcohol. Los participantes también completaron cuestionarios sobre la personalidad, diseñados para establecer qué tanto les atraían las situaciones de búsqueda de sensaciones.

Un ejemplo de pregunta: ¿Prefiere una fiesta salvaje y desinhibida, o una fiesta tranquila con buena conversación?

Por último, se pidió a los participantes que hablaran sobre qué tanto respaldo moral, emocional y social percibían que recibían de sus amigos y familiares.

¿El resultado? Los que heredaron un riesgo alto de abuso de alcohol también fueron más propensos a ser buscadores de sensaciones, y a beber en exceso.

Al mismo tiempo, "encontramos que las personas con un riesgo genético más alto de abuso del alcohol son más susceptibles a tener unas malas relaciones sociales", dijo Su. Los investigadores citaron específicamente unos niveles más bajos de respaldo familiar entre los bebedores empedernidos.

Pero lo contrario también fue cierto. Percibir "un fuerte respaldo de los amigos y la familia resultó protector contra el consumo de alcohol, sobre todo entre las personas que tenían un riesgo genético elevado y tendencias a la búsqueda de sensaciones".

De manera más amplia, Su dijo que el hecho de que el estudio resalte la fuerte y compleja interacción entre el respaldo social, la genética y la personalidad puede ser extremadamente útil en los esfuerzos por ayudar a controlar el consumo excesivo de alcohol.

"Este hallazgo nos ofrece una posible vía para ayudar a los individuos con un riesgo genético a canalizar su predisposición de formas saludables", aseguró.

Michael Pollard, sociólogo sénior de la RAND Corporation, expresó unas ideas similares.

"Ya sabemos que el respaldo social protege de todo tipo de resultados negativos, lo que incluye el trastorno por el uso de alcohol", dijo Pollard, que también es profesor de la Escuela de Postgrados Pardee RAND en Santa Mónica, California.

"Pero este estudio", señaló, "nos ayuda a establecer el vínculo entre el respaldo social y la predisposición genética al identificar su rol en la reducción de la búsqueda de sensaciones" es un esfuerzo por ayudar a frenar los hábitos de bebida problemáticos.

Pollard advirtió que el estudio "midió las percepciones de respaldo, no necesariamente si en realidad hay un respaldo disponible". Esto significa que las personas con un trastorno por el uso de alcohol quizá sean menos conscientes del nivel real de ayuda que quizá puedan obtener de sus familiares, explicó.

Aun así, reconoció que los problemas percibidos con frecuencia se convierten en problemas reales, sobre todo entre los adultos mayores "que con frecuencia tienen menos amigos en quienes confiar que los adultos más jóvenes".

La financiación de la investigación provino del Instituto Nacional sobre el Abuso del Alcohol y el Alcoholismo de EE. UU. y el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de EE. UU. Los hallazgos fueron publicados en una edición reciente de la revista Journal of Abnormal Psychology.

Más información

Aprenda más sobre cómo las familias pueden enfrentar el riesgo de alcoholismo en la Administración de Abuso de Sustancias y Servicios de Salud Mental de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Jinni Su, PhD, assistant professor, psychology, Arizona State University, Tempe; Michael S. Pollard, PhD, senior sociologist, RAND Corporation, and professor, Pardee RAND Graduate School, Santa Monica, Calif.; Journal of Abnormal Psychology, July 1, 2021

Comparte tu opinión