Simplemente estar sano podría prevenir muchos casos de Crohn y colitis

JUEVES, 8 de diciembre de 2022 (HealthDay News) -- Las personas que siguen unos cuantos hábitos saludables pueden reducir de forma dramática su riesgo de desarrollar una enfermedad inflamatoria intestinal, informa un nuevo estudio.

Adoptar y mantener un estilo de vida saludable puede prevenir hasta un 60 por ciento de los casos de enfermedad de Crohn y colitis ulcerativa, según la investigación, que se publicó en la edición del 6 de diciembre de la revista Gut.

Simplemente estar sano podría prevenir muchos casos de Crohn y colitis

"Para nuestra sorpresa, encontramos que una proporción sustancial de los casos se hubieran podido prevenir al cumplir estos factores del estilo de vida", señaló el investigador sénior, el Dr. Hamed Khalili, gastroenterólogo del Hospital General de Massachusetts, en Boston.

La enfermedad inflamatoria intestinal (EII) afecta a más de 3 millones de adultos en Estados Unidos, apuntaron los investigadores en las notas de respaldo. Sus síntomas pueden incluir diarrea, dolor abdominal, calambres y fatiga.

Estudios anteriores han identificado factores individuales del estilo de vida asociados con la EII, pero los investigadores dijeron que no se sabe si cumplir los hábitos saludables puede prevenir la Crohn o la colitis.

Entonces, desarrollaron dos listas distintas de factores de la salud que se piensa que influyen en el riesgo de una persona de EII.

Una lista incluyó un sencillo conjunto de "factores de riesgo modificables", entre los que se encontraban:

  • La obesidad (un índice de masa corporal, o IMC, de a partir de 30)
  • Fumar
  • El uso de AINE, como la aspirina y el ibuprofeno, más de dos veces por semana
  • La falta de actividad física
  • Un consumo diario bajo de frutas, verduras, fibra, frutos secos y semillas
  • Un consumo alto de carne roja

La otra fue una lista más específica y detallada de hábitos saludables, que los investigadores utilizaron para crear una "puntuación de riesgo de estilo de vida" para la EII. La segunda lista incluyó:

  • Tener un IMC de entre 18.5 y 25
  • Nunca haber fumado
  • Hacer ejercicio regular
  • Limitar el consumo de alcohol a una bebida al día para las mujeres, y dos bebidas para los hombres
  • Comer al menos ocho porciones diarias de frutas y verduras
  • Limitar el consumo de carne roja a menos de media porción al día
  • Comer pescado dos veces por semana
  • Consumir al menos 25 gramos de fibra al día
  • Consumir al menos media porción de frutos secos y semillas al día

Entonces, los investigadores evaluaron si uno de los dos grupos de factores del estilo de vida predeciría si los participantes de tres importantes estudios de EE. UU. desarrollaban Crohn o colitis.

Los tres estudios siguieron a casi 290,000 profesionales médicos durante décadas, monitorizaron sus hábitos de estilo de vida y anotaron las enfermedades que algunos desarrollaron en algún momento.

Los investigadores estimaron que una puntuación baja en la lista de factores de riesgo modificables podría haber prevenido alrededor de 2 de cada 5 casos de enfermedad de Crohn y colitis ulcerativa.

De forma similar, tener una puntuación alta en los factores de riesgo de estilo de vida podría haber prevenido un 61 por ciento de los casos de enfermedad de Crohn y un 42 por ciento de los casos de colitis ulcerativa.

Entonces, los investigadores verificaron el efecto positivo de un estilo de vida saludable, al evaluar sus sistemas de puntuación con datos de tres grandes estudios europeos en que participaron más de 480,000 personas. Los resultados confirmaron sus hallazgos anteriores: los hábitos saludables identificados podrían prevenir un gran número de casos de EII.

Todos los factores de estilo de vida contribuyen al riesgo de EII de formas distintas, aclaró Khalili. Algunos fomentan la inflamación, mientras que otros podrían ser nocivos para los microbios digestivos que hay en el intestino.

Estas listas también podrían ser más beneficiosas para las personas mayores, añadió.

"En las personas mayores, es probable que los factores ambientales tengan un rol más importante que los factores genéticos", apuntó Khalili. "Es posible que si se aplica esta misma metodología a una cohorte más joven, se vea una proporción más baja de casos que se podrían prevenir como resultado de mantener un estilo de vida saludable, porque en las personas más jóvenes, la genética podría tener un rol más importante".

Aunque estos factores de estilo de vida podrían ayudar a evitar la EII, no está claro si podrían ayudar a las personas que ya hayan desarrollado Crohn o colitis, apuntó la Dra. Manasi Agrawal, gastroenteróloga del Centro Clínico de Enfermedad Intestinal Inflamatoria Susan y Leonard Feinstein del Hospital Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

"Lamentablemente, no tenemos una cura para la EII en términos de modificar el curso de la enfermedad", señaló Agrawal. "Tomar medicamentos para la EII y asegurar que la inflamación en los intestinos y en el cuerpo esté bien controlada son los pasos más importantes para mantener la salud".

Agrawal añadió que siempre tiene sentido promover un estilo de vida saludable, porque estos factores se han vinculado con otros problemas de salud, como la enfermedad cardiaca y el cáncer. Anotó que el estudio no evaluó el impacto de un estilo de vida saludable una vez se ha desarrollado la enfermedad.

Más información

La Clínica Mayo ofrece más información sobre la enfermedad inflamatoria intestinal.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Hamed Khalili, MD, MPH, gastroenterologist, Massachusetts General Hospital, Boston; Manasi Agrawal, MD, gastroenterologist, Susan and Leonard Feinstein Inflammatory Bowel Disease Clinical Center at Mount Sinai Hospital, New York City; Gut, Dec. 6, 2022

Comparte tu opinión