Por qué la mediana edad puede conllevar un riesgo de nuevos trastornos de la alimentación

LUNES, 23 de enero de 2023 (HealthDay News) -- La mayoría de las personas piensan que los trastornos de la alimentación, como la anorexia o la bulimia, son una aflicción de los adolescentes, pero un nuevo estudio encuentra que las mujeres de más edad también son vulnerables a desarrollarlos, sobre todo alrededor de la menopausia.

¿Cuál es el principal motor de los trastornos de la alimentación en las mujeres mayores? La insatisfacción corporal, encontraron los investigadores.

Por qué la mediana edad puede conllevar un riesgo de nuevos trastornos de la alimentación

Cuando los investigadores observaron los síntomas de los trastornos de la alimentación entre 36 mujeres de 45 a 61 años, encontraron que la insatisfacción corporal era un factor de riesgo clave de los trastornos de la alimentación a lo largo de toda la vida, sobre todo en la mediana edad. Las mujeres perimenopáusicas y en la menopausia temprana fueron más propensas a reportar un miedo a aumentar de peso o a perder el control de su alimentación. La perimenopausia es la transición antes de la menopausia, que puede caracterizarse por unos periodos irregulares o ausentes, entre otros síntomas.

"Los trastornos de la alimentación se han estereotipado como una enfermedad de la adolescencia y la adultez temprana, pero siguen estando presentes en las mujeres mayores", señaló la Dra. Stephanie Faubion, directora médica de la Sociedad Norteamericana de la Menopausia (North American Menopause Society) y directora del Centro de Salud de las Mujeres de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota.

Alrededor de un 3.5 por ciento de las mujeres de más de 40 años tienen un trastorno de la alimentación, y esto podría manifestarse de una forma distinta que en las personas más jóvenes, comentó.

"Las mujeres en la perimenopausia podrían tener unas conductas alimentarias más desreguladas, por ejemplo conductas de control de peso/conteo de calorías o el consumo de alimentos de dieta, y quizá noten más insatisfacción corporal y miedo de aumentar de peso", indicó Faubion.

Todavía no se comprende del todo el motivo exacto de que la mediana edad sea una zona de peligro para los trastornos de la alimentación, observó. "Las fluctuaciones en los niveles de hormonas podrían servir como un factor de riesgo de estos síntomas de trastornos de la alimentación, pero no se ha probado", anotó.

Por suerte, hay ayuda disponible, aseguró. La terapia cognitivo conductual es en general la piedra angular del tratamiento de los problemas con la imagen corporal, dijo Faubion. Esta terapia de tiempo limitado se enfoca en cambiar la forma en que la persona piensa en, e interactúa con, la comida.

"Las mujeres que experimentan angustia relacionada con la imagen corporal o insatisfacción corporal deben acudir a sus proveedores de atención de la salud para determinar la mejor forma de proceder", planteó Faubion.

El estudio, que fue dirigido por Jody Finch, asistente de investigación de la Universidad Estatal de Georgia, en Atlanta, se publicó en la edición del 17 de enero de la revista Menopause.

Los nuevos hallazgos reflejan lo que la Dra. Kim Dennis observa en su consultorio de trastornos de la alimentación. Dennis es directora ejecutiva y directora médica de SunCloud Health en Chicago, y miembro del consejo asesor clínico de la Asociación Nacional de Trastornos de la Alimentación (National Eating Disorders Association, NEDA).

"En los últimos 5 a 10 años, ha habido un aumento en las tasas de trastornos de la alimentación, ya sean en toda regla o subclínicos, en las mujeres de mediana edad y más allá", comentó Dennis.

Estas mujeres quizá hayan tenido trastornos de la alimentación y dificultades con la imagen corporal cuando eran más jóvenes, y ahora los síntomas han vuelto a surgir o han empeorado, señaló.

"Quizá hayan probado un tratamiento que no haya funcionado, que no fue sostenible o nunca tuvieron acceso a un tratamiento", añadió Dennis.

Hay ayuda disponible, independientemente de la edad, anotó. "El tratamiento ayuda, y el tratamiento funciona", aseguró Dennis. "Hable con un especialista certificado en trastornos de la alimentación, que tenga experiencia en el tratamiento de los trastornos de la alimentación en una variedad de edades".

Los trastornos de la alimentación en las mujeres mayores podrían ir acompañados de la depresión, un historial de trauma o abuso de sustancias. "Debe haber un método matizando que resuelva otros problemas que podrían ocurrir a la vez", explicó Dennis.

La terapia grupal, ya sea en línea o presencial, puede ser beneficiosa para cualquiera que se enfrente a un trastorno de la alimentación. "La persona se siente respaldada, y que tiene un lugar al que recurrir si surgen estos problemas", afirmó.

Los trastornos de la alimentación pueden ocurrir a cualquier edad, aseguró la Dra. Evelyn Attia, directora del Centro de Trastornos de la Alimentación del Centro Médico de la Universidad de Columbia, en la ciudad de Nueva York, y copresidenta del consejo asesor de investigación de la NEDA.

"No hay duda de que los trastornos de la alimentación siguen afectando a las mujeres en a los 40, los 50 y los 60 y tantos años, y más allá, y que la insatisfacción corporal, además de muchas otras características centrales de los trastornos de la alimentación, también se pueden observar en estas personas", enfatizó Attia.

Cualquier cambio vital, lo que incluye a los cambios hormonales u otros eventos que representan hitos, pueden provocar un empeoramiento o un resurgimiento de los síntomas de los trastornos de la alimentación, anotó.

"Usualmente, hay algunos síntomas más tempranos que se conectan con la presentación de los trastornos de la alimentación en las mujeres mayores", dijo Attia. "Algunas quizá no hayan cumplido los criterios completos para un diagnóstico de un trastorno de la alimentación cuando eran más jóvenes, pero la depresión o un cambio en el peso en respuesta a los cambios hormonales podrían desenmascarar un trastorno de la alimentación más formalmente definido".

Mientras más tiempo vive una persona con un trastorno de la alimentación, mayor es el riesgo de morir del mismo, advirtió.

El mensaje está claro: si tiene dificultades con un trastorno de la alimentación, no espere para buscar ayuda, aconsejó Attia.

Más información

Encuentre a un terapeuta de trastornos de la alimentación a través de la Asociación Nacional de Trastornos de la Alimentación.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: Stephanie Faubion, MD, medical director, North American Menopause Society, director, Mayo Clinic Center for Women's Health, Rochester, Minn.; Kim Dennis, MD, CEO, chief medical officer, SunCloud Health, Chicago, member, clinical advisory council, National Eating Disorders Association (NEDA); Evelyn Attia, MD, director, Columbia Center for Eating Disorders, Columbia University Medical Center, New York City, co-chair, research advisory council, NEDA; Menopause, Jan. 17, 2023, online

Comparte tu opinión