¿Podría la terapia hormonal en la menopausia reducir las probabilidades de demencia de las mujeres?

MARTES, 20 de julio de 2021 (HealthDay News) -- Las mujeres que utilizan la terapia de reemplazo hormonal (TRH) para la menopausia tienen más adelante un riesgo un 58 por ciento más bajo de enfermedad de Alzheimer y otras afecciones neurodegenerativas, encuentra un estudio reciente.

Aunque el estudio no se diseñó para probar causalidad, los hallazgos podrían apuntar a nuevos tratamientos para estas enfermedades, según los investigadores.

¿Podría la terapia hormonal en la menopausia reducir las probabilidades de demencia de las mujeres?

"Este no es el primer estudio sobre el impacto de las terapias hormonales en la reducción de las enfermedades neurodegenerativas", aseguró en un comunicado de prensa de la Universidad de Arizona la autora sénior del estudio, Roberta Díaz Brinton, directora del Centro de Innovación en las Ciencias del Cerebro de la universidad. "Pero lo que es importante en este estudio es que propone el uso de las terapias hormonales de precisión para la prevención de las enfermedades neurodegenerativas, entre ellas el Alzheimer".

Una experta que no participó en el nuevo ensayo también mostró un optimismo cauto.

"Este estudio es importante porque reconfirma el beneficio potencial de estas terapias hormonales como medio de prevención para mejorar la salud del cerebro, en lugar de tratar una enfermedad", dijo la Dra. Jill Maura Rabin, obstetra y ginecóloga de Northwell Health en New Hyde Park, Nueva York.

El nuevo análisis fue financiado por el Women's Alzheimer's Movement y el Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento de EE. UU., e incluyó los datos de casi 400,000 mujeres menopáusicas de EE. UU., de a partir de 45 años. Se rastreó su salud neurológica durante un promedio de unos cinco años.

El estudio encontró que las mujeres que ya habían recibido terapia hormonal menopáusica durante seis o más años tenían un 79 por ciento menos de probabilidades de desarrollar Alzheimer, y un 77 por ciento menos de probabilidades de desarrollar cualquier enfermedad neurodegenerativa durante el periodo de seguimiento.

La reducción en el riesgo varió según el tipo y la ruta de la terapia hormonal, y la duración del uso, según el estudio, que se publicó en una edición reciente de la revista Alzheimer's & Dementia: Translational Research & Clinical Interventions.

Por ejemplo, el uso de los esteroides naturales estradiol o progesterona se asoció con una mayor reducción en el riesgo que el uso de hormonas sintéticas, señaló el grupo de Brinton. La TRH tomada en forma de pastilla se asoció con un riesgo más bajo de las enfermedades neurodegenerativas en conjunto, mientras que las terapias hormonales administradas a través de la piel redujeron el riesgo de desarrollar demencia.

La edad pareció también ser importante. La mayor reducción en el riesgo general fue en las pacientes de a partir de 65 años, encontró el estudio.

Los investigadores también encontraron que la terapia hormonal que duró más de un año ofreció una mayor protección contra el Alzheimer, la enfermedad de Parkinson y la demencia que la terapia que duró menos de un año.

Las enfermedades neurodegenerativas asociadas con el envejecimiento son un importante problema de salud pública en Estados Unidos.

"Con este estudio, obtenemos conocimiento sobre la mecánica. Esta reducción en el riesgo de enfermedad de Alzheimer, Parkinson y demencia significa que estas enfermedades comparten un factor común regulado por el estrógeno, y si hay factores comunes, puede haber terapias comunes", planteó Brinton.

"La clave es que la terapia hormonal no es un tratamiento, sino que mantiene al cerebro y a todo este sistema en funcionamiento, lo que conduce a la prevención. No es una reversión en la edad, es una prevención de la enfermedad al mantener al cerebro sano", explicó.

La Dra. Adi Katz es directora de ginecología del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York. Al leer los hallazgos, dijo que muchas mujeres comprenderán de forma intuitiva el vínculo entre los cambios hormonales y la función cerebral.

"Nuestras hormonas afectan a nuestros cerebros, y muchas mujeres pueden decir que experimentan 'lagunas mentales', irritabilidad, dificultades para concentrarse y falta de memoria en este periodo", aseguró Katz. "Es común escuchar 'mi cerebro no es igual que antes'".

Según Katz, "la terapia de reemplazo hormonal menopáusica es una opción segura para las mujeres sintomáticas sanas en un plazo de 10 años de la menopausia. Ayuda con los sofocos/sudoración nocturna, la variabilidad en el estado de ánimo, la depresión, los dolores en las articulaciones y la resequedad vaginal. Reduce el ritmo de la pérdida ósea y la enfermedad cardiaca".

Pero, como muchos expertos, Katz enfatizó que la TRH no carece de riesgos.

"El riesgo de la terapia incluye un aumento en el riesgo de cáncer de mama y de cáncer uterino, accidentes cardiovasculares y coágulos sanguíneos", anotó Katz.

Por tanto, "las mujeres deben considerar [el uso de la TRH] por sus beneficios siempre y cuando comprendan los riesgos", planteó. "Una discusión franca con el ginecólogo puede ayudar a las mujeres a tomar una decisión informada".

Katz añadió que el estudio fue retrospectivo, y solo un ensayo clínico prospectivo y aleatorio podría determinar si el uso de la TRH reduce de forma directa las probabilidades de demencia y otras afecciones neurológicas en las mujeres.

Por su parte, Rabin dijo que el estudio resalta la necesidad de "terapias individualizadas, sobre todo cuando se trata de las mujeres, y específicamente respecto a las terapias farmacológicas".

Como "las mujeres no son simplemente 'hombres más pequeños', la medicina basada en el sexo es clave para ayudar a comprender las fisiologías y las respuestas a los tratamientos de las mujeres", añadió Rabin.

Más información

El Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento de EE. UU. tiene más información sobre la enfermedad de Alzheimer.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Adi Katz, MD, director of gynecology, Lenox Hill Hospital, New York City; Jill Maura Rabin, MD, vice chair, education & development, obstetrician/gynecologist, Northwell Health, New Hyde Park, N.Y.; University of Arizona, news release, July 9, 2021

Comparte tu opinión