Otro estudio encuentra que la pérdida del olfato es una señal temprana de la COVID-19

Otro estudio encuentra que la pérdida del olfato es una señal temprana de la COVID-19

MARTES, 14 de abril de 2020 (HealthDay News) -- Un nuevo estudio amplía las evidencias que sugieren que perder el sentido del olfato y del gusto es una señal temprana de la COVID-19.

Aunque ha habido información anecdótica sobre este vínculo, estos son los primeros hallazgos empíricos que establecen una conexión firme, según los investigadores de la Universidad de California, en San Diego.

Otros síntomas conocidos de la infección con el coronavirus incluyen a la fiebre, la fatiga, la tos y las dificultades para respirar.

"Basándonos en nuestro estudio, si usted presenta pérdida del olfato y el gusto, tiene más de 10 veces más probabilidades de tener una infección con la COVID-19 que otras causas de una infección. La primera señal más común de la infección con la COVID-19 sigue siendo la fiebre, pero la fatiga y la pérdida del olfato y el gusto son los siguientes síntomas iniciales muy comunes", señaló la autora del estudio, la Dra. Carol Yan, otorrinolaringóloga y cirujana de cabeza y cuello de UC San Diego Health.

"Sabemos que la COVID-19 es un virus extremadamente contagioso. Este estudio respalda la necesidad de ser conscientes de la pérdida del olfato y el gusto como señales tempranas de la COVID-19", comentó Yan en un comunicado de prensa de la universidad.

El estudio aparece en la edición del 12 de abril de la revista International Forum of Allergy & Rhinology.

Los hallazgos provienen de una encuesta de 262 pacientes con síntomas gripales que se sometieron a pruebas en UC San Diego Health entre el 3 y el 29 de marzo. De esos pacientes, 59 tuvieron resultados positivos de la COVID-19, y 203 tuvieron resultados negativos.

Entre los pacientes con la COVID-19 que reportaron la pérdida del olfato y el gusto, en general la pérdida fue significativa. Pero la tasa de recuperación del olfato y el gusto fue alta, y en general ocurrió en un plazo de dos a cuatro semanas tras la infección.

"Nuestro estudio no solo mostró que la alta incidencia de pérdida del olfato y el gusto es específica de la infección con la COVID-19, pero afortunadamente también encontramos que, en la mayoría de las personas, la recuperación sensorial fue en general rápida", comentó Yan.

"Entre los pacientes con COVID-19 con una pérdida del olfato, más de un 70 por ciento reportaron mejoras en el olfato en el momento de la encuesta, y de los que no reportaron una mejora, muchos habían sido diagnosticados hacía poco", apuntó.

El regreso del olfato y el gusto con frecuencia coincidió con la recuperación de la COVID-19.

Los investigadores también encontraron que las personas con dolor de garganta tuvieron resultados negativos en las pruebas de la COVID-19 con una mayor frecuencia.

La mayoría de los pacientes del estudio tenían unas formas más leves de la COVID-19 y no requirieron hospitalización ni intubación.

Los hallazgos resaltan la importancia de identificar los síntomas tempranos o sutiles de la infección con la COVID-19 en las personas que quizá estén en riesgo de transmitir la enfermedad mientras se recuperan en casa, anotó Yan.

"Nuestra esperanza es que, con estos hallazgos, otras instituciones hagan lo mismo, y no solo incluyan a la pérdida del olfato y el gusto como un síntoma de la COVID-19, sino que lo usen como una medida de detección del virus en todo el mundo", añadió.

UC San Diego Health incluye ahora a la pérdida del olfato y el gusto como requisito de detección de la COVID-19 para los visitantes y el personal, además de un marcador para evaluar a los pacientes que podrían ser positivos del virus.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre la COVID-19.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión