SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

Observan aumentos marcados en el azúcar en la sangre de personas aparentemente sanas

MARTES, 24 de julio de 2018 (HealthDay News) -- Las fluctuaciones importantes en el azúcar en la sangre se prevén en los diabéticos. Pero entre los que no sufren del trastorno, los niveles de azúcar en la sangre deberían permanecer bastante estables, ¿correcto?

Quizá no, plantea un nuevo estudio. Los investigadores encontraron que algunas personas que no tienen diabetes presentan de cualquier forma cambios abruptos en los niveles de azúcar en la sangre después de comer.

Entre casi 60 participantes, los autores del estudio identificaron a tres "glucotipos" basándose en qué tanto aumentaba el azúcar en la sangre tras comer: bajo, moderado y grave.

El estudio también encontró que algunos alimentos tenían más probabilidades de provocar un cambio extremo en el azúcar en la sangre (la glucosa) que otros.

"Aunque no tenga diabetes, quizá no tenga una glucosa normal. Hay mucha gente con disfunción de la glucosa que no lo saben", advirtió el autor principal del estudio, Michael Snyder, director de genómica y medicina personalizada en la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, en California.

Snyder apuntó que este hallazgo es potencialmente preocupante porque los aumentos marcados en los niveles de azúcar en la sangre se han asociado con el riesgo de ataque cardiaco y accidente cerebrovascular. Y es posible, aunque este estudio no lo probó, que las personas con aumentos grandes en el azúcar en la sangre tras comer presenten un mayor riesgo de diabetes.

La diabetes tipo 2 es un problema de salud importante, y afecta a más de 30 millones de adultos en EE. UU y a 422 millones en todo el mundo, anotaron los autores.

Pero no todos los expertos médicos están convencidos de que estos cambios en el azúcar en la sangre de las personas sanas sean algo de qué preocuparse.

El Dr. Joel Zonszein, director del centro clínico de diabetes del Centro Médico Montefiore de la ciudad de Nueva York, apuntó que la población del estudio fue pequeña. Esto hace que sacar conclusiones sobre los "tipos" de patrones del azúcar en la sangre resulte difícil, dijo. Zonszein no participó en la investigación.

Los voluntarios del estudio "se separaron en aumentos bajos, moderados y graves. Pero podrían haber muchos patrones más", planteó. "La absorción, el almacenamiento y la utilización de [los azúcares] están altamente regulados, y es difícil caracterizarlos mediante solo tres patrones distintos".

Zonszein añadió que el metabolismo del azúcar en la sangre es complejo, y que se ve afectado por muchas variables.

Para determinar los tres glucotipos, los investigadores de la Stanford reclutaron a 57 personas sin diabetes para que usaran un dispositivo llamado monitor continuo de glucosa durante unas cuantas semanas.

Esos dispositivos miden los niveles aproximados del azúcar en la sangre cada cinco minutos, utilizando un sensor que se inserta debajo de la piel, dijo Zonszein.

Las personas con diabetes utilizan esos dispositivos para monitorizar su azúcar en la sangre y para ver si se necesitan cambios en el tratamiento. Los monitores ofrecen más información sobre los patrones del azúcar en la sangre que las pruebas estándares que por lo general solo capturan un periodo corto.

Además de descubrir los tres patrones distintos de aumentos en la glucosa, los investigadores condujeron un sub-estudio con 30 voluntarios que utilizaron un monitor continuo de glucosa mientras comían unas comidas estandarizadas. Una comida era de copos de maíz con leche, otra una barrita de proteína y una tercera un sándwich de mantequilla de cacahuate.

"Ciertos alimentos tienden a provocar un aumento súbito en casi todo el mundo", dijo Snyder, y añadió que el cereal es uno de ellos. Más o menos 4 de cada 5 personas experimentaron un aumento en el azúcar en la sangre tras consumir el cereal y la leche, dijeron los investigadores.

Algunos de los aumentos observados en el estudio llegaron a niveles prediabéticos y diabéticos, anotaron los autores del estudio.

Zonszein dijo que aunque los monitores continuos de glucosa son excelentes herramientas para los diabéticos, no necesariamente capturan el "metabolismo de glucosa" de una persona.

Y no cree que los dispositivos se usen para reemplazar las pruebas actuales de la diabetes hasta que se realice mucha más investigación que compare esta tecnología con las pruebas actuales.

El estudio fue publicado en línea en la edición del 24 de julio de la revista PLOS Biology.

Más información

El Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales de EE. UU. tiene más información sobre la prevención de la diabetes.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad