Este contenido ha sido archivado y puede no estar actualizado

No es solo la obesidad: quizá todos tengan un 'umbral de grasa' para la diabetes tipo 2

VIERNES, 23 de septiembre de 2022 (HealthDay News) -- Si usted es uno de los millones de personas con diabetes tipo 2, perder peso puede ayudar a revertir la enfermedad del azúcar en la sangre incluso si no tiene sobrepeso ni es obeso, revela una investigación reciente.

Y esta es la prueba: un 70 por ciento de las personas con diabetes tipo 2 que tenían un peso normal durante el estudio entraron en remisión tras perder más o menos un 10 por ciento de su peso corporal.

No es solo la obesidad: quizá todos tengan un 'umbral de grasa' para la diabetes tipo 2

La diabetes tipo 2 es la forma de la enfermedad que está más vinculada con la obesidad, pero alrededor de un 15 por ciento de los pacientes no tienen sobrepeso ni obesidad. Pero quizá hayan superado su "umbral de grasa" personal.

"Todo el mundo tiene un nivel al que ya no pueden almacenar grasa de forma segura dentro del cuerpo, que es determinado por sus genes", comentó el autor del estudio, el Dr. Roy Taylor, profesor de medicina y metabolismo de la Universidad de Newcastle, en Reino Unido.

"Si no puede almacenar más grasa bajo la piel, la grasa se desborda y comienza a acumularse dentro del hígado", explicó. Cuando esto sucede, un exceso de grasa se dirige al resto del cuerpo, incluyendo al páncreas. Las células pancreáticas que producen insulina dejan entonces de funcionar de forma adecuada, lo que desencadena la diabetes.

"La diabetes tipo 2 ocurre en los que son susceptibles, pero solo cuando tienen demasiado peso para su propio cuerpo", anotó Taylor.

Todavía, ninguna prueba puede señalar que un individuo "haya superado su umbral de grasa personal", pero algunos marcadores sanguíneos del estrés en la grasa podrían un día proveer una forma fiable de medir ese umbral, añadió.

En el estudio, 20 personas con diabetes que no tenían sobrepeso ni obesidad comieron 800 calorías al día (en la forma de sopas y batidos bajos en calorías y verduras no almidonadas) durante dos a cuatro semanas. Lo hicieron tres veces, y cada ciclo fue seguido de cuatro a seis semanas de mantenimiento de peso.

Perdieron alrededor de un 10.7 por ciento de su peso total, y no lo volvieron a recuperar durante entre seis meses y un año.

Basándose en sus niveles de HbA1c, 14 personas lograron la remisión de la diabetes. Esa medida provee una instantánea de los niveles promedio de glucosa en la sangre a lo largo de varias semanas. Las personas en remisión ya no necesitaban tomar medicamentos para la diabetes.

Esto refleja a lo que se observa en las personas con diabetes tipo 2 que tienen sobrepeso u obesidad y que pierden peso, aseguró Taylor.

Unas IRM mostraron reducciones en la grasa dentro del hígado y el páncreas, que eran compatibles con lo que se observa en las personas sin diabetes. En específico, la grasa del páncreas se redujo, en promedio, de un 5.8 a un 4.3 por ciento entre las personas con diabetes, y la actividad de las células productoras de insulina volvió a la normalidad.

No se necesita mucha grasa adicional para alterar la actividad de las células que producen insulina en el páncreas. "Solo se necesita medio gramo adicional de grasa en el páncreas para prevenir una producción normal de insulina", advirtió Taylor.

"Independiente del índice de masa corporal [IMC], las personas diagnosticadas con diabetes tipo 2 tienen más grasa dentro del cuerpo de la que pueden manejar", aseguró. "Hay muchas probabilidades de remisión si pueden perder más o menos un 10 por ciento de su peso inicial".

El estudio se presentó esta semana en la reunión de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (European Association for the Study of Diabetes), en Estocolmo. Los hallazgos presentados en reuniones médicas deben considerarse preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

La relación entre la obesidad y la diabetes es constante y fuerte, afirmó el Dr. Scott Kahan, director del Centro Nacional de Peso y Bienestar, en Washington, D.C.

"Superar unas cantidades incluso pequeñas de aumento de peso o de peso en exceso puede aumentar el riesgo de diabetes tipo 2 de forma significativa, incluso en personas que son relativamente delgadas", anotó Kahan.

La buena noticia es que unas pequeñas pérdidas de peso, en frecuencia de apenas unas libras, pueden mejorar el control del azúcar en la sangre y el riesgo de diabetes.

"Este estudio ofrece más respaldo a la importancia de la gestión del peso para la prevención y el tratamiento de la diabetes tipo 2, y sugiere de manera contundente que es probable que la orientación, el respaldo y la intervención para perder peso sean valiosas incluso en las personas con unos niveles bajos de peso en exceso", añadió Kahan.

Más información

La Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association) provee consejos para perder peso si tiene diabetes.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Roy Taylor, MD, professor, medicine and metabolism, Newcastle University, Newcastle, U.K.; Scott Kahan, MD, director, National Center for Weight and Wellness, Washington, D.C.; European Association for the Study of Diabetes meeting, Sept. 19-23, 2022

Comparte tu opinión