Niños de Utah contrajeron E. coli al jugar cerca de aspersores

VIERNES, 10 de mayo de 2024 (HealthDay News) -- Saltar felizmente alrededor de los aspersores de césped o jugar con mangueras de jardín en un caluroso día de verano: una escena idílica de la infancia.

No es el caso de un grupo de niños en Utah, que contrajeron enfermedades graves por E. coli debido al agua contaminada a la que estuvieron expuestos.

Niños de Utah contrajeron E. coli al jugar cerca de aspersores

En total, 13 niños con un promedio de edad de solo 4 años se infectaron a finales de julio del año pasado en una ciudad no identificada de Utah, según un informe dirigido por BreAnne Osborn, del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Utah. 

En siete de los 13 casos, la enfermedad por E. coli fue tan grave que los niños tuvieron que ser hospitalizados. Dos de esos niños desarrollaron una afección renal potencialmente mortal que a veces se vincula con la E. coli, llamada síndrome urémico hemolítico. 

Afortunadamente, todos los niños finalmente se recuperaron. 

Es posible que los padres no se den cuenta de que bacterias como la E. coli pueden estar al acecho en el agua de los aspersores, pero "los sistemas municipales de agua de riego son posibles fuentes poco reconocidas de enfermedades transmitidas por el agua", dijo el equipo de Osborn. 

El brote de Utah comenzó cuando seis niños contrajeron E. coli entre el 22 y el 30 de julio de 2023, y esos casos se ampliaron a 13 tras una investigación más profunda en el área local. El último caso de E. coli relacionado con este brote surgió un mes después, el 31 de agosto, dijeron los autores del informe. 

Los cuestionarios que circularon entre los padres encontraron que 12 de los 13 niños enfermos informaron haber estado expuestos al agua destinada al césped y los jardines (no al agua del grifo) durante la semana anterior a la aparición de los síntomas. 

Esto incluyó "jugar con mangueras de agua (cinco), juguetes inflables para el césped (tres) y mesas de agua (dos); beber (dos); y corriendo a través de aspersores (uno)", dijeron los investigadores.

Los anuncios de salud pública sobre los peligros finalmente ayudaron a poner fin al brote. 

Es posible que la gente no se dé cuenta, pero en muchos municipios de los Estados Unidos, los estándares de higiene para el agua del grifo son mucho más estrictos que los destinados al riego de jardines. 

En Utah, por ejemplo, los sistemas de agua de riego "no están diseñados para beber o recrearse, [y] no se monitorean ni se analiza la calidad del agua", dijo el equipo de Osborn.  

E. coli puede llegar a los depósitos de agua a través de las heces, y "se detectaron marcadores fecales aviares, rumiantes [es decir, ciervos, ganado] y humanos" en las muestras de agua realizadas después del brote.

Debido a esto, "educar a los residentes de las comunidades con estos sistemas de riego sobre los riesgos de jugar o beber agua no tratada" es crucial para prevenir brotes de enfermedades, dijeron. 

Los hallazgos aparecen en la edición del 9 de mayo de la revista Morbidity and Mortality Weekly Report, una revista de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Más información

Obtén más información sobre la E. coli en Mayo Clinic.

FUENTE: Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad, 9 de mayo de 2024

Comparte tu opinión