Padres de niña con cáncer dicen que mejoró gracias al Papa Francisco

Padres de niña con cáncer dicen que mejoró gracias al Papa Francisco
Getty Images | Foto: GETTY IMAGES

Gianna Masciantonio, de 1 año, tiene un tumor cerebral raro y que no se puede intervenir. Sus glóbulos blancos atacaron al tronco cerebral después del nacimiento, contó su familia a KYW.

Pero cuando el Papa Francisco visitó Filadelfia en septiembre, la familia Masciantonio fue al desfile frente al Independence Hall. Y allí es donde se produjo el contacto entre ambos: durante el evento, acercaron a Gianna al papamóvil y Francisco le dio un beso en la cabeza.

Ahora, transcurridos dos meses, los padres aseguran que el tumor es indetectable.

La familia de Gianna declaró que las pruebas realizadas en agosto arrojaban un gran tumor cerebral, mientras que en las exploraciones de finales de noviembre, es difícil de detectar.

Ellos usan la palabra milagro, pero la ciencia seguramente use la palabra remisión, cuando un tumor maligno comienza a retroceder gracias a las terapias.

La madre de Gianna, Kristen Masciantonio, dijo a KYW, "Ella está cada vez mejor y más fuerte. Está dando besos y ha comenzado a señalar las cosas".

Los Masciantonio están seguros de que el beso papal es lo que ocasionó la rápida recuperación. "Yo creo que todo esto es obra de Dios. Y ya sabes, el Papa es un mensajero de Dios", dijo Joe Masciantonio, el padre de Gianna.

No es la primera vez que se relaciona al Papa Francisco con un milagro. Cuando visitó la catedral de Nápoles, en marzo de 2015, el Papa Francisco fue a venerar un frasco de sangre perteneciente al patrón napolitano de San Genaro, un obispo de Nápoles que fue martirizado y murió en el año 305. 

La sangre de San Genaro, seca en el interior de la ampolla de vidrio que tocó el Papa, se volvió líquida después de que el sumo pontífice rezó el “Padre Nuestro” y besó la reliquia, lo que provocó que el arzobispo de Nápoles, Crescenzio Sepe, declarara el fenómeno como un milagro, según un artículo aparecido en CNN.

La sangre de San Genaro ya se había vuelto líquida una vez, fue en presencia del Papa Pío IX, en 1848. En la antigüedad, era bastante frecuente que la sangre de sus mártires se guarde y se conserve como una reliquia.

Te puede interesar

¿Cuánto sabes de la salud del Papa Francisco?

Cuidado con los productos “milagro”

10 licuados anti-cáncer

Comparte tu opinión