Muchos estadounidenses de clase media no podrán pagar una vivienda asistida

MIÉRCOLES, 7 de septiembre de 2022 (HealthDay News) -- Los adultos mayores de EE. UU. con unos ingresos medios podrían enfrentarse a una encrucijada financiera en la próxima década, en que los crecientes costos de la atención de la salud y la vivienda asistida superen a sus escasos ahorros, informa un estudio reciente.

Se prevé que el número de personas mayores con unos ingresos medios en Estados Unidos se haya casi duplicado en 2033, y 16 millones de personas de a partir de los 75 años ganarán demasiado como para calificar para la asistencia gubernamental, pero demasiado poco para permitirse una vida cómoda, según un análisis de NORC, en la Universidad de Chicago.

Muchos estadounidenses de clase media no podrán pagar una vivienda asistida

Tres cuartas partes de los adultos mayores del "medio olvidado" (11.5 millones de personas) no podrán pagar una vivienda asistida privada a menos que tengan una casa para venderla, concluyó el estudio.

Y casi un 40 por ciento de los que tienen una casa no podrán permitirse una vivienda asistida de cualquier forma, añadieron los investigadores.

"No todo el mundo querrá una vivienda asistida, pero los adultos mayores con unos ingresos medios quizá no puedan pagar ni siquiera otros servicios de cuidados intensivos pagos" que podrían ayudarlos a permanecer en sus hogares, señaló Caroline Pearson, vicepresidenta sénior de NORC.

"En realidad no contamos con un sistema de atención a largo plazo en este país que pueda respaldar de forma adecuada a los adultos mayores con unos ingresos medios", lamentó Pearson. "Y entonces, en particular a medida que la generación de la postguerra comience a envejecer y a tener más necesidades de salud, veremos un creciente número de personas que no pueden vivir con una independencia total y que quizá carezcan de los recursos financieros para pagar la vivienda o la atención que necesitan".

El nuevo estudio, que se publicó en Health Affairs, es una actualización del informe "Forgotten Middle" (algo así como "El medio olvidado"), que enfocó la atención en las dificultades a las que se enfrentarán los adultos mayores con unos ingresos medios a medida que lleguen a lo que deberían ser sus años dorados. Ese primer informe realizó proyecciones hasta 2029, mientras que este nuevo estudio las realiza hasta 2033.

En el nuevo informe, los investigadores de NORC observaron a las personas de a partir de 60 años en 2018, dado que tendrán a partir de 75 años en 2033. Evaluaron los problemas de salud y los recursos financieros previstos del grupo, para caracterizar las dificultades a las que podrían enfrentarse al envejecer.

¿Quién tiene unos 'ingresos medios'?

Se considera que los adultos mayores (de 75 a 84 años) con ingresos medios tienen unos ingresos anuales de entre 26,500 y 79,000 dólares, en dólares de 2018, lo que incluye a sus bienes. En los adultos de a partir de 85 años, el rango de ingresos es de 26,000 a 101,000 dólares al año.

Se prevé que entre un 53 y un 55 por ciento de los adultos mayores con ingresos medios tengan tres o más problemas de salud crónicos en 2033, mientras que entre un 50 y un 68 por ciento tendrán limitaciones de movilidad, proyectan los investigadores. Entre un 27 y un 40 por ciento sufrirán de alguna forma de deterioro cognitivo.

Se trata de personas para quienes una vivienda asistida pudiera ser deseable, pero necesitarán un promedio de 65,000 dólares al año para pagarla, señaló Pearson. Ahora, el beneficio promedio de la Seguridad Social es de apenas 19,000 dólares al año.

"Pero en realidad se trata de dólares de 2018, así que es probable que se acerque más a los 70,000 dólares en 2033", apuntó Pearson, "aunque se trata de 65,000 dólares al año tan solo para obtener el tipo de vivienda y de atención de salud requeridos".

Además, Pearson advierte que es probable que estos sean "estimados optimistas", y que incluso algunos adultos mayores que parecen ser ricos podrían encontrarse en dificultades para costear la atención y la vivienda.

"Hemos realizado proyecciones basadas en las tendencias económicas históricas, y el periodo de rendimiento financiero histórico ha sido relativamente próspero", dijo Pearson. "Si cree que nuestras perspectivas financieras están a punto de cambiar, entonces en realidad más personas que caen en unos grupos de ingresos más altos tal vez vean cómo el crecimiento de sus ahorros se reduce de una forma que en realidad haría que también sean vulnerables al problema del Medio Olvidado".

Ramsey Alwin, presidente y director ejecutivo del Consejo Nacional sobre el Envejecimiento, afirmó que los hallazgos "no son para nada sorprendentes, y esto es lo que resulta tan desgarrador".

La red de seguridad está al límite

"De verdad es un ejemplo de cómo la red de seguridad social existente se ha estirado todo lo posible", lamentó Alwin. "La Seguridad Social nunca se concibió como la única fuente de ingresos en la vejez. Medicare es una pieza fundamental importante del rompecabezas, pero también tiene brechas. Y la elegibilidad para Medicaid son unos ingresos tan bajos que muchas de las personas de las que hablamos, que están en el medio, simplemente no calificarán".

La única opción para muchos de estos adultos mayores con unos ingresos medios será vaciar sus ahorros hasta el punto en que califiquen para Medicaid, que paga la vivienda asistida de los estadounidenses con unos ingresos bajos, apuntó Pearson.

Las personas sobreviven con lo que pueden, dijo Pearson. "Muchas de estas personas dependen de cuidados no pagos provistos por familiares y amigos. Si esto es insuficiente, en última instancia comienzan a pagar la atención y agotan sus recursos financieros, y al final quizá califiquen para Medicaid", añadió.

Cada estado tiene una red de programas sociales que pueden ayudar a los adultos mayores con cosas como la comida, los servicios básicos y los impuestos sobre la propiedad, pero encontrarlos y acceder a ellos puede resultar difícil, apuntó Alwin.

"Esto puede devolverles entre cientos y miles de dólares si son elegibles, pero de verdad tienen que orientarse entre esos límites de elegibilidad", comentó Alwin respecto a estos programas de asistencia. "Y en muchos casos, estas directrices de elegibilidad toman como punto de referencia la medida de pobreza federal, que está muy anticuada y se creó en la década de los 1960".

Pearson y Alwin concurrieron en que los programas de seguro social estatales deben reevaluarse y fortalecerse, y tomar en cuenta las necesidades de estos adultos mayores con unos ingresos medios.

Pero también hay una oportunidad para la innovación fuera del gobierno, en particular cuando se trata del cuidado a domicilio para las personas mayores, planteó Pearson.

"Hoy en día, obtener una variedad de respaldos a domicilio requiere de una gran cantidad de gestión. Hay que hablar con la agencia de cuidados a domicilio. Hay que conseguir un proveedor de cuidados a domicilio. Potencialmente uno necesita personas que realicen los servicios de cuidados de la propiedad física. Hay que conseguir que lleven comida. Hay toda una variedad de necesidades distintas que alguien tiene que coordinar para los adultos mayores", afirmó Pearson.

"Y pienso que hay muchas oportunidades para ofrecer paquetes de respaldo en que se provea todo", continuó Pearson. "Las personas pueden acudir a una evaluación respecto a los tipos de servicio de respaldo que necesitan, y entonces otra persona se asegura de que esos servicios lleguen al hogar y a los adultos mayores".

Más información

La Universidad de Massachusetts, en Boston, ofrece un índice de personas mayores que proyecta los ingresos que son necesarios para mantenerse independiente según el lugar de residencia. El sitio de revisión de beneficios del Consejo Nacional sobre el Envejecimiento puede ayudarlo a localizar los programas de beneficios en su área.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Caroline Pearson, senior vice president, NORC, University of Chicago; Ramsey Alwin, president and CEO, National Council on Aging; Health Affairs; NORC, "The Forgotten Middle: Housing & Care Options for Middle-Income Seniors in 2033," Aug. 31, 2022

Comparte tu opinión