Muchos estadounidenses con seguro están a tan solo una lesión de la bancarrota, según un estudio

MARTES, 15 de noviembre de 2022 (HealthDay News) -- Uno de cada 5 adultos estadounidenses con un seguro privado que son hospitalizados por una lesión traumática acaba con facturas médicas que no puede pagar, encuentra un estudio reciente.

Entre más de 3,100 adultos asegurados en edad laboral que sufrieron una lesión traumática, el riesgo de incurrir en copagos y deductibles que no podían costear fue un 23 por ciento más alto que entre los adultos similares sin lesiones traumáticas. También fue más probable que estos pacientes fueran perseguidos por agencias de cobros, mostró el estudio.

Muchos estadounidenses con seguro están a tan solo una lesión de la bancarrota, según un estudio

"La cantidad de deuda médica en EE. UU. es de 88 mil millones de dólares, y esto es encima de lo que los pacientes ya pagan, esto es lo que no pueden pagar", señaló el investigador principal, el Dr. John Scott, profesor asociado de cirugía y miembro del Instituto de Políticas de Atención e Innovación de la Salud de la Universidad de Michigan, en Ann Arbor.

"Y aceptamos este sistema en que hay casi 100 mil millones de dólares en deudas sobre las espaldas de los enfermos y lesionados, que no pueden pagar... esto es tan solo la vida cotidiana normal en los EE. UU. en que vivimos", lamentó Scott.

En promedio, los que tenían facturas pendientes debían más de 6,000 dólares, y tenían una tasa de bancarrota un 110 por ciento más alta, en comparación con los pacientes sin lesiones.

En el estudio, el equipo de Scott usó los datos de Blue Cross Blue Shield y de informes crediticios.

El estudio no reveló las puntuaciones de crédito de los pacientes, ni cuánta deuda tenían antes de lesionarse, de forma que los investigadores no pueden saber si las facturas médicas fueron la gota que colmó el vaso.

"Si tuviéramos múltiples informes crediticios tras sus lesiones, esto sería más convincente para de verdad probar causalidad", planteó. "Como tal, no podemos decir que sea causal, pero es de verdad convincente, y también encaja con lo que nuestros pacientes nos dicen".

El seguro con deducibles altos podría ser uno de los problemas, apuntó Scott. "El punto de los deducibles es evitar que la gente use una atención de la salud que no necesita", comentó. "Pero nadie usa la atención en exceso para unas lesiones traumáticas".

Una solución sería no tener deducibles para las lesiones traumáticas, sugirió. En su lugar, los deducibles podrían basarse en la capacidad de pago del paciente.

"Mi preocupación es que las personas que no pueden pagar no reciban más atención médica", indicó Scott. "Si queremos que las personas recuperen sus vidas tras una lesión, si tienen TEPT [trastorno por estrés postraumático] o depresión o ansiedad tras el accidente de coche, o después de ser víctimas de un tiroteo o que las acuchillen, esos pacientes no recibirán la atención de salud mental que necesitan, porque ya tienen una deuda médica tan grande que no pueden permitírselo. O quizá no reciban la fisioterapia que necesitan, porque ya tienen una deuda médica tan grande que no pueden permitírselo".

Scott aseguró que los médicos trabajan mucho para usar toda la ciencia médica posible para dar los mejores resultados posibles a los pacientes.

"Lo que estos datos sugieren es que hay algunas soluciones políticas que podemos usar para ayudar a los pacientes no solo a sobrevivir a sus lesiones, sino para que en realidad prosperen tras sus lesiones", añadió.

El Dr. Stephen Kemble, un psiquiatra de Honolulú que es vocero de Physicians for a National Health Program, favorece un Medicare universal o algún otro sistema de un solo pagador, como el que tienen la mayoría de los países industrializados. Esto eliminaría la deuda médica del todo, y garantizaría el acceso a la atención para todas las personas, planteó.

"[Este tipo de programas son] mucho más sencillos de administrar, y son muy populares, y en realidad no cuestan más que algo que tuviera algún tipo de comprobación de recursos", dijo.

Los deducibles y los copagos no han beneficiado al sistema o han dejado a los pacientes con unas deudas abrumadoras, advirtió Kemble.

"El intento de controlar los costos de la atención de la salud al aumentar los deducibles y los copagos resulta contraproducente, y tiene unas consecuencias muy crueles para muchas personas, y no es una buena política", explicó.

El informe se publicó en la edición en línea del 11 de noviembre de la revista JAMA Health Forum.

Más información

Aprenda más sobre los costos médicos en la Kaiser Family Foundation.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: John Scott, MD, MPH, assistant professor, surgery, Institute for Healthcare Policy and Innovation, University of Michigan, Ann Arbor; Stephen Kemble, MD, psychiatrist, Honolulu, spokesperson, Physicians for a National Health Program; JAMA Health Forum, Nov. 11, 2022, online

Comparte tu opinión