Millones de estadounidenses no se han puesto la segunda dosis de la vacuna contra la COVID, según los CDC

LUNES, 26 de abril de 2021 (HealthDay News) -- Más de 5 millones de estadounidenses no se han puesto la segunda dosis de su vacuna contra la COVID-19, muestran unos datos recientes del gobierno.

La tendencia parece estar en aumento. Según los datos más recientes, el número de personas que recibieron la vacuna que no se han puesto su segunda dosis equivale ahora a casi un 8 por ciento, una tasa de más del doble que la observada entre las personas que se inocularon durante las primeras semanas de la campaña nacional de vacunación, reportó el The New York Times.

Millones de estadounidenses no se han puesto la segunda dosis de la vacuna contra la COVID, según los CDC

Millones de personas ya se sienten renuentes a vacunarse en lo absoluto, y ahora las autoridades de salud locales están luchando para asegurarse de que los que reciben la primera dosis también reciban la segunda.

"Me preocupa mucho, porque esa segunda dosis es necesaria", dijo al Times el Dr. Paul Offit, profesor de la Universidad de Pensilvania y miembro del comité asesor de vacunas de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU.

¿Por qué no se han puesto las segundas dosis?

Algunos dijeron que temían a los efectos secundarios, que pueden incluir síntomas gripales, mientras que otros dijeron que sentían que una sola dosis ya les ofrecía una protección suficiente. Pero también ha surgido un obstáculo sorprendente: varios proveedores de vacunas han cancelado las citas para las segunda dosis porque se les acabaron los suministros, o no tienen la marca correcta en existencias, reportó el Times. Walgreens, uno de los mayores proveedores de vacunas en Estados Unidos, envió a algunas personas que recibieron la primera dosis de la vacuna de Pfizer o de Moderna a recibir sus segundas dosis en farmacias que solo tenían la otra vacuna a mano, según el periódico. Varios clientes de Walgreens dijeron que se esforzaron por recibir la segunda dosis correcta, pero es probable que otros se rindieran, añadió el periódico.

Las autoridades de salud pública se han preocupado desde el inicio de que sería difícil lograr que todo el mundo regresara para ponerse la segunda dosis, y ahora algunas autoridades estatales se están esforzando por evitar que el conteo de personas parcialmente vacunadas aumente.

En Arkansas e Illinois, las autoridades de salud han ordenado a los equipos que llamen, envíen mensajes de texto o envíen cartas a las personas para recordarles que se pongan sus segundas dosis. En Pensilvania, las autoridades están intentando garantizar que los estudiantes universitarios puedan recibir sus segundas dosis después de salir del campus para el verano, reportó el Times. Carolina del Sur ha asignado varios miles de dosis específicamente para las personas cuya segunda dosis se ha atrasado.

En comparación con el régimen de dos dosis, una sola dosis desencadena una respuesta inmunitaria más débil, y podría dejar a algunas personas más susceptibles a las peligrosas variantes del virus, señaló el Times. Y aunque una sola dosis provee cierta protección contra la COVID-19, no está claro cuánto tiempo durará la protección.

Aunque millones de estadounidenses no se han puesto sus segundas dosis, las tasas generales de seguimiento son fuertes según los estándares históricos, ya que un 92 por ciento se han vacunado del todo, anotó el Times. Hasta el lunes, más de 140 millones de estadounidenses habían recibido la primera dosis, mientras que casi 97.8 millones habían recibido la segunda dosis, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.

La FDA levanta la pausa de la vacuna de J&J

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. levantó el viernes la pausa temporal que había impuesto a la vacuna contra la COVID-19 de Johnson & Johnson, y dijo que añadirá una nota a la etiqueta de la vacuna, que advierte sobre el potencial de unos coágulos sanguíneos poco comunes.

La medida llegó apenas unas horas después de las recomendaciones de un panel especial de expertos de los CDC que respaldaban reanudar el uso de la vacuna.

El Comité Asesor de Prácticas de Vacunación (ACIP) de los CDC determinó que los beneficios de la vacuna para la prevención de las muertes y hospitalizaciones superan con creces a los riesgos de los raros coágulos sanguíneos, unos riesgos que afectan sobre todo a las mujeres jóvenes. La vacuna de J&J tiene ciertas ventajas respecto a las vacunas de Pfizer y Moderna, que también están aprobadas para su uso en Estados Unidos, porque, a diferencia de esas vacunas, requiere una sola dosis y no requiere el almacenamiento en frío extremo.

El voto del panel fue de 10 a favor, 4 en contra y una abstención. Los votos en contra favorecían una advertencia más fuerte para las mujeres menores de 50 años, que les daría la opción de elegir otra vacuna. Las recomendaciones del panel salen a la luz más de una semana después de que los CDC "pausaran" el despliegue de la vacuna de J&J.

¿En qué proporción superan los beneficios de la vacuna de J&J a sus riesgos?

Para llegar a su decisión, el ACIP tomó en cuenta un análisis de riesgo y beneficio que estima que, por cada millón de dosis de la vacuna de J&J administradas:

  • Ocurrirán 13 casos de coágulos sanguíneos en mujeres de 18 a 49 años, pero al mismo tiempo, se prevendrán 12 muertes relacionadas con la COVID, 127 admisiones a la unidad de cuidados intensivos (UCI) por la COVID, y 657 hospitalizaciones relacionadas con la COVID.
  • Ocurrirán 2 casos de coágulos sanguíneos en mujeres de a partir de 50 años, pero se prevendrán 593 muertes, 1,292 admisiones a la UCI y 4,794 hospitalizaciones.
  • Ocurrirán 2 casos de coágulos sanguíneos en hombres de 18 a 49 años, pero se prevendrán 11 muertes, 114 admisiones a la UCI y 601 hospitalizaciones por la COVID.
  • No ocurrirá ningún caso de coágulos sanguíneos en hombres de a partir de 50 años, pero se prevendrán 708 muertes, 1,485 admisiones a la UCI y 5,513 hospitalizaciones.

La pausa en el uso de la vacuna de una dosis se implantó después de seis informes de EE. UU., uno de ellos letales, de una forma rara pero grave de coágulos sanguíneos vinculados con el uso de la vacuna de J&J, todos los cuales ocurrieron en mujeres.

En la reunión del viernes, un científico de los CDC presentó nueve casos confirmados del trastorno, lo que llevó el total a 15, señaló el Times. Todos los casos han sido en mujeres, y 13 han sido en mujeres de 18 a 49 años. Tres mujeres han muerto por los coágulos raros, y siete siguen hospitalizadas, cuatro de ellas en la UCI, apuntaron los científicos de los CDC.

En el momento de la pausa, se habían administrado más de 7 millones de dosis de la vacuna de J&J en Estados Unidos.

La Dra. Joanne Waldstreicher, directora médica de Johnson & Johnson, comentó que la compañía se ha mostrado de acuerdo con la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. en añadir una etiqueta de advertencia a la vacuna, que anota que "la mayoría de los casos" del trastorno de coagulación han ocurrido en mujeres de 18 a 49 años.

Biden presiona a las empresas para la vacunación de los empleados

Mientras tanto, a medida que la demanda de vacunas contra la COVID-19 muestra señales de declive en Estados Unidos, el Presidente Joe Biden ofreció el miércoles a las empresas nuevos incentivos para ayudar a más trabajadores a vacunarse.

Pidió, pero no ordenó, que las empresas les den a sus empleados tiempo libre pago para vacunarse, e incluso ofreció unos créditos fiscales especiales a las empresas que empleen a más de 500 personas, para ayudar a cubrir cualquier costo.

Según el Times, Biden afirmó que "ningún trabajador estadounidense debe perder ni un solo dólar de su salario porque eligió cumplir con su deber patriótico de vacunarse".

Biden hizo sus declaraciones durante una reunión informativa en la Casa Blanca, para anunciar que 200 millones de estadounidenses ya han recibido al menos una dosis de una vacuna contra la COVID-19. Este hito significa que Biden ya cumplió un objetivo que fijó para sus primeros 100 días en el cargo, que se cumplen el jueves.

Pero quizá quede un trabajo incluso más arduo. La mayoría de los estadounidenses que estaban ansiosos por vacunarse ya lo han hecho, y en las próximas semanas será más difícil convencer a las personas que se sienten renuentes a vacunarse.

Michael Carney es vicepresidente sénior de problemas emergentes de la U.S. Chamber of Commerce Foundation. En declaraciones al Times, comentó que "si piensa en esto como una guerra, estamos a punto de entrar en la fase de combate cuerpo a cuerpo de la guerra".

El tiempo libre pago podría ser una importante arma en esa batalla. Según el Times, las autoridades señalan que alrededor de un 30 por ciento de los trabajadores que no se han vacunado dijeron que podría convencerlos de vacunarse. Algunas empresas también están pensando en implementar sus propias campañas de educación y clínicas de inmunización.

Llegar a las personas sin vacunar será esencial para llevar las tasas de inmunización a entre un 70 y un 90 por ciento, lo que los científicos piensan que es necesario para alcanzar la inmunidad grupal. Ahora mismo, más o menos un 40 por ciento de los adultos estadounidenses han recibido al menos una dosis de la vacuna, señaló el Times, pero las tasas varían mucho entre los estados.

El lunes, el conteo de casos de coronavirus de EE. UU. superó los 32 millones, mientras que el número de muertes superó a las 572,000, según los cálculos de la Universidad de Johns Hopkins En todo el mundo, el lunes se habían reportado más de 147.2 millones de casos, y más de 3.1 millones de personas han fallecido de COVID-19.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre el nuevo coronavirus.

Artículo por HealthDay, traducido por

FUENTES: The New York Times

Comparte tu opinión