Menos de un tercio de los fármacos muy publicitados tienen un 'alto valor terapéutico', según un estudio

MIÉRCOLES, 18 de enero de 2023 (HealthDay News) -- Los anuncios de medicamentos en la televisión están llenos de alegres imágenes de personas que viven la vida al máximo, todo gracias al nuevo fármaco que les recetaron.

Pero los medicamentos publicitados en la televisión con frecuencia tienen poco o ningún beneficio, en comparación con otros tratamientos, encuentra un nuevo estudio que se publicó en la edición en línea del 13 de enero de la revista JAMA Network Open.

Menos de un tercio de los fármacos muy publicitados tienen un 'alto valor terapéutico', según un estudio

Menos de un tercio de los fármacos que se anuncian comúnmente en Estados Unidos son terapias de primera línea con una calificación alta, según las revisiones regulatorias de tres agencias de salud distintas, apuntaron los investigadores.

Además, unos medicamentos categorizados como de "bajo beneficio" conformaban casi 16 mil millones de dólares de los 22 mil millones de dólares en gastos de publicidad en la televisión durante el periodo de seis años del estudio, mostraron los resultados.

"Los defensores de la publicidad farmacéutica directa al consumidor con frecuencia plantean que estos anuncios tienen un alto valor para la salud pública, al animar la adopción de las terapias que ofrecen el mayor beneficio terapéutico. Nuestro estudio contradice este argumento", señaló el investigador principal, Neeraj Patel, estudiante de medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale en New Haven, Connecticut.

"En conjunto con otras investigaciones, nuestros hallazgos sugieren que las compañías farmacéuticas enfocan sus campañas publicitarias en costosos medicamentos de marca que tienen poco o ningún beneficio comparativo frente a las alternativas existentes", añadió Patel.

Los miles de millones que gastan en publicidad dan dividendos a los fabricantes de medicamentos.

Los anuncios de televisión llegan a una amplia proporción de los estadounidenses, e influyen en un número significativo para que pregunten a su médico sobre un medicamento u otro, encontró la Kaiser Family Foundation (KFF), una organización sin fines de lucro.

Casi tres de cada cuatro estadunidenses (un 72 por ciento) afirman que han visto o escuchado un anuncio de un medicamento recetado, encontró una encuesta de la KFF de 2018.

Además, los anuncios llevan a la acción. Una de cada siete personas dijo que había hablado con el médico como resultado de ver el anuncio de un medicamento, y más de la mitad de ese grupo (un 55 por ciento) acabaron con una receta para el fármaco.

Los anuncios de los medicamentos pueden influir tanto a pacientes como a médicos

"Estos anuncios llegan a la mayoría de las familias de EE. UU. y resultan en que las personas hablen con el médico sobre el fármaco recetado", aseguró Ashley Kirzinger, directora de metodología de encuestas de la Kaiser Family Foundation. "Y una gran parte de ese grupo afirman que el médico, de hecho, les dio una receta del medicamento sobre el que habían preguntado".

"Se trata de mucho dinero [que se gasta en fármacos], y resulta en que muchas personas reciban recetas de medicamentos que, según los autores de la JAMA, quizá no sean tan beneficiosos", añadió Kirzinger.

En el nuevo estudio, Patel y sus colegas recolectaron unas listas mensuales de los medicamentos más publicitados en Estados Unidos, de una publicación de la industria llamada FiercePharma. Los datos abarcaban de septiembre de 2015 a agosto de 2021.

De los medicamentos más publicitados, alrededor de un 32 por ciento afectan al sistema inmunitario para tratar a una amplia variedad de afecciones, desde la artritis, la psoriasis y la colitis ulcerativa hasta unos graves trastornos autoinmunes y el cáncer.

Otro 16 por ciento de los medicamentos afectaban al sistema digestivo y al metabolismo, para tratar a afecciones como la diabetes, y alrededor de un 14 por ciento eran fármacos para tratar afecciones de la salud mental y trastornos del estado de ánimo.

Entonces, los investigadores obtuvieron las calificaciones del valor terapéutico de cada medicamento de agencias de salud de Canadá, Francia y Alemania.

"Clasificamos a un medicamento como de 'alto beneficio' si al menos una de las tres [agencias] calificaba que el medicamento tenía un valor terapéutico al menos moderado, en comparación con las alternativas disponibles", comentó Patel.

Por otro lado, un medicamento con un "beneficio bajo" sería uno que se utilice sobre todo como opción de respaldo si unas mejores terapias no funcionan para un paciente en particular, añadió.

Los investigadores identificaron a 73 fármacos de los que al menos una de las tres agencias había calificado su valor terapéutico. Pero apenas 20 (un 27 por ciento) de los 73 fueron calificados por alguna agencia como que tenían un alto valor terapéutico, encontraron los investigadores.

Se necesita más supervisión

Estos medicamentos con una calificación alta representaban apenas alrededor de una cuarta parte (6 mil millones de dólares) del gasto en publicidad del periodo, mientras que el resto del dinero se gastó en anuncios de fármacos con un beneficio más cuestionable, apuntaron los investigadores.

Esto no significa que los medicamentos anunciados sean necesariamente malos, o que se deban evitar, enfatizó Patel.

"Lo que nuestro estudio muestra es que las compañías farmacéuticas tienden a enfocar su publicidad en medicamentos que no necesariamente son los fármacos con el mayor beneficio", aclaró Patel.

"Una explicación de esto podría ser que es probable que los fármacos con un alto valor clínico no necesiten mucha publicidad, porque es probable que ya sean reconocidos y recetados sin la promoción adicional", continuó Patel. "Entonces, los medicamentos que ven en los anuncios de la tele tal vez no sean los mayores avances de la medicina, como se podría suponer".

Un grupo comercial del sector, Pharmaceutical Research and Manufacturers of America (PhRMA), se mostró en desacuerdo con los hallazgos.

"El estudio se basa en la suposición de que el 'nivel de beneficio' que los autores asignan a cada medicamento recetado es una representación justa y completa del valor de este medicamento para los pacientes", comentó Sarah Ryan, vocera de PhRMA. "Pero hay un gran y creciente cúmulo de investigación que muestra que las evaluaciones de valor universales estándar, que con frecuencia ignoran unas dimensiones del valor que son importantes para los pacientes y no toman en cuenta unas diferencias clave entre los pacientes, se quedan cortas al capturar el valor real de un fármaco".

Según Ryan, "se ha mostrado que la publicidad para el consumidor ayuda a los pacientes al aumentar la concienciación sobre la enfermedad, al eliminar el estigma de ciertas afecciones, al fomentar el cumplimiento con los medicamentos y al fomentar unas conversaciones importantes entre los pacientes y sus médicos".

De cualquier forma, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. podría ayudar a la situación al ser más proactiva en la regulación de los anuncios de medicamentos, planteó Patel.

"La FDA no revisa y aprueba todos los anuncios antes de su emisión, y con frecuencia tiene que 'ponerse al día' para regular los anuncios después de que ya son públicos", lamentó Patel. "Pienso que debemos invertir más en el proceso regulatorio, para detectar los anuncios engañosos en un momento más temprano. Esto podría ayudar a mejorar la calidad informativa, al descartar los anuncios que tienen un contenido engañoso".

Estados Unidos quizá también deba replantearse en general si estos anuncios de medicamentos se deberían permitir en primer lugar, enfatizó Patel.

"EE. UU. es uno de los dos únicos países con unos ingresos altos del mundo que permite comúnmente la publicidad directa al consumidor de los medicamentos recetados", apuntó Patel. "Y ha habido mucha investigación empírica en las dos últimas décadas que ha sugerido que este tipo de publicidad puede ser engañosa, conducir a unas recetas inadecuadas e inflar los costos de la atención de la salud".

Mientras tanto, las personas deben tener unas conversaciones francas con sus médicos sobre cualquier medicamento que les haya llamado la atención en la televisión, y enfocarse en los riesgos y beneficios reales, añadió Patel.

"Los médicos y los profesionales clínicos pueden aprovechar su experiencia, conocimiento clínico, los datos existentes y las circunstancias particulares de un paciente individual para ayudar a orientar el proceso de toma de decisiones", concluyó Patel. "Esto es algo que un anuncio de 60 segundos sobre un medicamento no puede hacer".

Más información

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. ofrece más información sobre los anuncios de medicamentos recetados.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: Neeraj Patel, medical student, Yale School of Medicine, New Haven, Conn.; Ashley Kirzinger, director, survey methodology, Kaiser Family Foundation; Sarah Ryan, spokesperson, Pharmaceutical Research and Manufacturers of America; JAMA Network Open, Jan. 13, 2023, online


Comparte tu opinión