Más vínculos entre vapear y la enfermedad de las encías

MARTES, 22 de febrero de 2022 (HealthDay News) -- Fumar cigarrillos es tristemente célebre porque fomenta la enfermedad de las encías, y ahora un nuevo estudio amplía las evidencias de que vapear también tiene consecuencias para los dientes y las encías.

Los investigadores encontraron que las personas que utilizan cigarrillos electrónicos tienen una composición bacteriana singular en la boca, que es probable que resulte problemática para su salud dental. De hecho, sus microbios orales son más similares a los de los fumadores de cigarrillos que a los de los no fumadores.

Más vínculos entre vapear y la enfermedad de las encías

Los hallazgos, que se publicaron en la edición del 15 de febrero de la revista mBio, amplían las evidencias de que los cigarrillos electrónicos provocan daños justo en el lugar en el que entran en el cuerpo: la boca.

El investigador Deepak Saxena, profesor del Colegio de Odontología de la NYU, en la ciudad de Nueva York, ofreció una conclusión directa: "Si no usa cigarrillos electrónicos, no comience".

El estudio se enfocó en el microbioma oral, que es el conjunto de bacterias que viven de forma natural en la boca. Las bacterias orales forman continuamente una película pegajosa en los dientes, llamada placa, que se puede controlar mediante el cepillado y el uso de hilo dental a diario, además de las limpiezas dentales regulares.

Pero si la placa se propaga por debajo de la línea de las encías, las toxinas bacterianas irritan al tejido y provoca una respuesta inflamatoria crónica, mejor conocida como enfermedad de las encías.

Se sabe que fumar cigarrillos hace que las personas sean más vulnerables a la enfermedad de las encías, según la Academia Americana de Periodontología (American Academy of Periodontology).

Y en la investigación reciente, Saxena y sus colaboradores han visto evidencias de que el vapeo tampoco es amigo de los dientes y las encías. Al igual que fumar cigarrillos, vapear puede alterar el equilibrio bacteriano de la boca, haciéndola más propensa a la inflamación y la infección.

En el nuevo estudio, los investigadores monitorizaron la salud oral de 84 adultos a lo largo de seis meses: algunos eran fumadores de cigarrillos, algunos eran usuarios de cigarrillos electrónicos, y algunos eran no fumadores.

En general, encontraron los investigadores, los vapeadores mostraban un microbioma oral particular: potencialmente, era más saludable que el de los fumadores, pero era distinto que el de los no fumadores. Y los microbios orales de los vapeadores se parecían más a los de los fumadores de cigarrillos de varias formas.

En comparación con los no fumadores, tanto los fumadores como los vapeadores tenían unas cantidades más grandes de las bacterias Selenomonas, Leptotrichia y Saccharibacteria. Al mismo tiempo, ciertas bacterias que se sabe que promueven la enfermedad de las encías (entre ellas Fusobacterium y Bacteroidales) eran particularmente abundantes en las bocas de los usuarios de cigarrillos electrónicos.

"Su microbioma es peor que el de los no fumadores, pero también tienen su propio perfil exclusivo", advirtió Saxena.

No está claro qué significa esto para la salud oral de los vapeadores en última instancia. Los cigarrillos electrónicos todavía son relativamente nuevos, anotó Saxena, así que no se sabe si pueden promover afecciones orales como la leucoplaquia, unas manchas blanca en la boca que pueden ser precancerosas.

Pero sí parece que la enfermedad de las encías es peor en los vapeadores, en comparación con los no fumadores, según Saxena. La mitad de los pacientes del estudio tenían cierto grado de enfermedad de las encías, pero los fumadores de cigarrillo estaban peor, seguidos por los usuarios de cigarrillos electrónicos: al inicio, alrededor de un 80 por ciento de los fumadores convencionales tenían una enfermedad de las encías grave, al igual que más o menos un 40 por ciento de los vapeadores.

Por otro lado, la mayoría de los no fumadores tenían una enfermedad de las encías leve o moderada.

Aunque los cigarrillos electrónicos no queman tabaco, contienen sus propios ingredientes problemáticos, apuntó Saxena.

Los dispositivos funcionan al calentar un líquido que contiene nicotina y otras sustancias, por ejemplo propilenglicol, glicerol y sabores. El calor crea un "vapor" y sustancias tóxicas adicionales, que se inhalan.

Al contrario de la creencia popular, no se trata de vapor de agua inocuo, enfatizó el Dr. Albert Rizzo, director médico de la Asociación Americana del Pulmón (American Lung Association, ALA). Los estudios muestran que las emisiones de los cigarrillos electrónicos contienen una variedad de metales pesados y compuestos que se sabe que fomentan el cáncer.

Está por verse si los vapeadores se enfrentarán a los mismos riesgos de enfermedad pulmonar que los fumadores, lo que incluye al enfisema y a la bronquitis crónica.

"Apenas estamos en la segunda década de uso de cigarrillos electrónicos entre el público general", anotó Rizzo.

Pero la investigación sobre los efectos a más corto plazo es preocupante, afirmó, en particular dada la popularidad de los cigarrillos electrónicos entre los adolescentes y los adultos jóvenes, que de otra forma quizá nunca hubieran utilizado productos de tabaco.

Rizzo señaló a un estudio reciente, patrocinado por la ALA, como ejemplo: encontró que los adultos jóvenes que vapeaban tenían un riesgo más alto de desarrollar problemas de sibilancia y tos seca en el plazo de un año tras iniciar el hábito.

Rizzo dijo que los nuevos hallazgos respaldan a las evidencias de que vapear altera la forma en que el sistema inmunitario funciona, y no solo en los pulmones.

Tanto él como Saxena animaron a los padres a hablar con sus hijos sobre los peligros de vapear.

En cuanto a los adultos, los cigarrillos electrónicos se publicitan como una forma de ayudar a los fumadores a abandonar el hábito. Sin embargo, Rizzo añadió que "no hay evidencias firmes de que estos dispositivos sean dispositivos para ayudar a dejar de fumar".

Señaló que las personas que buscan ayuda para dejar de fumar cuentan con opciones probadas, que incluyen consejería (como las líneas gratuitas para dejar de fumar en todos los estados de EE. UU.) y medicamentos aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. para la cesación del tabaquismo.

Más información

La Asociación Americana del Pulmón ofrece más información sobre los efectos de salud del vapeo.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Deepak Saxena, PhD, MS, professor, molecular pathobiology, NYU College of Dentistry, New York City; Albert Rizzo, MD, chief medical officer, American Lung Association, Chicago; mBio, online, Feb. 22, 2022

Comparte tu opinión