Los tres factores en la mediana edad que pueden aumentar las probabilidades de Alzheimer

MARTES, 10 de mayo de 2022 (HealthDay News) -- Ciertos factores del estilo de vida pueden influir en el riesgo de demencia, y un nuevo estudio apunta a las tres principales amenazas actuales para los estadounidenses: la obesidad, la inactividad física y la falta de un diploma de secundaria.

Los investigadores encontraron que tan solo en la última década, ha habido un cambio en los factores de riesgo modificables más importantes de la demencia en Estados Unidos. En 2011, los tres más importantes eran la inactividad física, la depresión y fumar.

Los tres factores en la mediana edad que pueden aumentar las probabilidades de Alzheimer

Hoy en día, la falta de ejercicio sigue estando entre los tres principales, pero los otros lugares los ocupan ahora la obesidad en la mediana edad y unos niveles educativos bajos (no haberse graduado de la escuela secundaria).

Al mismo tiempo, el estudio encontró que los tres factores más importantes no son universales: los principales factores de riesgo modificables de la demencia varían en cierta medida según la raza y la etnia.

La obesidad fue el principal factor entre los estadounidenses adultos blancos, negros y amerindios, mientras que la falta de ejercicio fue la principal amenaza contra los estadounidenses de origen asiático. Por otro lado, entre los estadounidenses de origen hispano, el logro educativo bajo emergió como el principal factor de riesgo modificable.

"Nuestros resultados sugieren que las personas quizá sean capaces de reducir su riesgo de desarrollar Alzheimer y [otros tipos de] demencia al implicarse en un estilo de vida saludable", comentó la investigadora Deborah Barnes, profesora de psiquiatría de la Universidad de California, en San Francisco.

El mayor factor de riesgo del Alzheimer y otras formas de demencia es una edad más avanzada, algo que, obviamente, las personas no pueden cambiar. La susceptibilidad genética es otro componente importante: las personas que portan una variante genética llamada APOE4, por ejemplo, tienen unas mayores probabilidades de desarrollar Alzheimer que quienes no la portan.

Pero se ha estimado que alrededor de un 40 por ciento de los casos de demencia de todo el mundo se pueden atribuir a los factores de riesgo modificables, afirmo Rebecca Edelmayer, directora sénior de implicación científica de la Asociación del Alzheimer (Alzheimer's Association).

Estos incluyen a los tres principales encontrados en este estudio, además de factores como la hipertensión, la diabetes, un alto consumo de alcohol y la pérdida auditiva.

Los motivos de estos vínculos no están del todo claros, apuntó Edelmayer, que no participó en la investigación. Pero se piensa que la salud cardiovascular es una vía. La obesidad, la hipertensión, la diabetes, fumar y un estilo de vida sedentario pueden dañar a los vasos sanguíneos que alimentan no solo al corazón, sino también al cerebro.

"Los datos más fuertes que tenemos sugieren que lo que es bueno para el corazón es bueno para el cerebro", señaló Edelmayer.

En cuanto a la educación, los investigadores piensan que podría ayudar a través de lo que se conoce como la hipótesis de la "reserva cognitiva": las personas con un nivel educativo más alto quizá estén mejor equipadas para aguantar los cambios cerebrales patológicos que se observan en la demencia, y mantienen su memoria y sus capacidades de pensamiento durante más tiempo.

Los hallazgos actuales se publicaron en la edición del 9 de mayo de la revista JAMA Neurology. Se basan en más de 378,000 adultos de EE. UU. que participaron en un encuesta anual del gobierno sobre la salud.

En general, los investigadores estiman que un 37 por ciento de los casos de demencia de todo el país se vinculan con alguno de los ocho factores de riesgo modificables: la obesidad en la mediana edad, la inactividad, un logro educativo más bajo, la depresión, la hipertensión, la diabetes, el tabaquismo y la pérdida auditiva.

Barnes apuntó que un motivo es su prevalencia en sí. La obesidad se ha vuelto mucho más común en la última década, así que contribuye a más casos de demencia.

Por otro lado, dijo, estudios recientes han sugerido que el vínculo entre unos niveles educativos bajos y la demencia es más fuerte de lo que se pensaba. Los investigadores calcularon que el factor contribuye a más casos de demencia entre los estadounidenses.

Pero la importancia relativa de estos factores difiere entre los distintos grupos de estadounidenses. Además de las diferencias observadas entre los grupos raciales/étnicos, los hombres y las mujeres mostraron cierta divergencia. Los factores de riesgo modificables tenían un rol más importante en el riesgo de demencia: un 36 por ciento de los casos se vinculaban con esos factores, frente a un 30 por ciento en las mujeres.

La depresión también fue un contribuyente más importante en las mujeres, en comparación con los hombres. Entre las mujeres, casi un 11 por ciento de los caso de demencia podrían vincularse con un historial de depresión en algún momento de la vida, según el coinvestigador, el Dr. Roch Nianogo, de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de California, en Los Ángeles.

Casi una cuarta parte de las mujeres del estudio dijeron que habían sido diagnosticadas de depresión en algún momento.

Edelmayer apuntó que ahora la investigación va más allá de encontrar asociaciones, hacia evaluar formas de reducir el riesgo de demencia.

"Pensamos que adoptar una combinación de conductas saludables es lo más efectivo", planteó Edelmayer.

La Asociación del Alzheimer financia un ensayo llamado U.S. POINTER, que evalúa ese método combinado en personas mayores con un riesgo más alto de demencia. Entre las medidas del estilo de vida se incluyen el ejercicio, las actividades de estimulación mental y un mejor control de la hipertensión y la diabetes.

Edelmayer añadió que es esencial que los estudios recluten a personas de color, que históricamente han contado con poca representación en la investigación médica. Como muestra este estudio, anotó, los principales factores de riesgo modificables de la demencia varían entre los distintos grupos de estadounidenses.

Más información

La Asociación del Alzheimer ofrece consejos para proteger la salud del cerebro.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Deborah Barnes, PhD, professor, psychiatry, University of California, San Francisco; Roch Nianogo, MD, PhD, assistant professor, epidemiology, Fielding School of Public Health, University of California, Los Angeles; Rebecca Edelmayer, PhD, senior director, scientific engagement, Alzheimer's Association, Chicago; JAMA Neurology, May 9, 2022, online

Comparte tu opinión