Los países ricos deben hacer más para acabar con la pandemia global, según Fauci

MIÉRCOLES, 28 de abril de 2021 (HealthDay News) -- El martes, el Dr. Anthony Fauci dijo que los países de todo el mundo no han logrado ayudar a evitar el "trágico" brote de coronavirus que está ahora abrumando a India, y ha señalado a los países ricos por no proveer un acceso equitativo a las vacunas y los tratamientos.

"La única forma de responder adecuadamente a una pandemia global es mediante una respuesta global, y una respuesta global significa equidad en todo el mundo", declaró Fauci a Guardian Australia.

Los países ricos deben hacer más para acabar con la pandemia global, según Fauci

"Y esto es algo que, lamentablemente, no se ha logrado", añadió. "Con frecuencia, cuando hay enfermedades en que hay una cantidad limitada de intervención, ya sea terapéutica o preventiva, es algo a lo que todos los países que son relativamente ricos o que tienen unos mayores ingresos deben prestar más atención".

India registró 360,960 casos nuevos de COVID-19 en las últimas 24 horas, según los datos del ministerio de salud, lo que constituye otro nuevo récord diario global, según el Guardian.

La actualización epidemiológica más reciente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), publicada el martes, indicaba que los casos de COVID-19 han aumentado en todo el mundo por novena semana consecutiva, y que se han reportado casi 5.7 millones de casos nuevos, publicó el Guardian. Tan solo India registró casi 2.2 millones de casos nuevos la semana pasada, un aumento de un 52 por ciento.

Aunque la OMS está intentando respaldar a India a través de la iniciativa Covax, un programa global que busca asegurar que los países más necesitados tengan acceso a las vacunas y a otros tratamientos, "tenemos que hacer más", añadió Fauci.

"Estados Unidos de verdad ha acelerado la actividad para ayudar a India... estamos enviando oxígeno, remdesivir, equipo de protección personal, una variedad de medicamentos más, y pronto enviaremos vacuna para ayudar", anotó.

"Creo que es una responsabilidad que los países ricos deben asumir. Ahora mismo, es una situación trágica y terrible, en que las personas están muriendo porque no hay suficiente oxígeno, no hay suficientes camas de hospital", lamentó. "Debemos intentar, de ahora en adelante, lograr la mayor equidad posible respecto a los problemas de salud pública, porque todos estamos juntos en esto. Es un mundo interconectado. Y los países tienen unas responsabilidades mutuas, sobre todo si se es un país rico y se está lidiando con países que no tienen los mismos recursos o capacidades que uno tiene".

Aunque el rápido despliegue del programa de vacunación en Estados Unidos ha provocado una reducción en las nuevas infecciones, de cualquier forma, la semana pasada se reportaron 406,000 casos nuevos en Estados Unidos, según el Guardian.

"Ahora mismo nos enfrentamos a una situación muy importante y difícil", enfatizó Fauci. "Le estoy dedicando toda mi atención, toda mi emergía, las 24 horas del día y los 7 días de la semana, a intentar controlar este terrible brote que estamos experimentando, no solo aquí en Estados Unidos sino alrededor del mundo".

EE. UU. compartirá 60 millones de dosis de vacuna con otros países

Mientras los casos de coronavirus se disparan alrededor del mundo, la Casa Blanca anunció el lunes que Estados Unidos compartirá hasta 60 millones de dosis de la vacuna contra el coronavirus de AstraZeneca con otros países.

El anunció salió mientras el sistema de salud de India mostraba señales de colapso en medio de un creciente conteo de casos. La vacuna de AstraZeneca se despachará cuando pase las revisiones de seguridad federales, reportó el The New York Times.

Los funcionarios de la administración de Biden anotaron que la medida no afectará el esfuerzo de vacunación nacional de Estados Unidos.

"No tenemos que usar la vacuna de AstraZeneca en nuestra lucha contra la COVID", aseguró durante una reunión informativa la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, según el Washington Post.

La decisión más reciente representa un cambio en la Casa Blanca, que se ha mostrado renuente a poner a disposición las dosis adicionales de la vacuna contra el coronavirus en grandes cantidades.

A diferencia de las vacunas de Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson, la vacuna de AstraZeneca todavía no ha recibido la autorización de uso de emergencia de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU., y las autoridades de EE. UU. no quisieron decir cuáles países la recibirán una vez se apruebe, reportó el Times.

Jen Psaki dijo que unos 10 millones de dosis podrían salir "en las próximas semanas" si la FDA determina que la vacuna cumple "nuestros propios estándares y directrices", y que hay 50 millones de dosis más en varias etapas de la producción, según el Times.

Aunque muchos países están desesperados por vacunas, la vacuna de AstraZeneca quizá no sea su primera opción, ya que se han planteado preocupaciones por unos coágulos sanguíneos poco comunes y por su efectividad contra las variantes, señaló el Post.

La Unión Europea (UE) está demandando a la compañía por incumplir los objetivos de envíos, y Sudáfrica dejó de usar la vacuna después de que un pequeño ensayo mostrara que no era efectiva contra la variante dominante en ese país. La UE también pausó de forma temporal la distribución de la vacuna mientras investigaba los coágulos sanguíneos asociados con ella, antes de al final reanudar su administración.

En una declaración, un vocero de AstraZeneca dijo que la compañía no iba a realizar comentarios sobre puntos específicos, pero que "las dosis son parte de los compromisos de suministros de AstraZeneca con el gobierno de EE. UU. Las decisiones de enviar los suministros de EE. UU. a otros países las toma el gobierno de EE. UU.", informó el Times.

Millones de estadounidenses no se han puesto la segunda dosis de la vacuna contra la COVID

Más de 5 millones de estadounidenses no se han puesto la segunda dosis de su vacuna contra la COVID-19, muestran unos datos recientes del gobierno.

El número de personas que recibieron la vacuna que no se han puesto su segunda dosis equivale ahora a casi un 8 por ciento, una tasa de más del doble que la observada entre las personas que se inocularon durante las primeras semanas de la campaña nacional de vacunación, reportó el Times.

Millones de personas ya se sienten renuentes a vacunarse en lo absoluto, y ahora las autoridades de salud locales están luchando para asegurarse de que los que reciben la primera dosis también reciban la segunda.

"Me preocupa mucho, porque esa segunda dosis es necesaria", dijo al Times el Dr. Paul Offit, profesor de la Universidad de Pensilvania y miembro del comité asesor de vacunas de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU.

¿Por qué no se han puesto las segundas dosis?

Algunos dijeron que temían a los efectos secundarios, que pueden incluir síntomas gripales, mientras que otros dijeron que sentían que una sola dosis ya les ofrecía una protección suficiente. Pero también ha surgido un obstáculo sorprendente: varios proveedores de vacunas han cancelado las citas para las segunda dosis porque se les acabaron los suministros, o no tienen la marca correcta en existencias, reportó el Times. Walgreens, uno de los mayores proveedores de vacunas en Estados Unidos, envió a algunas personas que recibieron la primera dosis de la vacuna de Pfizer o de Moderna a recibir sus segundas dosis en farmacias que solo tenían la otra vacuna a mano, según el periódico. Varios clientes de Walgreens dijeron que se esforzaron por recibir la segunda dosis correcta, pero es probable que otros se rindieran, añadió el periódico.

Las autoridades de salud pública se han preocupado desde el inicio de que sería difícil lograr que todo el mundo regresara para ponerse la segunda dosis, y ahora algunas autoridades estatales se están esforzando por evitar que el conteo de personas parcialmente vacunadas aumente.

En comparación con el régimen de dos dosis, una sola dosis desencadena una respuesta inmunitaria más débil, y podría dejar a algunas personas más susceptibles a las peligrosas variantes del virus, señaló el Times. Y aunque una sola dosis provee cierta protección contra la COVID-19, no está claro cuánto tiempo durará la protección.

Aunque millones de estadounidenses no se han puesto sus segundas dosis, las tasas generales de seguimiento son fuertes según los estándares históricos, ya que alrededor de un 92 por ciento se han vacunado del todo, anotó el Times. Hasta el miércoles, más de 142 millones de estadounidenses habían recibido la primera dosis, mientras que casi 96.7 millones habían recibido la segunda dosis, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.

Mientras tanto, el miércoles el conteo de casos de coronavirus de EE. UU. se acercaba a los 32.2 millones, mientras que el número de muertes superó a las 573,000, según los cálculos de la Universidad de Johns Hopkins En todo el mundo, el miércoles se habían reportado más de 149 millones de casos, y más de 3.1 millones de personas han fallecido de COVID-19.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre el nuevo coronavirus.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: Guardian Australia; The New York Times; Washington Post

Comparte tu opinión