Los pacientes de color son menos propensos a recibir atención especializada que los blancos

LUNES, 26 de julio de 2021 (HealthDay News) -- Las personas de color tienen menos probabilidades, de forma constante, de ver a médicos especialistas que los pacientes blancos, encuentra un estudio reciente de EE. UU., lo que resalta otra disparidad en el sistema de atención de la salud del país.

Los investigadores encontraron que, en comparación con sus pares blancos, los estadounidenses negros, hispanos y asiáticos realizaban significativamente menos visitas a médicos con varias especialidades, desde dermatología y ortopedia hasta la cirugía general.

Los pacientes de color son menos propensos a recibir atención especializada que los blancos

Pero no se quedaban rezagados en cuanto a las visitas a los médicos de atención primaria, lo que sugiere que el problema es la atención de los especialistas.

Aunque el estudio no puede determinar los motivos, hay un culpable probable, según la Dra. Steffie Woolhandler, una de las investigadoras.

"Creemos que el principal motivo de esto es la capacidad de pago", comentó Woolhandler, profesora de la Universidad de la Ciudad de Nueva York en el Colegio Hunter.

Afirmó que puede ser difícil encontrar a un especialista que acepte a pacientes sin seguro o con Medicaid (el programa de seguro federal para los estadounidenses con ingresos bajos). Y estos pacientes son desproporcionadamente personas de color.

Otras veces, apuntó Woolhandler, las personas tiene seguro, pero sus planes requieren costos de desembolso, como deducibles y copagos, que no pueden permitirse.

"Se podría definir al sistema como estructuralmente racista", señaló Woolhandler.

Apuntó a un hallazgo que respalda la importancia de la cobertura de seguro en el acceso a la atención especializada: los pacientes negros tenían alrededor de tres veces más probabilidades de estar siendo atendidos por un nefrólogo (un especialista en los riñones) que los pacientes blancos.

Esto, apuntó Woolhandler, podría reflejar en parte el hecho de que Medicare (el programa federal para los estadounidenses mayores) paga el tratamiento de la enfermedad renal avanzada, independientemente de la edad del paciente.

Esto sugiere que una cobertura universal de la atención de la salud haría mucho por borrar las disparidades raciales en la atención especializada, planteó Woolhandler.

El estudio, que se publicó en la edición del 19 de julio de la revista JAMA Internal Medicine, utilizó datos de una encuesta federal en curso que observa cómo los estadounidenses utilizan la atención de la salud.

Los investigadores se enfocaron en más de 132,000 adultos de EE. UU. que respondieron a la encuesta entre 2015 y 2018.

En comparación con sus contrapartes blancos, los encuestados negros tenían unas tasas más bajas de visitas a la mayoría de las 29 especialidades médicas cubiertas en la encuesta. Algunas de las brechas más grandes se observaron en la dermatología, la otorrinolaringología (oídos, nariz y garganta), la ortopedia, la urología y la cirugía general, en que los afroamericanos tenían entre un 38 y un 73 por ciento menos de probabilidades de haber realizado una visita. Esto es tras tomar en cuenta factores autorreportados como la salud, los ingresos y el seguro.

De forma similar, los pacientes hispanos y los asiáticos tenían unas tasas más bajas de visitas a la mayoría de las especialidades que los pacientes blancos. Varias de estas brechas persistieron una vez los investigadores sopesaron las calificaciones de salud, los ingresos y otros factores de las personas.

Frederick Isasi es director ejecutivo de Families USA, un grupo de defensoría del consumidor de atención de la salud sin afiliaciones políticas. Se mostró de acuerdo en que es probable que el seguro de salud sea un motivo importante de los hallazgos, pero que sea solo una parte de la historia.

"Sabemos que hay sesgos implícitos en la atención de la salud", dijo Isasi, que no participó en el estudio. "Cuando las personas de color entran por la puerta [de un centro de atención de la salud], tienen una experiencia distinta que las personas blancas".

En este estudio, los encuestados de todas las razas tenían las mismas probabilidades de ir a un médico de atención primaria, que son los proveedores que remiten a los pacientes a un especialista cuando es necesario. Lo que no está claro es si las remisiones podrían haber variado según la raza de los pacientes.

Además, señaló Isasi, las personas de color son más propensas a desconfiar del sistema de atención de la salud, basándose en las experiencias personales e históricas. Esto, junto con la escasez de proveedores negros, y de proveedores hispanos en particular, podría hacer que algunos pacientes se muestren renuentes a ver a un especialista.

Woolhandler concurrió en que es probable que estos factores tengan algo que ver.

También hay obstáculos prácticos, dijeron ella e Isasi, por ejemplo tomar tiempo libre en el trabajo, o tener que viajar para ver a un especialista porque en el área local no haya ninguno.

"Y mientras más bajos son los ingresos, más difícil resulta hacerlo", apuntó Isasi.

Afirmó que la conclusión es que el seguro es una parte necesaria de la solución, "pero no es suficiente por sí mismo".

Incluso el hallazgo sobre la atención nefrológica puede considerarse, en parte, como un reflejo de la forma en que el sistema falla a las personas de color, lamentó Isasi. Los afroamericanos necesitan esa atención porque tienen una tasa desproporcionadamente alta de progreso a una enfermedad renal avanzada.

"El mejor sistema de atención", añadió Woolhandler, "es el que coordina una buena atención primaria con atención especializada cuando sea necesario. En EE. UU., no proveemos esto de forma igualitaria".

Más información

Families USA ofrece más información sobre cómo lograr la igualdad en la salud.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Steffie Woolhandler, MD, MPH, professor, public health, City University of New York at Hunter College, New York City, and lecturer, Harvard Medical School, Boston; Frederick Isasi, JD, MPH, executive director, Families USA, Washington, D.C.; JAMA Internal Medicine, July 19, 2021, online

Comparte tu opinión