Los maratones de series podrían aumentar su riesgo de coágulos sanguíneos

JUEVES, 20 de enero de 2022 (HealthDay News) -- ¿Quién no ha comenzado a ver una nueva serie dramática en la tele, y de repente se ha dado cuenta que han pasado horas mientras se daba un atracón de un episodio tras otro?

Ahora, un nuevo estudio sugiere que un exceso de maratones de series podría aumentar el riesgo de unos coágulos sanguíneos potencialmente letales en las piernas o los pulmones en un 35 por ciento.

Los maratones de series podrían aumentar su riesgo de coágulos sanguíneos

"Ver televisión durante mucho tiempo, lo que implica inmovilizarse, podría aumentar el riesgo de un tromboembolismo venoso", comentó el investigador principal, el Dr. Setor Kunutsor, profesor sénior de la Facultad de Medicina de la Universidad de Bristol, en Reino Unido.

Los hallazgos no solo aplican a las personas sedentarias: ser físicamente activo no elimina el aumento en el riesgo de coágulos asociados con ver televisión durante periodos prolongados, señaló, de forma que "los individuos deben hacer pausas cuando están viendo televisión durante mucho tiempo".

Kunutsor advirtió que el estudio no puede probar que los maratones de televisión provocaran los coágulos, solo que ambas cosas podrían estar conectadas.

En el estudio, el equipo de Kunutsor reunió los datos de tres estudios ya publicados que incluyeron a más de 130,000 participantes. En este proceso, conocido como metaanálisis, los investigadores buscaron conexiones entre ver televisión y el tromboembolismo venoso tromboembolismo venoso (TEV). El TEV incluye a la embolia pulmonar (un coágulo sanguíneo en los pulmones) y a la trombosis venosa profunda (un coágulo sanguíneo en una vena profunda, en general en las piernas, que puede entonces desplazarse a los pulmones y provocar un embolismo pulmonar).

En un seguimiento que abarcó desde cinco hasta 20 años, más de 900 participantes desarrollaron un TEV. Los que hacían los maratones televisivos más largos (de cuatro horas o más al día) tenían un tercio más de probabilidades de desarrollar coágulos sanguíneos que los que veían la cantidad más baja de televisión o nunca hacían maratones. La asociación fue independiente de la edad, el sexo, el índice de masa corporal (IMC) y la actividad física, anotaron los investigadores.

"Debemos limitar el tiempo que pasamos frente a la televisión", aconsejó Kunutsor. "Incluso si desea hacer un maratón de televisión, debe alternarlo con movimientos regulares para mantener la circulación activa".

Y es probable que el vínculo exista con cualquier periodo prolongado en que se esté sentado. Por ejemplo, si su trabajo implica trabajar muchas horas frente a una computadora, asegúrese de ponerse de pie y moverse de vez en cuando, aconsejó.

"También, aumente sus niveles de actividad física cuando haga un maratón de tele, ya que unos grandes volúmenes de actividad física pueden reducir o eliminar el riesgo de enfermedades como el tromboembolismo venoso, que se asocian con las conductas sedentarias", dijo Kunutsor.

El informe se publicó en la edición del 20 de enero de la revista European Journal of Preventive Cardiology.

La Dra. Mary Cushman, vicepresidenta de medicina y codirectora del Centro de Salud Cardiovascular y Cerebral de Vermont de la Universidad de Vermont, en Burlington, observó que todavía no está claro si esta relación es causal.

"Pero, por ejemplo, las personas que ven más televisión quizá sean más propensas a ser obesas o a tener sobrepeso, y la obesidad y el sobrepeso son un factor de riesgo establecido de la TEV", apuntó. Sin embargo, los estudios ajustaron por el peso corporal, y de cualquier forma encontraron una asociación entre ver televisión durante mucho tiempo y el TEV, lo que sugiere que los hallazgos se mantienen independientemente del peso corporal, anotó Cushman.

"Sabemos que las personas que tienden a ver la tele durante periodos prolongados tienen una peor aptitud física, y esto podría explicar esta asociación", planteó. "También es posible que estar sentado mucho tiempo reduzca el flujo ascendente a las venas desde las piernas, lo que puede contribuir al TEV, ya que a la sangre que fluye con lentitud le gusta coagularse de forma anómala".

Cushman planteó que se necesita más investigación, "pero que la conclusión es que si le gusta ver la tele durante periodos prolongados, debe interrumpirlo con caminatas y estiramientos frecuentes, verla desde una caminadora, no una silla, y no comer refrigerios mientras ve la tele".

Más información

Aprenda más sobre el TEV en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Setor Kunutsor, MBChB, PhD, senior lecturer, Bristol Medical School, University of Bristol, England; Mary Cushman, MD, professor, vice chair, medicine, co-director, Vermont Center for Cardiovascular and Brain Health, University of Vermont, Burlington; European Journal of Preventive Cardiology, Jan. 20, 2022

Comparte tu opinión